Público
Público

Ayuso plantea modificar las leyes LGTBI y de violencia de género de Madrid como pide la ultraderecha

La presidenta de la Comunidad de Madrid insta a todos los grupos de la Asamblea regional a "mejorar" las normas tras las peticiones de Vox. Ayuso, además, niega la homofobia en Madrid: "Está en la cabeza de la izquierda".

La presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso, durante el primer pleno de la Asamblea tras el periodo estival.
La presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso, durante el primer pleno de la Asamblea tras el periodo estival. Víctor Lerena / EFE

Isabel Díaz Ayuso y Vox. La Asamblea de Madrid ha acogido este jueves su primera sesión de control tras el verano y parece que la simbiosis del Gobierno regional con su socio se mantiene intacta. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha planteado modificar las leyes LGTBI y de violencia de género de la región, tal y como pide la ultraderecha. La jefa del Ejecutivo regional ha instado a todos los grupos a "mejorar" estas leyes tras una pregunta de Rocío Monasterio. 

La líder de Vox en Madrid había preguntado a Ayuso: "¿Están dispuestos a modificar las leyes vigentes en la Comunidad de Madrid que no respeten la presunción de inocencia?". Posteriormente, Monasterio, que hacía alusión directa a las leyes LGTBI y de violencia de género, ha añadido: "¿Y si son inocentes señora Ayuso, va a ser coherente y derogar estas leyes o va a hacer como el alcalde 'Calmeida', que hace exactamente lo contrario?".

La presidenta madrileña ha defendido que las leyes de la comunidad respetan la presunción de inocencia. Aprobadas en 2016, entonces Ayuso defendía sin tapujos la norma contra la LGTBIfobia. Este jueves, la dirigente del PP ha recordado que la pasada legislatura los grupos parlamentarios y el Gobierno buscaron un consenso para acabar con la discriminación de personas homosexuales o transexuales.

Ayuso pone el foco sobre las denuncias falsas, que apenas suponen un 0,0069% del total

Sin embargo, ha incidido en que esto no siempre es efectivo ya que "las sensaciones nunca pueden ser plasmadas". De ese modo, ha defendido que a veces los textos se pervierten y se convierten en lo contrario, por lo que ha instado a todos los grupos a mejorar las leyes.

Por otro lado, Ayuso puesto el foco sobre las denuncias falsas, que, según datos oficiales, suponen apenas el 0,0069% del total, para pedir al Gobierno de Pedro Sánchez que las persiga: "Lo que voy a proponer será una modificación de la normativa estatal que haga más efectiva la defensa del estado de derecho contra las denuncias falsas, que es donde hay que poner el acento porque son conductas que se tratan de delitos penales y causan graves prejuicios a los más inocentes y también a las denuncias verdaderas, especialmente en estas leyes y las que tengan que ver con la violencia a la mujer", ha trasladado Ayuso durante la sesión de control al Ejecutivo regional.

Ayuso niega la homofobia

Por otro lado, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha aprovechado su intervención para negar las agresiones homófobas en la región. Tras una pregunta preparada desde su propio partido, de su portavoz, Alfonso Serrano, Ayuso ha respondido que "la homofobia está en la cabeza de la izquierda, porque la Comunidad es segura, abierta y respetuosa".

Ayuso: "La homofobia está en la cabeza de la izquierda"

La jefa del Ejecutivo regional ha seguido sus ataques a la oposición: "Para la izquierda Madrid es una región de borrachos y homófobos. Así quieren ganar, pero no lo van a hacer ni a las chapas con esa actitud. Claro que hay violencia y acoso y hay que intentar solucionarlo entre todos, pero me parece un debate hipócrita que me han responsabilizado de agresiones de otras comunidades y me han amenazado", ha declarado.

Además, Ayuso ha defendido que el Orgullo LGTBI es "una de las fiestas más importantes" de Madrid y que, a su juicio, el ambiente de esta festividad se ha "deteriorado" por "culpa de algunas asociaciones politizadas que han decidido que algunas personas no son bienvenidas" y es más "regresiva que en sus comienzos". "Muchas personas no quieren ir al Orgullo porque la izquierda lo ha politizado", ha sentenciado.

Más noticias