Público
Público

Callejero Madrid Almeida presume de que le llamen "Martínez el derribos" mientras los operarios retiraban las placas de republicanos en la Almudena

La posición del Ayuntamiento, en base a las premisas del extinto Comisionado de Memoria Histórica, es que hay que "honrar a todas las victimas del periodo bélico para evitar nuevos agravios". Sin embargo, en la placa se rememora a los fusilados entre 1939 y 1945 de la dictadura franquista, cuando ya la guerra ya había acabado y no existía 'otro bando'.

José Luis Martínez Almeida, con el bastón de mando tras ser elegido alcalde de Madrid. AYUNTAMIENTO DE MADRID

marta monforte

El Gobierno municipal, encabezado por José Luis Martínez-Almeida, paralizó el expediente del Memorial del cementerio de la Almudena destinado a los republicanos fusilados entre 1939 y 1944 puesto en marcha por el anterior equipo de Gobierno para "dar cumplimiento a las recomendaciones del Comisionado", esto es, según aseguraron desde el Consistorio, un Memorial sin nombres propios. Para Almeida, el Memorial de la Almudena tiene que ser un acto "de encuentro" y no "sectario y de revancha".

En el momento en que los operarios retiraban las placas —sobre las 14:10 horas del lunes 25 de noviembre, según ha podido saber Público—el alcalde de Madrid acudía a una comida organizada por el club Siglo XXI. Preguntado específicamente sobre la posición del actual consistorio sobre el callejero, Almeida señaló: "A mí la gente de Carmena me llama 'Martínez el derribos', así que supongo que están pensando que sí estamos revirtiendo sus decisiones". El conservador destacó que no había que "destruir todo ni que cambiar todo" lo que había hecho el anterior equipo de Gobierno pero alegó que no habían tenido "ningún problema en revertir aquellas decisiones perjudiciales".

"Tenemos que recordar que en la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, que algunos les gustará más o a otros menos, es una ley que está en vigor. En estos momentos, mientras no se derogue, habrá que aplicarla. En la interpretación en la ley al cambio de las calles, está pendiente de sentencia en el Tribunal de Justicia, creo razonable esperar a lo que diga el TSJ". El 'popular' diferenció, no obstante sobre "las calles que están bien cambiadas en esa desafortunadísima ley" y otras "que deberíamos poder cambiar" porque no se cumple con la legalidad.

A juicio del consistorio, el memorial debe estar dedicado "a las personas que perdieron la vida de forma violenta" y no a las 2.934 personas republicanas que fueron ejecutadas en la capital entre 1939 y 1944. La posición del Ayuntamiento, en base a las premisas del extinto Comisionado de Memoria Histórica, es que hay que "honrar a todas las victimas del periodo bélico para evitar nuevos agravios". Sin embargo, en la placa se rememora a los fusilados entre 1939 y 1945 de la dictadura franquista, cuando ya la guerra ya había acabado y no existía 'otro bando'.

El PP, contra la Ley de Memoria Histórica

La ley de Memoria Histórica, aprobada en el año 2007 bajo el mandato del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, pretende recuperar y honrar "a todos aquellos que sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil y del régimen dictatorial por motivos políticos, ideológicos o de creencias religiosas". A quienes "perdieron su vida o su libertad y a los que lucharon por la defensa de los valores democráticos": Cuerpo de Carabineros, brigadistas internacionales, combatientes guerrilleros y la Unión Militar Democrática. Además, la ley hace una condena expresa del franquismo.

Pablo Casado llegó a la presidencia del PP prometiendo que derogaría la Ley de Memoria Histórica para sustituirla por una Ley de Concordia. Los conservadores señalan que su propuesta incluirá a "todas las víctimas" para que nunca más vuelva "el odio y la violencia entre españoles". En la anterior legislatura no presentaron ningún texto en la Cámara Baja sobre esta nueva ley, a pesar de haber incidido mucho en ella con el fichaje de Adolfo Suárez Illana. Preguntados por este medio, aseguran que está ya redactada y que esperarán a que la nueva legislatura se ponga en marcha para presentarlo y debatirlo.