Público
Público

La Base podcast Asalto al Ayuntamiento de Lorca

Las redes dan la bienvenida a 'La Base': 'El primer día han empezado haciendo amigos, el programa promete'
Pablo Iglesias en su análisis sobre el asalto de los ganaderos en Lorca.

Lo de Lorca parece la España cutre, la versión Hacendado del asalto al Capitolio. Pero ojo, que tras la España de charanga y pandereta siempre estuvo el horror. El franquismo era cutre pero no era una dictablanda con Seat 600 y con Fraga luciendo su barriga racial y española en Palomares. El Franquismo nunca dejó de asesinar a lo mejor de España y consolidó en el poder a una de las oligarquías más repugnantes de Europa.

Lo cutre produce una cierta condescendencia, como la condescendencia que producía Torrente, el personaje de Santiago Segura. Segura consiguió hacer de un policía corrupto, machista y bastante asqueroso en general, un tipo simpático. Segura sacaba así del armario a millones de Torrentes que hoy desfilan orgullosos en los mítines de Vox, capitaneados por un pobre trepa del PP, Abascal, que ha construido su masculinidad con batidos de proteínas, vaqueros de esos que oprimen el centro de la virilidad castiza y con una barba que disimula un mentón que nunca llegó a existir.

¿Cutre? Ciertamente Abascal es tan cutre que ni llega a fascista y se queda en reaccionario. Para ser líder fascista hacen falta unas pocas lecturas de las que Abascal carece. Pero aunque sea cutre es peligroso.

Lo de Lorca es cutre pero, ojo, es peligroso. El asalto de los escuadristas patronales al ayuntamiento es el último resultado de una operación compleja y orquestada: un bulo fabricado por un tabloide propiedad de la patronal de las macrogranjas fue reproducido por la mayoría de los medios de comunicación, articuló el discurso político de las derechas (Sí a la ganadería, no al comunismo) y ha terminado provocando el asalto a un ayuntamiento que, de haber ocurrido en Euskadi o en Catalunya, o de haber tenido como protagonistas a gentes de izquierda,s habría hecho que los principales telediarios hablaran de terrorismo callejero y que sus protagonistas acabaran en la cárcel.

¿Exagero? Pregunten a los Jordis que se subieron a un coche si exagero. Pregunten a los chavales de Alsasua. Pregunten a Alfon si exagero. Pregunten a los titiriteros que no gustaron a Carmena si exagero. Pregunten a Valtonic y a Hasel si exagero. Pregunten a Alberto Rodríguez y a Isa Serra si exagero.
Los fachas son cutres pero son peligrosos. Ojo no solo porque sean violentos o agresivos. Los fachas en España nunca han sido valientes y hoy les volvemos a oír llorar diciendo que en Lorca les engañaron. Son peligrosos porque actúan con absoluta impunidad y porque saben que quien les haga frente es muy probable que sea perseguido y criminalizado.

La base es solo un puto podcast, pero aquí no vamos a dejar de señalar a quienes les protegen y alientan y de explicar con rigor su modus operandi.

Más noticias