Público
Público

Campaña electoral 2019 Casado sube el tono de final de precampaña y resucita a ETA para criticar a Pedro Sánchez 

Las "manos blancas" ha sido el argumento esgrimido por el líder del PP para cargar contra el socialista, al que ha acusado de "implorar los votos de los terroristas" y preferir "manos manchadas de sangre a manos pintadas de blanco".

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la presidenta del Congreso, Ana Pastor,c., y el presidente del PP, Pablo Casado. - EFE

La banda terrorista ETA anunció hace prácticamente un año su disolución definitiva, casi seis años y medio después de su renuncia a la violencia pero, el PP ha mostrado reticencias -tanto en el Congreso como en plena precampaña- dejar de apelar al fantasma de la banda terrorista para atacar al Gobierno. Un argumento que ya utilizaba el actual líder del PP, Pablo Casado, antes de erigirse como vencedor en el Congreso Extraordinario del partido en el mes de julio.

 "A mí no me gustan las manos de [Pedro] Sánchez. A mí me gustan las manos blancas de las víctimas del terrorismo"; "A mí me gustan las manos blancas que dicen que no puede haber concesiones a los asesinos etarras; a mí me gustan las manos blancas de la sociedad que empezó a latir cuando el corazón del Miguel Ángel dejó de hacerlo" escribía el entonces candidato a la sucesión en Twitter.

Las "manos blancas" ha vuelto a ser el argumento esgrimido por Casado -en referencia a las manifestaciones masivas que se sucedieron en toda España tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco en 1997 perpetrado por ETA- para cargar con dureza contra el presidente del Gobierno, al que ha acusado de "liquidar la nación", "implorar los votos de los terroristas" y preferir "manos manchadas de sangre a manos pintadas de blanco".

Casado: "En 40 años de historia criminal de ETA sus amigos de Bildu nunca habían conseguido tanto"

El 'popular' acusa a Sánchez -en cada ocasión que se le presenta- de "rendirse" ante los independentistas catalanes y ahora hace lo propio con EH Bildu, después de que el partido de Arnaldo Otegi apoyara los decretos del Gobierno durante la diputación permanente del Congreso el pasado miércoles. Desde entonces, el conservador ha acusado a los socialistas de "no poder mirar a las víctimas a la cara" y ha tildado a Sánchez de "indigno" por "pactar con los proetarras". "En 40 años de historia criminal de ETA sus amigos de Bildu nunca habían conseguido tanto", dijo recientemente.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Luís Ábalos, considera que las declaraciones de Casado son "una fase de delirio e inconsciencia" que "lo inhabilita para presidir España". A su juicio, "no se puede hablar así" y va "un paso más allá que solamente se puede explicar desde la más absoluta desesperación".  "Uno no debería jugar con esas cosas", ha zanjado el socialista.

El líder de EH Bildu ha asegurado que "no existe ninguna vía de comunicación oficial con el Gobierno de Pedro Sánchez" y que "jamás" había escuchado su nombre tantas veces en en las televisiones españolas. "Hay un interés por parte del bloque reaccionario en convertirme en el enemigo público número uno·, lo que "quiere decir que EH Bildu es el enemigo a batir", defendía Otegi este lunes.

"ETA ya no es una preocupación de la ciudadanía"

Amparo López Meri, doctora en periodismo especializada en comunicación política y profesora en la Universitat Jaume I de Castelló (UJI), considera que "sacar el debate de ETA es resucitar un fantasma gratuitamente" porque "no es una preocupación de la ciudadanía en la actualidad". Para la experta, atacar utilizando a la banda terrorista es "una señal de debilidad". "Creo que el PP se ve mal y está intentando desacreditar la imagen de sus adversarios como puede. Evidentemente, atacan al PSOE porque es el rival más directo, porque es la fuerza de izquierdas que con más proyección de voto según recogen las encuestas", alega.

Meri cree que si el PP ha de recurrir al tema de ETA para luchar dialécticamente con sus rivales políticos y no tiene otros argumentos "es porque en el partido se sienten débiles e inseguros, e intentan hacer daño de alguna forma y no tienen otra manera de hacerlo". "Sacar al debate estas cuestiones me parece que es empobrecerlo cuando se deberían abordar temas importantes como es el programa electoral y es un intento, a su vez, de crispar el ambiente".

Por otra parte -defiende- es también "radicalizarse como derecha". "Como el PP quiere ganarle terreno a Vox trata de sentar cátedra en las que son sus defensas tradicionales". La profesora recuerda que los conservadores se han cerrado al diálogo y a la negociación con la banda terrorista. "Eso antes les hacía ganar votos, puede que ahora también lo haga, pero es una forma de volver al PP de antes, cuando era más derecha que centro derecha". 

Para el consultor electoral Enrique Cocero, los partidos independentistas suponen un "conjunto complementario", lo que define como "todo aquella gente con la que, en principio, nadie quiere pactar". Cocero considera que "Bildu marca si estás aquí o al otro lado, al igual que el independentismo catalán; aunque, a su juicio, el partido vasco "marca de una forma mucho más abrupta con quién vas a contar y con quién no".

El asesor asegura tanto los partidos independentistas catalanes como Bildu son partidos legítimos y alega que los 'populares' se sirven de que Bildu no ha condenado e incluso justificado a la banda terrorista para lanzar un mensaje. "El poder que transmite esa imagen es aprovechado por Pablo Casado para atacar a Sánchez, lo cual es, incluso, esperable" por parte del conservador, zanja.

Más noticias en Política y Sociedad