Público
Público

Atrapados por la pandemia España detiene la noria: los feriantes se manifiestan en Madrid ante la suspensión de las verbenas

Las medidas de seguridad adoptadas para prevenir rebrotes del coronavirus han provocando que muchas actividades, como las ferias y las verbenas, no puedan estar celebrándose como antes, algo que dificulta la supervivencia de los feriantes.

Los feriantes durante la manifestación celebrada el 24 de junio en Madrid. / Archivo
Los feriantes durante la manifestación celebrada el 24 de junio en Madrid. / Archivo

"Y era un domingo en la tarde, fui a los coches de choque (…) fui a sacar cuatro fichas y me compré un abono". Este año los domingos de feria han quedado suspendidos, y el tema que Los desgraciaus convirtieron en himno juvenil ha dejado de escucharse entre atracciones y puestos de comida para establecerse como clamor de reivindicación entre las miles de familias del sector que han pedido al Gobierno, este miércoles, un poco de atención, ya que llevan atrapados en el laberinto de la covid-19 desde el pasado mes de octubre.

Abren los hoteles, los bares, las discotecas y los centros de ocio. La nueva normalidad llega cargada de medidas de seguridad, pero aun así supone un respiro para la economía nacional. Nada volverá a ser como antes: la distancia interpersonal y las medidas de higiene son ya algo habitual y, con todo ello, hay quienes todavía están a la espera de una respuesta gubernamental que les permita sobrevivir.

Asfixiados por las deudas y con ganas de trabajar, feriantes llegados de toda España con banderas regionales, camisetas reivindicativas, pancartas compartidas y mascarilla obligatoria han convertido el centro de Madrid en el punto desde el que gritar "y la feria, para cuándo".

Los feriantes durante la manifestación celebrada el 24 de junio en Madrid. / Archivo

Ni siquiera la lluvia de un día cambiante ha provocado la dispersión entre los asistentes. Núcleos familiares arraigados a una tradición pidiendo que se les rescate, lanzando un SOS que por el momento ha sido desoído, han hecho llegar su grito al centro de la capital en una marcha que ha discurrido sin incidentes.

Sin facturar desde el inicio de la pandemia, la temporada grande de las fiestas patronales y la gira por los municipios parece lejana. Las atracciones sin montar, la música sin sonar, las freidoras apagadas y las familias a la espera de que pase lo peor de una situación anómala, novedosa y especialmente dañina para su forma de vida.

Una vida nómada

Observando los informativos y con ganas de volver a su vida nómada, Raquel Díaz, feriante de profesión llegada desde Galicia ha explicado a Público que en cierta manera reivindican "alguna solución para poder trabajar, es así de sencillo. Se está reactivando la economía a nivel nacional, de todos los sectores como la hostelería, el comercio, etc; y a nosotros no nos dan ninguna salida. No nos dejan trabajar, pero tampoco nos conceden ningún tipo de ayuda".

Raquel Díaz: "Lo primero es trabajar y parece ser que se suspenden todas las fiestas, y si las hay no nos dejan instalar las atracciones"

Este sector al que se dedican en torno a 80.000 familias de toda España lleva sin facturar desde el pasado mes de octubre, cuando finalizó la temporada de ferias de 2019. "Lo primero es trabajar y parece ser que se suspenden todas las fiestas y verbenas, y si las hay no nos dejan instalar las atracciones. Somos muchas familias las que nos dedicamos directamente a esto, pero a parte también hay otra gente que trabaja indirectamente con nosotros: nuestros trabajadores y sus familias, los talleres, las ITV… Formamos un conjunto mayor de lo que parece en un primer momento".

'No tenemos fase, eso no se hace'

La comitiva --unas 10.000 personas, según los organizadores--, que ha salido a las 12.00 horas de la Plaza de Colón, ha discurrido por el paseo de Recoletos hasta la glorieta de Neptuno, gritando consignas como 'La feria no se muere', 'Queremos trabajar', o 'No tenemos fase, eso no se hace'. La manifestación ha estado encabezada por la Unión de Industriales Feriantes de España (UIFE) y seguida por todas las asociaciones regionales y locales de España.

Fernando Piqueras: "La situación de los feriantes es limite, las pérdidas son todas"

"Nosotros normalmente nunca hemos pedido nada, entonces ahora que lo necesitamos parece ser que no existimos, pero a la hora de pagar, sí. Somos autónomos todo el año, en algunos casos temporeros, desde marzo hasta octubre, pero aun así continuamos pagando religiosamente nuestros impuestos", ha reconocido Díaz.

La feriante gallega, Raquel Díaz, durante la manifestación del 24 de junio en Madrid. / Archivo

Según reconoce el presidente de la Asociación Cultural Unión de Feriantes de la Comunidad de Madrid (ACUFCAM), Fernando Piqueras, la situación de los feriantes es "limite": "Las pérdidas son todas", asegura, al tiempo que señala que las ferias son negocios familiares en los que trabajan todos los miembros de los hogares por lo que si se cierran, toda la familia se queda sin ningún tipo de ingresos.

Raquel Díaz: "¿Cuál es la solución? Nosotros no podemos estar sin trabajar porque necesitamos mantener a nuestras familias"

"Por parte del Gobierno no hemos recibido ningún tipo de ayuda, no quieren mesa de negociación, no quieren sentarse con nosotros", señala Raquel Díaz. "No entendemos muy bien porque este abandono hacía el sector porque nunca hemos tenido ningún tipo de problema anteriormente".

La situación ha llegado hasta tal punto que "muchas familias feriantes están recurriendo a Cáritas", advierte el presidente de la asociación. Por otro lado, tal y como reconoce la feriante gallega, "han delegado en los gobiernos autonómicos y más de lo mismo. Hay autonomías que han suspendido completamente las fiestas hasta octubre o noviembre, entonces, ¿Cuál es la solución? Nosotros no podemos estar sin trabajar porque necesitamos mantener a nuestras familias".

"Queremos soluciones, primero pedimos poder trabajar y si no se puede que nos digan que hacemos. Queremos ayudar y colaborar a reactivar la economía de este país. Para pagar si existimos, para votar si existimos, pero ahora estamos desamparados y nadie nos hace caso", confiesa Díaz.

"Yo entiendo que es una situación excepcional para todo el mundo, la crisis sanitaria ha hecho mella en muchos españoles, pero nosotros estamos en casa desde octubre y nos encontramos en una situación insostenible", ha concluido la feriante.

Según fuentes del Ministerio de Trabajo aseguran a Público que están revisando la situación de los feriantes y que ya hay ayudas en marcha, hasta el momento no son especificas, pero afirman que este colectivo si que habría podido solicitar los ERTE o ayudas para autónomos.

Más noticias de Política y Sociedad