Público
Público

Aznar y Felipe González exhiben su sintonía a propósito de Catalunya: "Tú no lo hubieras hecho ni yo tampoco"

Los dos expresidentes consideran que la sociedad no se siente representada por sus gobernantes y han presumido de haber contribuido a "mejorar" el país cuando lo dirigieron.

Los expresidentes del Gobierno Felipe González y José María Aznar protagonizan un debate cara a cara en la sesión 'Repensar España: una aportación desde la Sociedad Civil', organizado por la Asociación Sociedad Civil Ahora, SOCIA, en el Casino de Madrid.
Los expresidentes del Gobierno Felipe González y José María Aznar protagonizan un debate cara a cara en la sesión 'Repensar España: una aportación desde la Sociedad Civil', organizado por la Asociación Sociedad Civil Ahora, SOCIA, en el Casino de Madrid. E.P./Eduardo Parra

marta monforte

Los expresidentes del Gobierno Felipe González y José María Aznar han dejado entrever, de nuevo, su sintonía en un acto organizado por Sociedad Civil Ahora sobre el momento político que atraviesa España. "Preocupación" ha sido una de las palabras más repetidas durante el coloquio. Ambos consideran que la sociedad no se siente representada por sus gobernantes y han presumido de haber contribuido a "mejorar" el país cuando lo dirigieron. 

Catalunya también ha estado presente en el debate tras la reunión del miércoles entre el Gobierno central y el Govern de la Generalitat. Si bien González se ha mostrado partidario del diálogo y considera que en la reunión no pasó "nada" porque todo forma parte de una "performance para lo que viene en otoño" con las elecciones catalanas, también ha admitido estar "preocupado". "Tú no lo hubieras hecho ni yo tampoco", le ha espetado Aznar, en referencia a la negociación.

González se ha mostrado muy tajante en lo que se refiere a las concesiones del Ejecutivo a la Generalitat: "Todo el mundo sabe que no hay espacio para la amnistía, no hay espacio para la autodeterminación y si a alguien se le ocurre reformar la Constitución para que eso ocurra yo haré campaña en contra". Es más, exlíder del PSOE ha asegurado que él "no representa a nadie": "No represento a nadie, a mi mismo. Muchas veces digo que no me siento representado, aunque alguno se enfade".

Por su parte, Aznar ha señalado que la reunión de la mesa de diálogo tiene "muy graves consecuencias" y constituye un "elemento devastador para el sistema": "Que se acepte como algo normal la bilateralidad con el gobierno de una comunidad autónoma choca con la idea de la normalidad institucional". "Es difícil encontrar un país que le da la llave de su gobernabilidad a alguien que está condenado por sedición", ha concluido.

El expresidente socialista considera que el principal problema de la política actual reside en que "el discurso dominante está en los extremos" y hay un "bibloquisimo" de quienes representan "el espacio central": "Si el discurso dominante es aceptado por los que ocupan los espacios centrales el sistema se alterará". El padrino político del actual líder del PP, Pablo Casado, coincide en esta idea: "Soy de los que piensa que la historia vuelve, el derrumbamiento de los partidos centrales o cuando los partidos centrales se radicalizan, se produce una amenaza a la estabilidad del Estado".

Aznar: "El pacto del 78 está roto. Lo han roto"

Aznar ha comenzado su intervención asegurando que "en el mundo de hoy, la democracia liberal está bajo amenaza". "Hoy nuestras democracias viven en grave riesgo y los que nos sentimos demócratas liberales tenemos serias razones para estar preocupados", ha proseguido. El conservador considera que en España también hay motivos para alarmarse, sobre todo desde que él dejó de ser presidente: "Para mí, por distintas razones, el pacto del 78 se ha roto. O si se quiere decir, lo han roto. Los elementos básicos han quedado enterrados".

González es más optimista y ha optado por un análisis contextualizado: "Estamos padeciendo la misma crisis que otros muchos países: Chile, Gran Betraña, Polonia, Hungría... esa crisis de gobernanza lleva implícita una crisis de representación. Si los ciudadanos no se sienten representados, eso está afectando ya la institucionalidad. Pero España tiene una característica: lo que se construyó fue bastante resiliente".

Más noticias de Política y Sociedad