Público
Público

La batalla por la sucesión de Rajoy El fantasma de ETA, una constante entre los principales candidatos a relevar a Rajoy

María Dolores de Cospedal, Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría incorporan menciones a la banda terrorista a sus discursos, con mayor o menor insistencia. El miércoles, en la sesión de control, el PP volvió a mostrar su línea más dura en esta materia, similar a la que ya utilizó Mariano Rajoy en 2005, cuando acusó desde la oposición al entonces presidente, José Luis Rodríguez-Zapatero, de "haber traicionado a los muertos".

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4

Casado, Santamaría y Cospedal.

ETA anunció hace meses su disolución definitiva, casi seis años y medio después de su renuncia a la violencia pero, como dejó ver en el pleno del Congreso este miércoles, el PP se resiste a dejar de apelar al fantasma de la banda terrorista para atacar al Gobierno. Los aspirantes a la Presidencia de la formación que parten como favoritos en la carrera sucesoria también navegan en estas aguas, dando protagonismo a este discurso en sus intervenciones ante los militantes del partido.

Es el caso de Pablo Casado, que este miércoles volvía a tirar de la figura de Miguel Ángel Blanco, concejal del PP en Ermua asesinado por la banda terrorista. "A mí no me gustan las manos de [Pedro] Sánchez. A mí me gustan las manos blancas de las víctimas del terrorismo"; "A mí me gustan las manos blancas que dicen que no puede haber concesiones a los asesinos etarras; a mí me gustan las manos blancas de la sociedad que empezó a latir cuando el corazón del Miguel Ángel dejó de hacerlo", afirmaba en Zamora, repitiendo este mensaje desde su perfil en la red social Twitter.

En su segundo día de campaña, el domingo, Casado ya dejó claro que seguiría este rumbo, al organizar un acto en Ermua, para después pasar por Alsasua (Navarra). El martes, tras conocerse que el Gobierno estudia trasladar a cárceles del País Vasco a algunos reclusos de la banda terrorista, Casado aseguró que no le dan pena las familias de los presos de ETA, "sino las de las víctimas".

Por su parte, el mismo día en que comenzó la campaña, la aspirante María Dolores de Cospedal también tiró del comodín ETA para su estreno como precandidata: "Si ETA no acabó con España, no lo conseguirán [Quim] Torra ni [Carles] Puigdemont", afirmó. Su portavoz de campaña, Dolors Montserrat, exministra de Sanidad con Rajoy, sentenció además que en Catalunya, por ser del PP, "te pintan la casa, te ponen un molotov o te intentan declarar persona non grata".

Las palabras de Cospedal, que ya fueron tachadas de "intolerables" por parte del president de la Generalitat, Quim Torra, precedían a las que pronunció este miércoles, en la misma línea. La exministra de Defensa de Mariano Rajoy acusó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de tener a España "puesta en saldo", por haber aceptado los votos de formaciones independentistas, Bildu y PNV en la moción de censura que desalojó a Rajoy de La Moncloa. 

Desde Granada, Cospedal volvía a relacionar independentismo y terrorismo, para insistir en que Sánchez paga estos apoyos con el acercamiento de presos, y con la aceptación de las peticiones de los independentistas. Tampoco se olvidaba de las víctimas del terrorismo, ni  de mencionar que el PP perdió a muchos de los suyos "a manos de ETA".

Por su parte, también en su primer día de campaña, el domingo, Soraya Sáenz de Santamaría recordaba los nombres de varias víctimas de los terroristas vinculadas con el PP. "Es el partido de José María Martín Carpena; el de Alberto Jiménez Becerril, y su esposa, Asunción; de Gregorio y de Miguel Ángel... y es el partido que ha dejado muchos jirones de libertad y de vida en defensa de España y de los derechos de todos", sostenía Santamaría en Málaga, acompañada por el eurodiputado y exlíder del PP vasco, Carlos Iturgaiz.

Marlaska pide al PP que no confunda a las víctimas

Por su parte, este miércoles, tras las intervenciones del portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, y el vicesecretario de Política Social y Sectorial de PP, Javier Maroto, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, pedía a los conservadores que no confundan ni utilicen a las víctimas de ETA.

"No confundan acercamiento con progresión de grado o con permisos porque son cuestiones distintas y tienen requisitos distintos", respondía Marlaska a la crítica furibunda del PP ante el anunciado acercamiento de presos etarras a Euskadi.

El tono del PP en esta cuestión, particularmente el de Hernando, recordaba mucho a la línea dura que adoptaron en 2005, desde la oposición y con Rajoy al frente del partido.

Fue entonces, apenas un año después de llegar a la Presidencia del PP por designación dactilar de José María Aznar, cuando Rajoy acusó al presidente del Gobierno de la época, José Luis Rodríguez Zapatero, de "haber traicionado a los muertos", y de haber contribuido a "revigorizar a una ETA moribunda". Han pasado 13 años, ETA renunció a la violencia hace casi siete, pero la banda terrorista sigue siendo una constante en el discurso del PP.

Más noticias en Política y Sociedad