Público
Público

Las cloacas de Interior El BBVA ordenó a Villarejo en 2005 seguir al entonces 'número dos' de la CNMV

El comisario, actualmente en prisión, siguió y tomó fotografías al menos a dos vehículos oficiales en los que viajaba Carlos Arenillas, vicepresidente del regulador bursátil en 2005. Pero no sólo eso: Villarejo también vigiló el domicilio de Arenillas.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Imagen de la sede del BBVA en la zona norte de Madrid. REUTERS/Juan Medina

El escándalo de las escuchas encargadas por el BBVA al comisario jubilado José Manuel Villarejo entre 2004 y 2005 —en la llamada operación Trampa— tiene múltiples episodios. El último, que revelan al unísono El Confidencial y Moncloa. com, es que la dirección del banco ordenó a Villarejo que siguiera los movimientos del entonces número dos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Carlos Arenillas.

Según la información de estos dos medios, el BBVA, empeñado en evitar que en 2004 la constructora Sacyr con el apoyo del PSOE y del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se hiciera con el control de BBVA, recurrió a Villarejo para espiar a Arenillas, vicepresidente de la CNMV, al que Francisco González, presidente del BBVA, acusaba de maniobrar desde su puesto para dar las riendas del banco a Sacyr. 

El equipo de Villarejo montó un dispositivo con el que siguió y tomó fotografías al menos a dos vehículos oficiales de la CNMV. Pero no sólo eso, Villarejo también vigiló el domicilio de Arenillas. Según El Confidencial, el BBVA quería espiar a Arenillas ante el temor a que éste impulsara una investigación contra el propio Francisco González por presuntas irregularidades en la venta de su sociedad de bolsa, FG Valores, a Merrill Lynch en 1996, antes de ser presidente del BBVA. El entorno de Sacyr había insinuado los días que iban a presentar una denuncia contra González, aunque finalmente eso no sucedió. 

El espionaje del BBVA pone en un brete a la entidad y comprometen a su presidente de honor, Francisco González, más conocido como FG, quien presumiblemente estuvo al tanto de estos trabajos. Público fue el primer medio en desvelar en junio de 2018 los vínculos entre el BBVA y Villarejo. El escándalo de las escuchas ha llevado al propio BBVA a reconocer que desde junio pasado, aún con Francisco González como máximo ejecutivo, inició una investigación sobre la contratación y los servicios prestados por el Grupo Cenyt.

González, que ya no es presidente del BBVA, ha negado cualquier responsabilidad. Sin embargo, el hecho de que en las escuchas se haya incluido a periodistas o haya grabaciones en las que el propio jefe de seguridad de BBVA Julio Corrochano asegura que el "presi" le llama cada diez o quince días ponen en una situación complicada a Francisco González.

Trampa, de noviembre de 2004 a febrero de 2005. 

Más noticias en Política y Sociedad