Público
Público

Ataques Rambla El imán que fuera cerebro de los atentados de Catalunya, identificado gracias al ADN de familiares marroquíes

Dos agentes han testificado en el juicio con pruebas genéticas que identificarían a Adbelbaki Es Satty como el cabecilla de los ataques del 17A.

Barcelona y la Generalitat piden 95 y 44 años de prisión para los procesados por el 17A. PAU BARRENA / AFP / Archivo
Barcelona y la Generalitat piden 95 y 44 años de prisión para los procesados por el 17A. — AFP

EFE

Dos policías han testificado en el juicio de La Audiencia Nacional por el atentado cometido en agosto de 2017 en Catalunya donde 16 personas fueron asesinadas y 140 resultaron heridas de distinta gravedad. Allí han declarado que identificaron al imán de Ripoll Adbelbaki Es Satty, considerado el cerebro de los atentados, gracias al viaje que realizaron a Marruecos, donde pudieron recabar ADN de sus familiares. Adbelbaki Es Satty fue uno de los dos fallecidos de la explosión en la casa de los terroristas en Alcanar (Tarragona), la víspera del fatídico 17 de agosto.

Los dos policías que han testificado este miércoles viajaron a Marruecos por orden del juez instructor, donde asistieron a la toma de ADN por parte de la Policía marroquí de la madre, un hermano y una hija de Abdelbaki Es Satty para confirmar su identificación. Los agentes han declarado que, según les habían dicho sus familiares, Abdelbaki Es Satty les había visitado cada vez menos asiduamente en los último siete años, coincidiendo con el periodo en el que se habría radicalizado.

Un juicio plagado de interrogantes

Jaume Alonso-Cuevillas, abogado y diputado de Junts per Catalunya (JxCat), que ejerce la acusación en representación del padre de un niño de 3 años muerto en Las Ramblas, aprecia responsabilidad del Estado al entender que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Guardia Civil controlaban al imán e incluso cuestiona que este haya muerto, según EFE. El juez instructor de la causa, José Luis Calama, rechazó en 2019 investigar dicha supuesta vinculación . El letrado pretendía, entre otras diligencias, que testificaran los agentes de la Guardia Civil que se entrevistaron con el imán de Ripoll entre 2012 y 2014 cuando estuvo en la prisión en Castellón tras ser condenado por un asunto de drogas.

El magistrado se opuso a indagar en tal relación, arguyendo que ello excedía el ámbito de investigación de la causa de los atentados y que no se había puesto de manifiesto ningún indicio que apuntara a esos vínculos. La Fiscalía también se opuso a la declaración testifical de esos dos agentes al entender que sus entrevistas con el imán se enmarcaban en la labor de investigación de los cuerpos y fuerzas de seguridad y de prevención de delitos graves y tuvieron lugar en un período temporal en el que no consta que se hubiera formado el grupo terrorista que atentó en Catalunya.

Mossos d'esquadra que testificaron en jornadas anteriores señalaron que la célula quería cometer un atentado el 20 de agosto de 2017 en el Nou Camp con motivo de un partido entre el Fútbol Club Barcelona y el Real Betis y tenía también entre sus objetivos la Sagrada Familia de la capital catalana y la Torre Eiffel de París, pero la explosión de Alcanar, ocurrida el 16 de agosto cuando los terroristas estaban manipulando artefactos explosivos, precipitó los atentados de los días 17 y 18.

Más noticias