Público
Público

Los candidatos de Casado De Maroto a Pizarro, pasando por Hernando: el plan del PP para pelear por Madrid

María Dolores de Cospedal se autodescartó este miércoles como candidata a la Alcaldía de la capital. Hay líneas de actuación ya trazadas, pero la dirección de los conservadores reconoce que todo está abierto. El presidente del partido, Pablo Casado, pospone hasta después de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre la designación de candidatos a nivel autonómico y local para la joya de la corona de las elecciones de mayo de 2019.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Pablo Casado (c), el nuevo líder del PP, junto a Teodoro García Egea (i) y Javier Maroto (d). / Europa Press

La dirección del PP lleva grabada a fuego la importancia de hacerse con el control del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid en las elecciones de 2019, pero siete meses antes de los comicios aún lo tiene todo por decidir: no ha seleccionado candidatos, las reuniones sobre el Programa Marco que vertebrará sus propuestas en los distintos territorios apenas comenzaron esta semana, y nada hace pensar que habrá decisiones sobre estas materias antes del 3 de diciembre.

Los dirigentes consultados afirman que el plan de Casado es contar con candidatos conocidos, como Maroto o Pizarro. Como segunda opción suenan los nombres de Almeida o Pizarro

En contra de lo avanzado por este diario, y del discurso de otros dirigentes conservadores cuando están lejos de cámaras y micrófonos, el número dos del partido, Teodoro García Egea, afirmó el lunes que la hoja de ruta ya estaba trazada, y que la convocatoria de elecciones anticipadas en Andalucía, el 2 de diciembre, en absoluto iba a modificar los plazos para la elección de candidatos. El líder del partido, Pablo Casado, enmendó el discurso de su secretario general sólo un día después, el martes, al reconocer que la prioridad absoluta es hoy Andalucía, y que podrán despejar el resto de incógnitas electorales después de estos comicios.

Sobre esta premisa, e incidiendo en que todo está abierto y no hay decisiones tomadas, dirigentes del PP cuestionados por Público explican que Casado apuesta por "innovar", colocando como candidatos en Madrid a destacadas figuras del partido, también conocidas para la opinión pública. Partiendo de que la vía del candidato independiente se antoja muy difícil, los dirigentes consultados destacan los nombres de Javier Maroto, vicesecretario de Organización y muy cercano a Casado -para el Ayuntamiento-, y el de Manuel Pizarro, exdiputado del PP y expresidente de Endesa -para la Comunidad-.

Del primero, y pese a que ya fue alcalde de Vitoria, hay quienes dan por hecho que debería dejar su cargo como número tres del partido si realmente aspirase a arrebatarle la Alcaldía a Manuela Carmena. Sobre el segundo, Casado fue su jefe de gabinete en 2008, recibió su apoyo tras presentarse a las primarias del PP, y durante la campaña llegó a referirse a él como "mi maestro".

De los candidatos estrella a la vieja guardia hay un amplio abanico de nombres: Tejerina, Garrido e incluso Rafael Hernando

Como opción B, en el caso de que así lo recomienden los resultados de los sondeos que hoy está elaborando el PP -como siempre que se avecina una cita con las urnas-, o de que estos candidatables tengan otros planes, las citadas fuentes aventuran que Casado podría contar con perfiles con los que tiene buena sintonía y comparte al 100% posiciones políticas, aunque sean menos conocidos o carismáticos: para el Ayuntamiento se especula desde hace meses con el nombre de José Luis Martínez Almeida, heredero de la portavocía que ostentó Esperanza Aguirre, y con el alcalde de Boadilla del Monte y miembro de la dirección de Casado, Antonio González Terol, que recientemente ha multiplicado sus apariciones en actos del partido en la región.

En cualquier caso, entre los candidatos estrella y la vieja guardia hay todo un abanico de nombres, entre los que recientemente aparecía el del exportavoz del PP en el Congreso, hoy portavoz adjunto y miembro del Comité Ejecutivo Nacional, Rafael Hernando. Diputados consultados por este medio afirman que Hernando estaría más que dispuesto a pelear por el Ayuntamiento, si bien fuentes de la dirección rechazan este escenario.

Uno de los problemas para la dirección del PP es el bajo grado de conocimiento por parte de la opinión pública de la mayoría de candidatables

Por otro lado, después de que María Dolores de Cospedal, exsecretaria general, exministra de Defensa y expresidenta del PP de Castilla-La Mancha, se descartara como candidatable, este miércoles, los nombres incluidos por los conservadores en las encuestas son también los que se repiten en la mayoría de quinielas: Maroto, Pizarro, Almeida, Terol... pero también la exministra de Agricultura y vicesecretaria de Política Sectorial, Isabel García Tejerina, y el propio presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido.

Precisamente, uno de los problemas para la dirección del PP es el bajo grado de conocimiento por parte de la opinión pública de la mayoría de estos candidatables, con la excepción de Maroto -y de Hernando-. La propia Tejerina fue señalada por el barómetro del CIS del pasado mes de enero como la tercera ministra menos conocida del Gabinete de Mariano Rajoy - más de un 60% de los encuestados dijeron no identificarla-, y Garrido es percibido entre algunos de los suyos como un candidato sin carisma. Tomó las riendas de la Comunidad tras la dimisión de Cristina Cifuentes, en abril, y hasta entonces había sido su número dos y buen conocedor de su proyecto para Madrid, pero no convence a la actual dirección, que da prácticamente por seguro su relevo.

Además, Cospedal fue el puntal de Cifuentes durante la polémica por las irregularidades en su máster por la Universidad Rey Juan Carlos -está imputada por este motivo-, y Garrido le devolvió el favor apoyándole en las primarias a la dirección del PP en las que Casado se hizo con la Presidencia. El 20 de julio, en el cierre de campaña, Garrido subió al escenario con Casado y se hizo una foto con el entonces candidato, antes de correr al acto que celebraba, casi de forma paralela, su entonces rival, Soraya Sáenz de Santamaría.

"El alcalde de Madrid es más importante que un ministro"

Para los conservadores revalidar la Comunidad de Madrid es clave, y el Ayuntamiento es la joya de la corona de las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019; la administración municipal con mayor proyección mediática, y un símbolo que al PP aún le cuesta asumir como perdido, tras tres años y medio con Manuela Carmena al frente del Consistorio.

"Es más importante el alcalde de un Madrid que un ministro, salvo si también es vicepresidente", resume habitualmente un dirigente del partido de Casado. Recuperar el Consistorio es más que prioritario para los conservadores, que presumen de sus posibilidades de lograrlo y se refieren al PSOE madrileño como un partido "desdibujado", sin aliento ni hoja de ruta.

Volver a perder esta Alcaldía sería revivir una pesadilla que ni siquiera quieren contemplar, a pesar de la fuerza que las encuestas atribuyen a Carmena. Sí reconocen que su propia "arrogancia" fue determinante para que no lograran arañar más votos en 2015, y hoy aseguran que no tropezarán dos veces con la misma piedra. 

Más noticias en Política y Sociedad