Público
Público

Los candidatos catalanes a las elecciones ponen de manifiesto sus discrepancias en políticas sociales

Debate entre los seis cabeza de lista en la radio y las cadenas de televisión públicas catalanas. La tensión se evidenció cuando se pusieron de manifiesto las discrepancias en cuanto a modelos de política económica y de austeridad.

Instantes previos al debate entre los cabezas de lista en Catalunya

PÚBLICO

BARCELONA.- Arrancó el debate con exposición de posiciones divergentes en torno a uno de los problemas más graves de nuestros días. Seguramente el más grave: la crisis de los refugiados. Los dirigentes que encabezan las candidaturas que se presentan en Catalunya han abordado el tema horas después de que miles de manifestantes exigieran en las calles de Barcelona la apertura de fronteras para ofrecer seguridad a quienes huyen de la guerra y la muerte.

Todos, salvo el candidato del PP, Jorge Fernández Díaz, han reconocido de una u otra manera que hace falta una política más activa por parte del Gobierno español, tal como ha señalado la candidata socialista Meritxell Batet.

Fernández Díaz, ministro de Interior del Ejecutivo en funciones, ha asegurado que España cumplirá con sus compromisos de acogida de 16.000 refugiados, pero ha aludido a la actividad de los yihadistas como un problema relacionado y ha mantenido que se trata de un tema de “solidaridad entre estados”. En la misma dirección, Juan Carlos Girauta, candidato de Ciudadanos, ha destacado que la crisis de los refugiados afecta al futuro de Europa.

“Que no se plantee este debate en términos de seguridad”, ha reclamado el candidato de En Comú Podem, Xavier Domènech, al tiempo que insistía en que de lo que se trata es de hacer respetar los Derechos Humanos.


La discusión en torno al desempleo, la precariedad laboral y la desigualdad ha dado lugar a momentos de mayor tensión, sobre todo cuando se ponían de manifiesto discrepancias en cuanto a modelos de política económica. Obviamente los asuntos relativos a la cuestión nacional catalana afloraban puntualmente, pero mientras unos como los candidatos de ERC, Gabriel Rufián, y de En Comú Podem, Xavier Domènech, reclamaban una fiscalidad más alta, aumento del salario mínimo y políticas que favorezcan el empleo de calidad, otros reivindicaban como exitosas sus actuales políticas de empleo o recordaban sus propuestas de creación de “un nuevo contrato estable e indefinido”.

Al hablar sobre los efectos de las políticas de austeridad, Xavier Domènech, Fernández Díaz y Francesc Homs han hecho subir la temperatura del debate. Mientras los dirigentes de Convergencia y del PP acusaban a En Comú Podem de intentar trasladar a España los recortes y subida de impuestos aplicados en Grecia por el gobierno de Syriza, Xavier Domènech replicaba que lo que hay que lamentar allí son las imposiciones de la Troika.

Obviamente, en el debate entre candidatos catalanes se ha discutido sobre la cuestión del referéndum que reclama la mayor parte de la sociedad catalana, sin que ninguno de los participantes aportara novedades sobre sus posturas tradicionales ni argumentos especialmente originales.

Más noticias de Política y Sociedad