Público
Público

Campaña contra el consumo excesivo de carne La 'guerra del chuletón' abre una brecha inesperada en el Gobierno

La campaña de Alberto Garzón contra el consumo de carne indigna a Pedro Sánchez y al PSOE. Page cuestiona su cargo: "Si no tiene nada que hacer, que no invente políticas para crear problemas a la gente". Garzón defiende que su deber es proteger la salud de la ciudadanía y achaca el enfado de los socialistas a que su campaña "toca fibras económicas".

El coordinador de Izquierda Unida, Alberto Garzón (d), saluda al candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez (i), tras su intervención ante el pleno del Congreso de los Diputados en la primera jornada de la sesión de investidura de Pedro Sánche
Imagen de archivo de Pedro Sánchez y Alberto Garzón durante la investidura del líder socialista en el Congreso. EFE/Juan Carlos Hidalgo.

Pocas veces Sánchez y el PSOE han visualizado con tanta claridad la indignación contra un ministro de Unidas Podemos como la expresada este jueves por la parte socialista del Gobierno y destacados dirigentes territoriales de este partido con la campaña impulsada por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, contra el consumo excesivo de carne.

El PSOE rechaza el mensaje, consideran la iniciativa "fuera de lugar" en palabras del ministro de Agricultura, Luis Planas, pero, sobre todo, rechaza abrir de esta forma este tipo de debates sin medir sus consecuencias. Y el propio presidente del Gobierno, consciente de ello, desautorizó abiertamente a su ministro asegurando: "Donde me pongan un chuletón al punto… eso es imbatible".

Planas, que pocas veces suele salirse de su tono moderado, fue contundente a la hora de contestar a su compañero de Gabinete. Consideró la campaña contra el consumo de carne tan errónea como asegurar que el azúcar mata, que también impulsó Garzón. Y añadió: "El sector ganadero está siendo objeto de críticas profundamente injustas y merece un respeto". Planas, además, aseguró que no tenía conocimiento de la campaña y dijo que los políticos no deben crear problemas, "sino dar seguridad al conjunto de los ciudadanos diciendo la verdad".

Más duro si cabe fue el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien censuró que el mensaje de Garzón implica un grave riesgo para miles de puestos de trabajo en su región.

Pero, sobre todo, el presidente castellano-manchego censuró el papel del propio ministro: "Tenemos un ministro que se está inventado su cargo todos los días. Pero si no tiene nada que hacer, que no se inventen la política para crear problemas a la gente", afirmó.

Y también el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, censuró la campaña. "Invito al ministro de Consumo a venir a Extremadura la próxima semana. Visitaremos una dehesa. Y sobre el terreno igual es más fácil que nos entienda", dijo.

Planas asegura que Garzón no le informó de la campaña que iba a poner en marcha

Fuentes consultadas del Ejecutivo dicen no entender este tipo de actuaciones que, además, consideran que se vuelven mayoritariamente contra el Gobierno en general y, sobre todo, reprochan la actuación unilateral de Alberto Garzón. "No sabíamos nada de esta ocurrencia", aseguran fuentes del Gobierno, que no ocultan el gran malestar que hay en la Presidencia del Gobierno con el ministro.

Garzón recuerda el compromiso con la transición ecológica

El ministro de Consumo, Alberto Garzón fue testigo de la contestación sobre "el chuletón" que ofreció el presidente del Gobierno desde Lituania, ya que en ese momento se encontraba en el programa Al Rojo Vivo, en el que le estaban haciendo una entrevista en directo. El líder de Izquierda Unida entró al marco de Sánchez y bromeó con que a él, más que al punto, el chuletón le gusta "poco hecho".

Sin embargo, más allá de las bromas, el ministro no quiso dejar pasar la oportunidad para defender su postura en este asunto y para responder a las críticas que está recibiendo a raíz de la campaña. Garzón aclaró, como ya hizo en una entrevista en Público difundida este jueves, que en ningún momento se había dicho desde su departamento que no había que consumir carne, sino que había que reducir su consumo excesivo apostando por dietas equilibradas y saludables, como la mediterránea.

"Eso no significa no consumir carne, sino consumirla de acuerdo a las indicaciones sanitarias; también, desde luego, que sea controlable el origen y sea un origen de ganadería extensiva, que es la que protege el territorio, es la que protege el planeta y es la que protege los puestos de trabajo", aseguró el titular de Consumo.

Garzón: Hablar de la ganadería intensiva "toca fibras económicas y tiene reacciones, pero estamos aquí para enfrentarlas"

A su juicio, advertir sobre los peligros del consumo excesivo de carne y apostar abiertamente por la ganadería extensiva y sostenible "toca fibras económicas y tiene reacciones, pero nosotros estamos aquí para enfrentarlas", avanzó. Garzón comparó este debate con el que se tuvo hace años con el tabaco: "Creo que es un debate necesario y dentro de cinco o diez años miraremos hacia estos días y hacia este debate y nos parecerá probablemente como nos parece hoy el debate del tabaco y aquella gran polémica en su momento".

En algunos foros de Unidas Podemos se comentó que resultaba un tanto "sospechosa" la actitud dura del PSOE con Garzón y su "oleada de indignación" cuando se está a las puertas de que Sánchez lleve a cabo una crisis de Gobierno y remodele su gabinete, aunque se insiste en que cualquier modificación que afecte a los ministros del espacio confederal será dialogada entre ambos socios de la coalición.

Aunque el ministro de Consumo pidió "no generar un ruido adicional a lo que ya existe", se mantuvo firme en sus posiciones y avanzó que esa "línea de trabajo" (la de advertir sobre los peligros del consumo excesivo de carne para la salud) "no la vamos a abandonar en ningún momento; yo no la voy a abandonar en lo personal, pero creo que el Gobierno tampoco lo va a hacer porque es un Gobierno comprometido con la Transición Ecológica".

Desde Izquierda Unida recuerdan que la reducción del consumo excesivo de carne no es una posición "que Alberto Garzón se haya sacado de la manga", sino que forma parte de las recomendaciones de organismos como la Organización Mundial de la Salud e, incluso, es una directriz de la estrategia España 2050 (el informe más ambicioso encargado por Sánchez hasta la fecha para que el país se sitúe entre los estados más avanzados de Europa en 30 años).

Más noticias