Público
Público
LIBERTADES

La Audiencia se convierte en un laberinto judicial sobre la batalla diplomática entre Marruecos y España a cuenta del Sáhara

La querella por presuntos crímenes de guerra contra el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, no es la única que aguarda en la Audiencia Nacional al momento propicio para ser reactivada. Otra querella anterior, de víctimas saharauis de la represión marroquí, espera a que el Gobierno de Rabat responda a la comisión rogatoria para entregar a 14 altos mandos de su Ejército.

El líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali
El líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali. Archivo / EP

La crisis diplomática y migratoria entre España y Marruecos desatada por la presencia  de Brahim Ghali, presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y secretario general del Frente Polisario, en un hospital de Logroño donde está siendo tratado por la covid, también tiene su reflejo en el terreno judicial. La Audiencia Nacional ha desempolvado viejas querellas, guardadas en un cajón, que ahora, con la presencia de Ghali en España ven de nuevo la luz y se convierten en parte de la batalla diplomática.

El gesto humanitario del Gobierno español de permitir que Gahli, de 71 años, pueda recibir atención sanitaria ha provocado "irremediablemente", según indican fuentes judiciales, la reapertura de las diligencias previas 1/2008-A que el Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional inició en 2012, al admitir a trámite la querella de la Asociación Saharaoui para la Defensa de los Derechos Humanos, ASADEDH, presentada en diciembre de 2007. Dicha querella se dirige contra Brahim Ghali y otros 27 altos cargos y antiguos responsables del Frente Polisario, un movimiento creado en 1973 contrario a la ocupación del Sahara Occidental por parte de Marruecos y que persigue la autodeterminación del pueblo saharaui.

Esta asociación, registrada en 2004 en LLoret de Mar (Girona) y presidida por Ramdan Mesaud, exmiembro del Frente Polisario, denuncia a los responsables de este histórico movimiento por la liberación del Sáhara por presuntos delitos de genocidio, lesiones, detención ilegal, torturas y desapariciones contra disidentes y sus familias que supuestamente se habrían producido en los campos de refugiados de Tinduf desde 1979. Unos cargos que son rechazados por los representantes del Frente Polisario con los que ha podido contactar Público.

La querella se archivó en 2014, al no poder localizar en España a ninguno de los querellados para poder tomarles declaración. Pero en 2016 se reabrió tras la notificación de ADADEDH de la llegada inminente de Brahim Ghali a España para participar en un acto. En aquella ocasión el líder del Frente Polisario no se presentó a declarar en la Audiencia Nacional y desde entonces no había vuelto a pisar España, que se sepa, hasta ahora. 

La Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos ha pedido desde el origen de las diligencias en la Audiencia Nacional medidas cautelares contra Brahim Ghali, como orden internacional de detención, pero el magistrado José de la Mata, anterior titular del Juzgado Central 5, siempre las negó; exactamente igual que ahora su sustituto, el juez Santiago Pedraz, que ha citado al líder saharaui para que declare el próximo 1 de junio en calidad de investigado, pero no ha decretado la prohibición de salida del país ni admite la petición de ADADEDH de que se dicte prisión incomunicada y sin fianza contra el político saharaui.

Pedraz deniega, por el momento, la adopción de estas medidas, con el apoyo del Ministerio Público, porque "no se han acreditado los presupuestos" para adoptarlas y "teniendo en cuenta  que no hay indicios claros de participación en las conductas recogidas en la querella", consta en el auto del juez Pedraz. La declaración de Gahli es crucial para poder tumbar o iniciar un procedimiento en su contra por presuntos crímenes de guerra. 

Querella de víctimas saharauis contra Marruecos

En 2007, meses antes de que se interpusiera esta querella contra los líderes del Frente Polisario y la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), otra querella llegó a la Audiencia Nacional y su relato es diametralmente opuesto. Se trata de la querella que la Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis, AFAPREDESA, contra 14 altos mandos militares marroquíes por cientos de torturas y desapariciones forzadas contra la población saharaui.

 "Desde noviembre de 1975, fecha de la ocupación por Marruecos del Sáhara Occidental, territorio que había sido colonia española, y hasta 1991, fecha del alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, grupo armado saharaui, se produjo de una manera generalizada un ataque sistemático contra la población civil saharaui por parte de las fuerzas militares y policiales marroquíes: bombardeos contra campamentos de población civil, desplazamientos forzados de población civil, asesinatos, detenciones y desapariciones de personas todas ellas de origen saharaui y debido precisamente a dicho origen con la finalidad de destruir total o parcialmente dicho grupo de población y para apoderarse del territorio del Sáhara Occidental", consta en el auto del juez Pablo Ruz, el 9 de abril de 2015, cuando era el titular del Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional. 

Esta querella de víctimas saharauis ha dado paso al sumario 1/2015, donde constan órdenes de detención vigentes contra los 14 ex altos mandos del Ejército marroquí por crímenes de lesa humanidad. La falta de respuesta del Gobierno de Marruecos a la comisión rogatoria española para que entregue a estos procesados ha provocado que el proceso esté paralizado, pero sigue vivo. Sin embargo, fuentes del Frente Polisiario han señalado a este diario que "en breve" van a pedir que se reactive, "con nuevas informaciones".

El blogero Fadel Mihdi Breica

La segunda causa que tiene abierta en España el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, se remonta a hechos más recientes. El bloguero Fadel Mihdi Breica le acusa de presuntos delitos de detención ilegal, torturas y lesa humanidad al afirmar que en abril de 2019, cuando llegó a los campamentos de Tinduf, fue detenido por los militares del Frente Polisario y trasladado a centros de detención indeterminados. Durante ese periodo, dice en su  querella, fue sometido a golpes y descargas eléctricas.

El magistrado José De la Mata archivó la querella de Fadel, argumentando que si bien los hechos denunciados podían constituir delitos de detención ilegal y torturas, no encajaban en el de lesa humanidad porque no existían indicios de un ataque generalizado a la población civil. Su sucesor en la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz la ha reabrió el pasado mes de enero. Y ahora tomará declaración por esta querella también a Ghali.

Más noticias