Público
Público

Aznar España no estuvo en Irak y la caja B del PP no existe: las mentiras de Aznar en el Congreso

Durante su intervención, el expresidente del Gobierno y del PP se ha dedicado a echar balones fuera, a desviar las preguntas que le han hecho los diferentes portavoces de los grupos de la oposición y a negar hasta la saciedad hechos constatados incluso en sentencias.

Publicidad
Media: 4.10
Votos: 10

El expresidente del Gobierno José María Aznar en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha regresado este martes al Congreso de los Diputados para comparecer en la comisión parlamentaria que investiga la supuesta financiación irregular del PP. Durante su intervención, que ha durado cuatro horas y media, el expresidente de la formación conservadora se ha dedicado a echar balones fuera, a desviar las preguntas que le han hecho los diferentes portavoces de los grupos de la oposición y a negar hasta la saciedad hechos constatados incluso en sentencias. Estas son las mentiras de Aznar en el Congreso.

España no estuvo en Irak

"En aquella guerra no se tiraron bombas por parte de España, es evidente, porque España no participó. España no mandó soldados a aquella guerra", ha aseverado Aznar tras la pregunta del portavoz del PSOE, Rafael Simancas. Más tarde, el portavoz de ERC en la comisión de investigación, Gabriel Rufián, le llamado "señor de la guerra" y le ha recordado que, según los medios de comunicación, su Gobierno envió 2.600 soldados a Irak en tres unidades y a un conflicto que provocó "medio millón de muertos".

La responsabilidad de España en aquella guerra quedó constatada en la cumbre de las Azores, una cita que reunió a los líderes de EEUU, George W. Bush; Reino Unido, Tony Blair y España, José María Aznar. Según el informe Chilcot, una extensa investigación sobre la intervención de Reino Unido en la guerra de Irak de 2003, en aquella cumbre se acordó la invasión de Irak pese a no contar con el apoyo explícito de la ONU.

La caja B del PP no existe

"Mientras usted no demuestre su existencia y no está demostrada su existencia, yo digo que no existe ninguna caja B en el PP, lo afirmo", ha respondido el expresidente de la formación conservadora a Simancas. Sin embargo, la sentencia que juzga la primera época de Gürtel —entre 1999 y 2005— subraya que el PP tuvo una caja B "al menos desde 1989"; sostiene que Francisco Correa -el cabecilla- y el partido crearon "un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional" y convierte a la formación en el primer partido condenado de la Historia como responsable civil por el lucro de una trama corrupta.

No conocía a Correa

"Yo no conocía al señor Correa ni contraté al señor Correa". Probablemente, esta ha sido la mentira que más ha repetido durante su comparecencia. La realidad es que Francisco Correa asistió como testigo a la boda de la hija de Aznar, Ana Aznar, y Alejandro Agag. Por aquel entonces, el empresario dirigía las empresas que organizaban la mayoría de los actos electorales del PP nacional, presidido por Aznar. En ese momento se estaba fraguando la red corrupta de la Gürtel con Correa a la cabeza.

De hecho, durante el juicio de la primera etapa de la trama Gürtel, Correa detalló sus vínculos con miembros o gente próxima al PP y entre ellos señaló como "intimo amigo" al yerno de Aznar, con quien dijo que tenía "una muy buena relación".

La Gürtel no costeó parte de la boda de su hija

Aznar ha negado que exista alguna sentencia en la que se afirme que la trama Gürtel costeó parte de la boda de "la tercera infanta", como así fue bautizado el enlace nupcial celebrado en la basílica de San Lorenzo de El Escorial. Sin embargo, el sumario de la Gürtel desveló que la red corrupta destinó 32.452 euros para pagar parte del banquete. "Un regalo" -como reconoció el propio Agag- por parte del líder, Francisco Correa.

La sentencia sólo afecta dos municipios de Madrid

Aznar ha preferido hablar de "casos aislados". Incluso, el expresidente del PP ha negado que existan pruebas de adjudicaciones ilegales en su partido, más allá de las dos detectadas en la sentencia del caso Gürtel y que afectan a dos municipios de Madrid. Pero no. La resolución del tribunal sostiene que "se creó en paralelo un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y local a través de su estrecha y continua relación con influyentes militantes de dicho partido".


Más noticias en Política y Sociedad