Público
Público

Buque Gibraltar El Gobierno dice a Reino Unido que las aguas donde Gibraltar interceptó a un buque son españolas y no descarta una protesta

Un portavoz de Exteriores asegura que España estaba informada de la operación, que inicialmente ésta se iba a producir en el puerto -las aguas del puerto son las únicas que España reconoce a Gibraltar- y que, aunque al final no ha sido así, España ha decidido no interferir porque se trataba de cumplir con el régimen de sanciones de la UE.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El superpetrolero Grace 1, este jueves. EFE/ A.Carrasco Ragel

El Gobierno español ha pedido este jueves a Reino Unido más información sobre la operación, en aguas cercanas a Gibraltar, contra un petrolero que se dirigía a Siria y ha aprovechado para reiterar la posición española de que son aguas de soberanía española, "que no ha variado en absoluto", según un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores consultado por Europa Press.

No obstante, Exteriores no ha presentado por el momento ninguna queja formal a Reino Unido, aunque es una posibilidad que no se descarta. El portavoz ha explicado que España estaba informada de la operación, que inicialmente ésta se iba a producir en el puerto -las aguas del puerto son las únicas que España reconoce a Gibraltar- y que, aunque al final no ha sido así, España ha decidido no interferir porque se trataba de cumplir con el régimen de sanciones de la UE.

La disputa sobre las aguas ocasiona incidentes frecuentes en la zona. "El Reino Unido no tiene duda sobre su soberanía sobre aguas territoriales británicas de Gibraltar. Se extienden hasta tres millas náuticas desde Gibraltar, y el barco fue abordado dentro de esta zona", ha señalado, por su parte, una portavoz de la Embajada británica.

Este jueves por la mañana, el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, ha señalado que su Departamento estaba estudiando la operación para ver en qué medida afectaba a la soberanía española y ha apuntado que el origen era una petición de Estados Unidos a Reino Unido. No obstante, también ha señalado que el Gobierno español estaba informado de la operación y ha detallado que había patrulleras de la Guardia Civil "securizando las aguas".

Reino Unido ha señalado que "ha sido una operación dirigida por Gibraltar", y que la decisión de llevarla a cabo fue tomada por el ministro principal, Fabian Picardo, por razones que él mismo ha explicado: una supuesta violación de las sanciones de la Unión Europea.

Por su parte, el portavoz de Exteriores ha puntualizado que, antes de la operación, Reino Unido ha mantenido "consultas" con España por "los canales oportunos" y ha informado de que tenía "fundadas sospechas" de que el buque Grace I, que tenía previsto detenerse en Gibraltar, transportaba una carga de crudo con destino final Siria. La previsión, según esta fuente, era una intervención "británica" para embargarlo en el puerto de Gibraltar. Las aguas del puerto son las únicas que España reconoce al Peñón, con el argumento de que en el Tratado de Utrecht no se cedieron aguas a Reino Unido.

Sin embargo, el portavoz ha explicado que el buque no pudo entrar en el puerto y por eso la intervención se llevó a cabo en aguas que rodean Gibraltar, "que son de soberanía española", pero España no ha querido interferir porque se trataba de cumplir con el régimen de sanciones europeo y una patrullera de la Guardia Civil ha hecho "el oportuno seguimiento de la operación". "Es deber de los Estados miembros colaborar y asegurarse de que las sanciones son efectivamente aplicadas", ha recalcado.

Más noticias en Política y Sociedad