Público
Público
fiestas ilegales

El Ayuntamiento de Palma investiga una supuesta fiesta ilegal en el cuartel de la Policía Local

En la fiesta para homenajear a un policía a punto de jubilarse participaron unos veinte agentes, entre los que estuvieron los dos policías condenados por el acoso a su excompañera Sonia Vivas y que están apartados de cuerpo y a punto de ingresar en prisión.

Cuartel de San Fernando, sede de la Policía Local de Palma de Mallorca
Cuartel de San Fernando, sede de la Policía Local de Palma de Mallorca.  ARCHIVO

El Ayuntamiento de Palma investiga una supuesta fiesta ilegal en las dependencias del cuartel de San Fernando, sede de la Policía Local de Palma de Mallorca. En concreto, el Área de Seguridad Ciudadana ha abierto una investigación interna para esclarecer una supuesta fiesta ilegal celebrada la noche del pasado 13 de abril en la antigua cafetería del cuartel de San Fernando, en la que habría participado una veintena de agentes para homenajear a un policía que se jubila. 

La fiesta, que incluyó una cena, se prolongó y superó el toque de queda de las 22 horas, cuestión que se está investigando, según ha podido saber Público, y que habría sido autorizada por un jefe policial.

Se da la circunstancia que en la fiesta estuvieron presentes tres policías apartados del servicio por condenas a sus espaldas, entre ellos los dos agentes condenados por acoso a la expolicía y activista Sonia Vivas, según ha sabido este medio. Precisamente, el policía homenajeado es hermano de Rafael Puigrós, condenado a tres años y cinco meses de prisión por coacciones a la que fue su compañera en la Policía Local de Palma, Sonia Vivas, por su condición de lesbiana, según refleja la sentencia. 

Puigros estuvo en la fiesta de su hermano junto con su compañero también condenado por el acoso a Vivas, Alberto Juan Llaneras. La sentencia de éste es de 15 meses de prisión por coacciones. Sonia vivas, en la actualidad, concejala de Igualdad en el Ayuntamiento de Palma, pidió recientemente que en vez de ingresar en prisión Juan pudiera asistir a un curso sobre derechos del colectivo LGTBI y de feminismo, ya que el acoso se debió a la condición de lesbiana de Vivas. Pero Alberto Juan ha rechazado esta petición para evitar la cárcel, según ha podido saber este medio.  "Nadie tiene la obligación, ni mucho menos si pudiera ir contra sus creencias religiosas o morales, de realizar cursos o estudios sobre LGTBI", consta en la respuesta al juzgado del letrado de este condenado.

Más noticias