Público
Público

Cambio en Andalucía Moreno y Marín instan a sus consejeros a darle "prestigio" a la política, mientras Vox exige que denuncien ya a 52.000 extranjeros

El partido de ultraderecha le recuerda al bipartito andaluz que gobiernan gracias a ellos y exige al presidente que empiece a aplicar de manera inmediata las medidas pactadas

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, y el presidente, Juanma Moreno, ayer en San Telmo. EFE

No robarás es el séptimo mandamiento, como bien saben los católicos. Ese fue el mensaje subliminal del breve discurso que el nuevo presidente de la Junta de Andalucía, el conservador Juanma Moreno (PP), lanzó a sus consejeros el día en que tomaron posesión, un día feliz para el PP y un día feliz para Ciudadanos. El Palacio de San Telmo cambió de color por primera vez en 36 años y del rojo se pasó al azul y al naranja.

“En estos momentos en que la política está infravalorada, hay que agradecer la vocación de servicio público de los consejeros. [Debemos] prestigiar la vida pública, devolverle la ilusión y la esperanza, la credibilidad a todos los andaluces. Estoy convencido de que ninguno me váis a defraudar”, dijo el presidente.

Su vicepresidente, el liberal Juan Marín (Ciudadanos), el socio imprescindible, con quien comparte casi al 50% las competencias del Ejecutivo, el que gestiona el mayor presupuesto de todo el país, después del de la Administración del Estado, también incidió en este aspecto, el de la ejemplaridad y la regeneración democrática. Tanto uno como otro saben que el futuro y la durabilidad del nuevo Gobierno depende, entre otras cosas, de que todos los que forman parte del mismo, desde el escalafón más bajo hasta el más alto, cumplan con el séptimo mandamiento hasta sus últimas consecuencias.

"Es fundamental que se devuelva la confianza de la clase política a todos los ciudadanos si queremos que el cambio se produzca en la sociedad andaluza, porque hasta ahora han sido muchos los casos que han hecho que esa falta de confianza se acrecentara cada día más. Ese es el "gran reto" que tiene por delante este Gobierno, que "viene para regenerar la vida pública”, dijo Marín, en declaraciones a los periodistas, según recoge Europa Press.

Vox les recuerda que son tres

Pero en paralelo, mientras la felicidad conservadora y liberal inundaba el palacio de San Telmo, un comunicado de Vox venía a recordar al Gobierno bipartito que su matrimonio es en realidad un trío. El partido de ultraderecha le recordaba a Moreno y a Marín que ellos son una "pieza clave" del "cambio político”. Traducido: que ese Gobierno que hoy tomaba posesión solo se ha podido hacer con sus votos.

“Para que fuera posible la elección de ese Gobierno, Vox acordó con el PP un paquete de 37 medidas que ha llegado el momento de aplicar", se lee en el comunicado. El partido ultra considera "una de las medidas más urgentes" la contenida en el punto 28 del pacto, en el que ambos partidos firmaron "apoyar material, humana y documentalmente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que tienen encomendada la protección de las fronteras, garantizando una inmigración ordenada, legal, respetuosa con nuestra cultura occidental, vinculada siempre al mercado laboral".

Así, Vox exige al Gobierno a que "colabore en la repatriación de 52.000 inmigrantes ilegales”. "El PP, partido que gobierna ya en Andalucía, se comprometió con Vox a colaborar documentalmente con la Policía para aplicar las leyes vigentes en materia migratoria, una colaboración que hasta ahora había obviado el PSOE”, afirma el partido xenófobo.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (c), posa ante el Palacio de San Telmo en Sevilla con los once consejeros del nuevo Gobierno andaluz de coalición PP y Ciudadanos tras el acto de toma de posesión, en un acto institucional en la sede de la presidencia de la Junta, un día después de que hacerse público sus nombramientos. EFE/Julio Muñoz

“Los sindicatos policiales llevan años exigiendo la documentación que obra en poder de la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía con la que se puede identificar a 52.000 inmigrantes ilegales", y, de hecho, "la Confederación Española de Policía (CEP) y la Unión Federal de Policía (UFP)" han reiterado que "existe un archivo con la copia de los pasaportes que los inmigrantes ilegales mencionados habrían entregado para optar a la tarjeta sanitaria”, afirma Vox.

"Pese a las repetidas solicitudes de los representantes policiales exigiendo la entrega de una documentación fundamental para la identificación de los inmigrantes que permanecen ilegalmente en España, la Junta de Andalucía jamás ha colaborado con la aplicación de la legalidad", dice Vox. El partido ultra "exige que el nuevo Gobierno cumpla con su compromiso alcanzado con este partido y haga entrega inmediata de las copias de los 52.000 pasaportes para que se proceda, por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al inicio de los expedientes de expulsión, como recoge la legalidad vigente".

Más noticias en Política y Sociedad