Público
Público

La Audiencia Nacional reabre la causa por las cuotas participativas de la CAM

Ordena investigar la información real que recibieron los afectados en esta inversión y si su perfil y formación eran los adecuados para colocarles este producto financiero complejo.

El ex vicepresidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Armando Sala, en una imagen de archivo cuando era increpado por uno de los miembros de la Plataforma de Afectados por las Cuotas Participativas de esta entidad.

PÚBLICO/ EFE

MADRID.- La Audiencia Nacional volverá a investigar las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), tras revocar el archivo de la causa decretado por la juez Carmen Lamela el pasado marzo.

Así lo ha acordado la sección tercera de la sala de lo Penal, que preside Alfonso Guevara, en dos autos en los que explica que si bien la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no detectó irregularidades en la comercialización de dichos productos financieros, ello no significa que no existieran.

Prueba de ello, expone la sala, está que en mayo de 2008 el supervisor bursátil sí percibió en el borrador del folleto informativo enviado por la caja varios "temas delicados", entre ellos que la valoración de la entidad no estaba concluida por un informe externo

Además, la CAM no sólo contravino el propio criterio del organismo declarando "no complejo" tal producto, sino que además dispuso de un tramo de inversores cualificados poco significativo.

El auto recoge que, según la denuncia, las llamadas cuotas participativas se colocaron en un 99% entre los clientes minoristas de la entidad.

La resolución, conocida este miércoles, también destaca que el folleto informativo "no se entregaba" a los inversores, y señala la existencia de elementos suficientes para considerar como delictivo todo el proceso de comercialización.

Así, el auto cita que en el argumentario de las Oficinas encargadas de colocar este producto figuraba: "Preguntas frecuentes: ¿me puedo llevar el folleto? No. Todavía no los tengo en la oficina pero pásate en dos semanas y espero poder dártelos".

Es más, la información que se transmitía verbal era contraria a los riesgos formales, de tal manera que a los clientes se les explicaba que la inversión era similar a las acciones y que podían rescatar su dinero sin problemas, según la denuncia presentada.

La Sala destaca el testimonio de un miembro del Consejo de Administración -Manuel Navarro Bracho- quien dijo al juzgado que el personal de las sucursales recibió como estrategia de venta la orden de omitir "expresa y deliberadamente" que era un producto de riesgo.

Por ello, la sección tercera considera "imprescindible" que el juzgado central de instrucción número 3 -encargado del caso- tome declaración a "una muestra significativa de los inversores, comprobándose personalmente por el Juez Instructor la edad, perfil, formación... de los mismos", así como que estos inversores aporten la información que recibieron en la denominada "agresiva campaña de captación".

En marzo de este año, la titular de dicho juzgado, Carmen Lamela, basó el archivo de la causa en el hecho de que las cuentas anuales de la entidad que se tuvieron en cuenta en el momento de la emisión de las cuotas fueron las de diciembre de 2007, que no consta que fueran falseadas, como sí parecen serlo las de 2010 y las intermedias de 2011.

Según Lamela, la CNMV participó activamente en la elaboración del folleto informativo y avaló la información que contenía, sin detectar en este caso ninguna irregularidad relevante en la comercialización entre los inversores particulares.

Sin embargo, las cuotas comercializadas entre las 13:03 horas del 1 de marzo de 2011 y el 22 de julio de ese año, fecha en que se hizo público el inicio del proceso de reestructuración de la CAM, siguen incluidas en la pieza principal de esta causa.

Las cuotas participativas de la CAM, que fue absorbida por el Banco Sabadell, se empezaron a emitir en 2008, se colocaron a 55.000 pequeños inversores y a través de su venta la Caja de Ahorros del Mediterráneo obtuvo 292 millones de euros. En diciembre de 2011, las cuotas participativas dejaron de tener valor y se suspendió su cotización en bolsa.

Al margen de la investigación sobre las cuotas participativas, el Juzgado de Instrucción número 5 de Alicante mantiene abierta la causa contra el expresidente de la CAM Modesto Crespo, el ex director general de la entidad Roberto López Abad y otros diecinueve acusados, miembros del Consejo de Administración, por los presuntos delitos de apropiación indebida y administración desleal.

Esta causa investiga las "dietas" presuntamente ilegales que habría recibido Crespo como presidente de Tinser Cartera SL -empresa participada por la CAM-, tras ser nombrado para desempeñar ese cargo en 2009

Más noticias de Política y Sociedad