Público
Público

Cambio en Andalucía PSOE y Adelante Andalucía votarán no a una investidura de Moreno, pero siguen distanciados

Ambos partidos se lanzan guiños y ofertas de acuerdo frente a la extrema derecha, pero predomina la desconfianza

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Los líderes de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, y Antonio Maíllo, en el Parlamento de Andalucía durante la sesión constitutiva de la XI legislatura. EFE/Raúl Caro

Al final de esta semana, la presidenta del Parlamento de Andalucía, Marta Bosquet (Ciudadanos), llamará a todos los partidos a consultas para conocer su posición al respecto de la investidura. Si las derechas y la ultraderecha consuman su pacto, la izquierda no tiene nada que hacer. 59 síes (PP, Ciudadanos y Vox) frente a 50 (PSOE y Adelante Andalucía). Juanma Moreno será presidente. Pero si la triple alianza fracasa en sus negociaciones por incompatibilidad con Vox o por otras razones, PSOE y Adelante Andalucía podrían explorar algún tipo de acercamiento porque suman tres diputados más que PP y Ciudadanos. La presidencia de la Junta se elige en primera votación por mayoría absoluta y en las siguientes se necesitan más síes que noes. Por tanto, cualquier acuerdo entre ambas fuerzas requeriría de la abstención de un tercero para salir adelante, por lo que siempre será una posibilidad muy remota.

Sin embargo, en términos estrictamente políticos, un acuerdo de PSOE y Adelante Andalucía con un compromiso claro de defensa de la autonomía andaluza, frente a la precariedad laboral y el desmantelamiento de servicios públicos que emerge del acuerdo firmado entre PP y Ciudadanos -el pacto de la navidad- y a favor de los derechos civiles, tendría cierto valor, en un momento en que la extrema derecha intenta imponer su agenda, su discurso y viene a reventar consensos y conquistas que ha costado ímprobos esfuerzos lograrlos. Y dejaría bien claro que PP y Ciudadanos necesitan de Vox para cualquier cosa en esta legislatura. Así, ambos partidos se lanzan guiños y ofertas de acuerdo frente a la extrema derecha, pero a pesar de los mutuos acercamientos, lo que predomina es la desconfianza entre ambos.

Las discrepancias entre ambos partidos arrancan en los tiempos

Las discrepancias entre ambos partidos arrancan en los tiempos. Mientras el PSOE quiere que Adelante Andalucía le dé el apoyo a una investidura de Susana Díaz antes de que se presente la de Moreno, Adelante Andalucía ofrece, sin embargo, una salida para el caso de que fracase la triple alianza de las derechas con la ultraderecha. Así, el portavoz del PSOE de Andalucía, Mario Jiménez, dijo en rueda de prensa en Sevilla: “Me sorprende muchísimo que la primera opción para Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, para Andalucía, sea un tripartito de ultraderecha y que solo si el monstruo no nos devora y no devora la autonomía andaluza, entonces ya apareceremos para plantear no se sabe muy bien, qué opción o sobre qué principios”. Y Teresa Rodríguez manifestó en rueda de prensa en Jerez: “Estaríamos dispuestos a un candidato alternativo al del tripartito si el tripartito no llega a un consenso. [Porque] cualquier candidato que presentemos recibirá 59 votos en contra. Es necesaria la ruptura de ese tripartito de derechas”. “Si salen las cuentas, estamos dispuestos a explorar una alternativa”, remachó Rodríguez.

Aunque en el PSOE recibieron la oferta de Adelante Andalucía con escepticismo y la rechazaron de inmediato al entender que era un ataque directo a Susana Díaz, la realidad es que pretendía ser lo contrario, según fuentes de Adelante Andalucía. Un comienzo “honesto”, en palabras de Maíllo, que no ha sido fácil de lanzar para la coalición andalucista y de izquierdas. De lo que se trataba era de empezar a hablar. Pero al PSOE no le gustó que se ponga en cuestión el liderazgo de Díaz. "Le pedimos una reflexión a la izquierda de este Parlamento para que sume sus votos a la respuesta democrática que puede parar a la derecha ahora, sin subterfugios y sin filibusterismos, apostando claramente por nuestro Estatuto de Autonomía", dijo Jiménez.

“Pedimos al PSOE que tenga altura de miras. Sabemos que Susana Díaz no tiene consenso. Pero no vetamos a nadie. Lo que queremos es sentarnos, no para salvar a nadie, sino para salvar a Andalucía de la extrema derecha. Lamentamos que el PSOE lo haya rechazado tan rápidamente sin ni siquiera abordar las propuestas programáticas”, dijeron Rodríguez y Maíllo. Estas iniciativas -entre las que está subir las pensiones contributivas hasta el IPREM- de Adelante Andalucía se pueden consultar aquí y aquí.

El peligro de Vox y Ciudadanos

Tanto el PSOE como Adelante Andalucía tienen claro lo que implica Vox. Jiménez dijo: “Es la agresión más fuerte a la democracia en España y a nuestro Estatuto de Autonomía. Jamás nadie había cruzado todas las líneas rojas de ruptura de la convivencia y de desprecio de los valores constitucionales”. Y Maíllo dijo, con un punto de indignación: “La gente aquí, en Andalucía, no es racista, homófoba y excluyente. No es verdad. Son la quinta fuerza. Y están arrastrando a Pablo Casado y a Albert Rivera. Si no se rompe [esa alianza], son 59. Y puede salir Moreno. El escenario es que se rompa el pacto de las derechas”.

Rodríguez alertó de que la aparición de Vox está dejando en un segundo plano el peligro del pacto de la Navidad entre PP y Cs

Rodríguez alertó de que la aparición de Vox está dejando en un segundo plano el pacto de la navidad entre Ciudadanos y PP, contra el que alertó: “Que los fuegos artificiales de Vox no nos hagan ver el peligro del acuerdo”. “Quieren -abundó Rodríguez- ampliar la concertada en detrimento de la pública, y prevén un agujero fiscal para los ricos, nunca pensando en la clase trabajadora. La bajada lineal del IRPF, eso va a dar lugar a recortes sociales, que vamos a tener que asumir la mayoría de Andalucía”. “Hay que evitar que el populismo tributario se cargue la educación y la sanidad”. “Los peligros reales de la ciudadanía son la precariedad laboral. Por eso queremos blindar los servicios públicos, incrementar sus plantillas”.

Los dirigentes de Adelante Andalucía también alertaron contra el lobo con piel de cordero que es Ciudadanos en su opinión. “Ojo, que Susana Díaz haya decidido gobernar con Ciudadanos [la pasada legislatura] no implica que estén a la izquierda del PP. Contra la Ley de memoria, fue más reactivo Ciudadanos; lo mismo en la ley contra la Lgtbifobia. Fue Ciudadanos, no el PP. Al respecto de la autonomía andaluza, tienen un discurso más centralista que el PP. No entiendo esa lógica de que Susana Díaz les haya colocado en el centro. En política fiscal y laboral se sitúan a favor del mercado más allá que el PP. No vemos datos objetivos que indiquen eso. Puede haber un tono moderado”, dijo Rodríguez.

Jiménez también arremetió contra PP y Ciudadanos: “Si tuvieran el más mínimo signo de responsabilidad y de honestidad democrática y de altura de miras, se tendrían que haber levantado de la mesa inmediatamente: lo que hizo en el día de ayer Vox fue incapacitar, inhabilitar y hacer inviable el pacto de las derechas". Ciudadanos es tan cómplice de la situación como el PP y se ha dedicado a abrir las puertas al franquismo político”, remachó Jiménez.

Más noticias en Política y Sociedad