Público
Público

Campo culpa a Lesmes y reconoce que el Gobierno vetó al rey por la sentencia de Torra y el 1-O

El ministro de Justicia sostiene que intentó cambiar la fecha de la entrega de despachos a los nuevos jueces. Culpa a Casado de la ruptura de las negociaciones para renovar el CGPJ, un órgano que "está en descomposición" dada su interinidad.

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, acompañado por el ministro de Justicia del Gobierno, Juan Carlos Campo, durante el acto de entrega de despachos a la nueva promoción de jueces, en la Escuel
El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, acompañado por el ministro de Justicia del Gobierno, Juan Carlos Campo, durante el acto de entrega de despachos a la nueva promoción de jueces, en la Escuela Judicial en Barcelona. EFE/Andreu Dalmau/POOL

j. p.

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha situado en Carlos Lesmes, presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la responsabilidad sobre la "tensión" y que existe entre el Gobierno y el órgano constitucional después de que el pasado viernes Felipe VI no acudiera a Barcelona al acto de entrega de despachos de los nuevos jueces en contra de lo previsto.

Campo ha admitido en una entrevista en RNE que el Gobierno vetó la presencia del rey en dicha ceremonia y que el problema no era de seguridad del jefe del Estado sino de "convivencia" y que Lesmes se negó a aplazar la fecha.

El ministro ha descartado toda tensión con la casa real, a la que ha exculpado de cualquier responsabilidad, y ha situado la tensión en Carlos Lesmes, con el que mantiene una mala relación. "No hay ningún frentismo con la Casa Real, en absoluto", ha destacado.

"Hay actuaciones sobre las que uno puede poner el acento donde quiera”, ha destacado Campo en referencia a la llamada que realizó Felipe VI a Carlos Lesmes al término de la ceremonia. Llamada que ha considerado  un "acto imprudente".

El Gobierno intentó cambiar la fecha

Admite Campo que el intento de cambiar la fecha del acto se debió a la "inminencia" de la difusión de la sentencia sobre la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, por negarse a obedecer a la Junta Electoral Central y también por "la cercanía del 1-O", en relación al tercer aniversario del referéndum del 1 de octubre.

Reprocha a Lesmes, entre otras cosas, que no accediera al cambio de fecha. El Gobierno, ha explicado, trató de convencer al presidente del CGPJ de "si se podía hacer unos días después para no generar tensión". Pero éste no quiso.

El ministro ha ahondado en la crítica a Lesmes y al acto del viernes: contó con otras sonadas ausencias que hicieron que el acto fuera "un tanto extraño".

Campo ha recordado lo solemne que suele ser la Justicia en sus actos, pese a lo cual en este había sólo ocho vocales del CGPJ -de los 20 existentes-, faltaron "20 alumnos" y "no fue invitada" la consellera catalana de Justícia.

Las ausencias de los invitados "estaban decididas mucho antes" y "el presidente Lesmes así lo ha hecho".

El ministro reclama "salir de esa tensión porque bastantes problemas hay", aunque "algunas veces interesan esos problemas para disipar otros".

Asume Campo que la gestión del asunto "se podía haber hecho mejor", aunque a veces "da igual lo que expliques y el esfuerzo no ha servido", ha lamentado.

Para el ministro, la responsabilidad de esta polémica no es sólo imputable a Lesmes, sino a un Consejo que tenía que haberse renovado ya (en noviembre se cumplen dos años de interinidad).

El PP tiene en la mano la renovación

Juan Carlos Campo ha culpado al PP, que "tiene en la mano la renovación de los órganos constitucionales" de esta situación. En la entrevista ha explicado que el pacto para la renovación del CGPJ estaba cerrado al "99%" y que sólo faltaba hacerlo público, pero que este partido lo frenó. 

En la entrevista, ha sostenido que el CGPJ tendría que tener una especie de "devaluación de las competencias" cuando esté fuera de plazo como ocurre ahora. Es decir, que el órgano constitucional siga operando con todas sus competencias, como es la renovación de la cúpula judicial. Como alternativa, plantea "una especie de gobierno en funciones".

Respeta la opinión de los ministros sobre el rey

El ministro también ha expresado su respeto sobre la opinión de los ministros de Podemos y de su líder, el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, sobre el rey Felipe VI. Enmarca  sus ataques dentro del "ejercicio libre de la libertad de expresión", aunque ha querido dejar claro que él no coincide con esas opiniones y que normalmente se expresa "de forma distinta".

Más noticias de Política y Sociedad