Público
Público

Cárcel presos enfermos La doble vara de medir del PP con Zaplana que no contempló con otros presos enfermos

El expresidente de la Generalitat Valenciana está en prisión provisional, comunicada y sin fianza desde hace seis meses, acusado de presuntos delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación en el marco de la 'Operación Erial'.

Publicidad
Media: 3.24
Votos: 17

El expresidente de la Generalitat Valenciana y exministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, a su llegada a su chalé de Benidorm junto a la comisión judicial tras ser detenido. - EFE

El Partido Popular ha reclamado "un poco de humanidad" y "dignidad" para Eduardo Zaplana tras ser ingresado en el Hospital la Fe de Valencia por su grave estado de salud a causa de una leucemia. Varias voces de la dirección nacional 'popular', en declaraciones a Público, afirman que la hospitalización está justificada porque el exministro está "gravemente enfermo" y merece estar con "su familia y amigos".

"La vida de Eduardo Zaplana está en serio riesgo. Se debería tener en cuenta esta circunstancia para que siga tratándose su enfermedad desde un hospital y no desde un centro penitenciario. Un poco de humanidad", ha sido el mensaje que publicó el PP en su cuenta oficial de Twitter un día después del traslado. 

El que fuera presidente de la Generalitat Valenciana está en prisión provisional, comunicada y sin fianza desde hace seis meses, acusado de presuntos delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación en el marco de la 'Operación Erial'.

No obstante, este discurso no coincide con sus acciones políticas. El pasado año  votaron en contra —en el Parlamento Vasco— de una enmienda que reclamaba que los presos con enfermedades graves e incurables fueran excarcelados, de acuerdo a la legislación vigente, como informó la Agencia Europa Press.

La iniciativa no se limitaba únicamente a los presos de ETA, sino a aquellos reclusos comunes que estuvieran en una situación grave de salud. La enmienda fue aprobada por el resto de partidos de la Cámara y pedía a los 'populares' "velar por el respeto al derecho a la vida, la integridad y la salud de toda la población reclusa".

El texto añadía un artículo, el 104.4 del Reglamento Penitenciario, que establece que "los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad".

La principal contradicción del PP: los presos de ETA

Tras el cese de la violencia por parte de ETA, el ejecutivo de Rajoy endureció aún más las medidas contra los reclusos enfermos y los populares denegaron hasta en diez ocasiones excarcelar a reclusos abertzales con enfermedades graves o incurables. 

Hace apenas seis meses, el portavoz del Partido Popular en el Congreso Rafael Hernando, recurrió contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por su decisión de revisar la política penitenciaria, que implica estudiar el acercamiento de presos etarras enfermos terminales o mayores de 70 años a Euskadi. 

"Está dispuesto a pagar a los terroristas y a pagar a algunos para trasladar las prisiones al País Vasco", le dijo entonces Hernando en pleno, desde la tribuna de oradores de la Cámara Baja. 

En mayo de 2017, PP, PSOE y Cs tumbaron en la Cámara Baja la moción de Bildu que pedía excarcelar presos de ETA enfermos. Durante el debate de la interpelación, el entonces ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, aseguró que no había ningún preso de ETA  con una enfermedad tan grave como para su excarcelación y dejó claro que el Ejecutivo era "absolutamente exigente" con el cumplimiento de la ley. Sin embargo, Bildu insistió en que sí había reclusos de la banda a los que la aplicación restrictiva de la legislación impedía "acceder a la libertad condicional o la prisión atenuada, aunque padezcan enfermedades graves".

Pablo Iglesias y Ximo puig piden "humanidad"

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el presidente de la Comunidad Valencia, Ximo Puig, coinciden al pedir "humanidad" Zaplana y solicitan que sea tratado de su enfermedad en un hospital y no en la cárcel.

Puig considera que desde el punto de vista humanitario hay medidas para preservar que Zaplana no pueda cometer delitos y que la prisión preventiva en su caso no es el camino adecuado.

Por su parte, Iglesias sostiene que "se debería tener en cuenta esta circunstancia para que siga tratándose su enfermedad desde un hospital y no desde un centro penitenciario", al igual que el senador de EH Bildu Jon Iñarritu, que considera que expresidente de la Generalitat "debe ser excarcelado como cualquier preso en su situación".

Arnaldo Otegi también se ha mostrado de acuerdo con la solicitud y ha afirmado que "se le debe aplicar la legislación penitenciaria y ponerlo en libertad". El líder de EH Bildu le ha recordado al PP  que este supuesto también se debería aplicar con los presos políticos vascos enfermos: "Un poco de humanidad y y un poco de vergüenza", ha escrito en su cuenta de Twitter. 

Más noticias en Política y Sociedad