Público
Público

BOOM ELECTORAL Del fervor al hartazgo: en 2019 nacieron 542 partidos, la cifra más alta de la democracia

La acumulación de elecciones provoca un torbellino de nuevas formaciones. La mayoría no logró salir de la insignificancia. Solamente unos pocos, como Más País o Barcelona pel Canvi, consiguieron algún tipo de representación.

El candidato al Congreso por Más País, Íñigo Errejón, en su comparecencia ante los medios de comunicación para valorar los resultados en las elecciones generales celebradas el 10 de noviembre. JAVIER LÓPEZ HERNÁNDEZ / EFE

Efecto contagio con todas las letras. Durante 2019, año en el que España fue escenario de varias citas electorales –municipales, autonómicas, generales (primero en abril y luego en noviembre) y europeas–, hubo un boom sin precedentes en el Registro de Partidos Políticos, dependiente del ministerio del Interior. A lo largo de los últimos 12 meses nacieron en todo el Estado 542 nuevos partidos, una cifra sin igual en democracia. Se batió el récord, pero no todos –o mejor dicho, apenas unos pocos– consiguieron alzar los brazos en señal de victoria.

Los números son elocuentes. Hasta ahora, el año más movido en términos de alumbramientos electorales era 2015, cuando se crearon en España 439 partidos. Entonces hubo elecciones municipales, autonómicas y generales. En 2011, cuando se crearon 413 partidos, habían coincidido también varias citas con las urnas.

Con estos datos sobre la mesa, el politólogo e investigador Guillermo Fernández Vázquez señaló a Público que en el caso de 2019 “no solo han coincidido elecciones diferentes, sino que se han repetido las mismas elecciones, las generales, y eso quizás abrió expectativas para nuevos partidos”.

¿Fervor participativo o singular demostración de disconformidad? “La oferta partidista aumenta cuando nos encontramos ante sociedades cada vez más atomizadas en cuanto a sensibilidades e identidades”, afirma el politólogo Stephan Zhao, quien subraya que ese fenómeno puede producirse precisamente “cuando la oferta política no consigue capturar esas nuevas sensibilidades”.

Por su parte, Fernández cree que hay un poco de todo. “Ahora también se trata de la secuencia de un hartazgo”, afirma. Es, a su criterio, algo que podría denominarse como “efecto Chiquilicuatre”.

De los 542 partidos creados en 2019, la mayoría ha cerrado el año sin pena ni gloria. Algunos desaparecerán y otros ni siquiera habrán aparecido en la vida real. Algo de eso podría ocurrir con el fantasmagórico Partido Nacional Bolchevique, registrado en septiembre pasado en un sótano de Bilbao. Su nombre oficial aparece en inglés y castellano y su página web, de momento, no funciona.

5.272 partidos

En el registro de formaciones políticas se notifican las inscripciones, pero no las desapariciones. De esta manera, oficialmente hablando existen 5.272 partidos. El primero en registrarse, allá por octubre de 1976, fue la ultraderechista Falange Española de las JONS. Aquel año vieron la luz, en total, 11 partidos. En 1977 nacieron otros 107. El siguiente boom fue en 1989, cuando se registraron 181, y en 1995, con 221 partidos nuevos.

Muchos de aquellos partidos están hoy inactivos. Otros, nacidos ya en el siglo XXI, forman parte del Congreso, como Podemos, Ciudadanos o Vox. En 2019 nació otro de los partidos que ahora tiene presencia en el hemiciclo: Más País, de Iñigo Errejón.

También se inscribió durante el año pasado la formación “Barcelona Pel Canvi” del ex primer ministro francés Manuel Valls –ahora con presencia en el ayuntamiento de la capital de Catalunya–, o la Crida Nacional Per la República de Carles Puigdemont.

Más noticias de Política y Sociedad