Público
Público

Barómetro del CIS El Gobierno mantiene su ventaja en estimación de voto frente a la derecha durante la pandemia, según el CIS

La irrupción de la emergencia del coronavirus frenó en abril la tendencia al alza del PSOE en las encuestas, pero los socialistas apenas han caído desde entonces. El barómetro de junio da a los socialistas un 31,2% en estimación de voto, un 20% al PP, un 12,5% a Vox, un 11,4% a Unidas Podemos y un 9,4% a Ciudadanos.

Pedro Sánchez y Pablo Casado en el Congreso
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, en el Congreso este miércoles / EFE

La irrupción de la emergencia sanitaria del coronavirus frenó la tendencia al alza que el PSOE mostraba en los barómetros del CIS. Tres meses y medio después del inicio de la pandemia, y tras superar los momentos de mayor gravedad, el balance muestra que el Gobierno de coalición (los socialistas y Unidas Podemos) conservan su ventaja frente a los partidos de la derecha (PP, Vox y Ciudadanos), que han experimentado bastantes cambios en sus tendencias demoscópicas.

El barómetro especial del mes de junio, que además de una estimación de voto recoge las percepciones ciudadanas acerca de todo lo que rodea a la emergencia de la covid-19, da al PSOE un 31,2% en estimación, una décima más de lo que obtuvieron los socialistas en mayo en un resultado que sigue situándose por encima del logrado en las elecciones de noviembre (28%).

Unidas Podemos continúa en una tendencia decreciente, pero tras perder alrededor de punto y medio en los meses de abril y mayo, los de Pablo Iglesias solo caen una décima en el barómetro de junio, y se sitúan en el 11,4%. En las elecciones, Unidas Podemos obtuvo un 12,8% de los votos. En la derecha, el PP continuaría siendo, con diferencia, el partido más votado, en esta ocasión con una estimación de voto del 20%.

Los de Casado caen tres décimas respecto al estudio de mayo. Desde febrero, los conservadores experimentaron una tendencia al alza que duró tres meses: febrero (18,9%), marzo (19,6%) y abril (21,1%). Tras el 'techo' del mes de abril, el PP cayó en el barómetro de mayo, donde obtuvo un 20,3% en estimación de voto, por debajo del 20,8% obtenido en las elecciones.

La ultraderecha es el partido que más fluctúa durante la pandemia en estimación de voto, aunque siempre se han mantenido por debajo del 15,1% que obtuvieron en las elecciones. En marzo, Vox obtuvo una estimación de voto del 14,8% e inició una tendencia decreciente que llevó a la formación a un 13% en abril y a un 11,3% en mayo, momento en el que fue superado por Unidas Podemos, que volvió a ser tercera fuerza en estimación de voto.

En la encuesta de junio los de Santiago Abascal crecen más de un punto y se sitúan en un 12,5%. También ha variado la tendencia en Ciudadanos; los de Inés Arrimadas crecieron en los barómetros especiales sobre la pandemia, pero en el estudio de junio vuelven a una senda decreciente.

En las elecciones Cs obtuvo un 6,8% de los votos, un resultado que mejoraba el CIS de abril, que otorgaba un 7,6% en estimación de voto para la formación naranja. En el estudio de mayo el partido tocaba su particular 'techo' tras las elecciones con un 10,5% en estimación, en un barómetro realizado después del sorpresivo apoyo de los de Arrimadas al Gobierno que permitió salvar el estado de alarma.

El bloque de las derechas pierde fuelle

En la encuesta de junio, Cs cae más de un punto, hasta el 9,4% en estimación de voto. Por bloques, el Gobierno de coalición ha logrado mantener su ventaja frente a las derechas durante la emergencia sanitaria. En el barómetro de mayo la suma de PSOE y Unidas Podemos era del 42,6%, mientras que la de PP, Vox y Cs era del 42,1%.

En el estudio de junio los socialistas y los de Iglesias mantienen la misma proyección (el PSOE gana una décima, lo mismo que pierde Unidas Podemos), mientras que la derecha cae más de medio punto y se sitúa en el 41,9% en estimación de voto.

El estudio de campo del barómetro tuvo lugar entre el 1 y el 9 de junio, cuando la mayor emergencia sanitaria del coronavirus ya había tenido lugar y las comunidades habían superado las primeras fases de la desescalada, con un gran incremento de la movilidad. En este periodo, el Gobierno ya había aprobado el decreto del Ingreso Mínimo Vital y había ofrecido los detalles de la medida, en concreto el 29 de mayo. Sin embargo, el IMV no se convalidó en el Congreso hasta el 10 de junio.

Más noticias