Público
Público

Borrell firmó el contrato millonario de Benjumea y su asesoramiento en Abengoa: “el talento hay que pagarlo”

El exministro no asistió al Consejo el día en que se aprobaron las indemnizaciones de 16 millones de euros al presidente de la empresa sevillana y a su consejero delegado, porque estaba en Barcelona presentado su libro contra el independentismo

Publicidad
Media: 2.86
Votos: 7

Josep Borrell, exministro socialista y expresidente del Parlamento Europeo, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE/Fernando Alvarado

MADRID.- La puerta giratoria de Josep Borrell da vueltas en la Audiencia Nacional. El exministro socialista y expresidente del Parlamento Europeo ha reconocido en la Audiencia Nacional que firmó en nombre de Abengoa los contratos con finiquitos millonarios a favor de su presidente, Felipe Benjumea, y del consejero delegado, Manuel Sánchez Ortega, pero que él no asistió al Consejo que aprobó pagarles 16 millones de euros, escasas semanas antes de que la empresa solicitara preconcurso de acreedores.

La indemnización millonaria a favor de Benjumea y Sánchez Ortega fue aprobada el 23 de septiembre de 2015 por el Consejo de Administración de Abengoa y la firma de Borrell consta en el acta de aquella sesión que aprobó el pago.

Horas después, la empresa sevillana firmó un contrato de financiación por valor de 165 millones de euros con los bancos y transfirió en metálico el finiquito millonario en favor de sus dos exdirectivos. El preconcurso de acreedores fue solicitado por la compañía energética el 26 de noviembre de 2015.

El expresidente del Parlamento Europeo ha explicado a la juez central de instrucción número 3, Carmen Lamela, que aquel 23 de septiembre de 2015 delegó su voto de aquel Consejo porque se encontraba en Barcelona. En aquellos días estaba inmerso en la presentación de su libro contra el independentismo “Las Cuentas y los Cuentos de Cataluna”.

La Plataforma de Perjudicados de Abengoa, personada como acusación, eleva las indemnizaciones a 16 millones para Felipe Benjumea y de 8 millones para Sánchez Ortega, una vez cotejada la información con la documentación presentada por Abengoa ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Felipe Benjumea ha continuado como asesor externo de Abengoa, que después ha recibido ayudas públicas por valor de 1.000 millones de euros para eludir la quiebra. Y Borrell ha justificado así esta asesoría:  “El talento hay que pagarlo”, mientras insistía en que el talento hay que saber conservarlo.

Borrell ha defendido ante la juez instructora el contrato que firmó a favor de Benjumea y Sánchez Ortega y que contenía la indemnización millonaria. Fue firmado en febrero de 2015 al cambiar la normativa española de consejero y directivos. Es más, si no llega a firmarse, ambos hubieran cobrado más dinero, según ha asegurado 

Los contratos con las indemnizaciones millonarias fueron firmados por Borrell y Benjumea, en el caso del consejero delegado, Sánchez Ortega. Y por Sánchez Ortega y Borrell, en el caso de Benjumea, el presidente.

Al oír estos argumentos, Santiago Seaje, el abogado de la plataforma que agrupa a más de un centenar de inversores afectados y que impulsan la querella en la Audiencia Nacional, ha replicado que Benjumea cobraba 150 veces más que Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. El argumento ha sido considerado improcedente por la juez instructora.

Para Borrell fue "una sorpresa" que Abengoa iniciara el procedimiento de quiebra. Ha explicado en el juzgado que él pensaba que la empresa era solvente y que no fue hasta el mes de julio del año pasado cuando percibió que podría haber problemas financieros, al recibir una llamada de Benjumea que le comunicaba que había que aprobar una ampliación de capital de 650 millones.

"Usted a mi no me da instrucciones"

Josep Borrell ha salido de la Audiencia Nacional y se ha negado a explicar a los periodistas el contenido de su declaración: "He venido aquí en calidad de testigo a contestar las preguntas del juez, del fiscal y de la acusación, como todos los miembros del Consejo de Administración, y no he venido a dar una rueda de prensa...Lo que tenía que decir se lo he dicho a la juez y confío en la Justicia. Es todo lo que tengo que decirles".

"Mire a la cámara, por favor", ha pedido al exministro uno de los periodistas que se encontraban en el exterior de la Audiencia Nacional.

"Usted a mi no me da instrucciones", ha respondido en tono tajante el expresidente del Parlamento Europeo, mientras sonreía a la periodista.

El fiscal José Perals pidió la declaración de los 12 miembros del Consejo de Administración después de que el nuevo presidente de Abengoa, Antonio Fornielles, explicara que la multinacional pagó a su antecesor 4,48 millones en concepto de indemnización por cese anticipado y pacto de no competencia postcontractual y otros 7 millones por bonificación por permanencia que tenía reconocida en su contrato con la sociedad. Además, se le pagaron casi 4 millones adicionales detectados en las cuentas que la empresa comunicó a la CNMV, según los afectados.

El Ministerio Público considera que Abengoa decidió el 23 de septiembre de 2015 "aparentar la marcha" de Benjumea de la sociedad, quedándose bajo la denominación de "asesor" del Consejo y cobrando un sueldo "idéntico" al que venía recibiendo como consejero.

Benjumea recibió el pago pese a ser consciente de la "mala situación" de la sociedad, que en noviembre de 2015 pidió el preconcurso de acreedores. Los mismos miembros del Consejo de Administración acordaron el 15 de junio de 2015 las condiciones económicas y el cese de Sánchez Ortega.

Más noticias en Política y Sociedad