Público
Público

Carles Puigdemont Puigdemont sale de prisión y pide diálogo "para salvar la democracia"

El expresident de la Generalitat, que abandona la cárcel tras depositar la fianza de 75.000 euros, exige la libertad de todos sus compañeros que siguen en la cárcel y califica de "vergüenza para Europa" que existan "presos políticos".

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont abandona la cárcel de Neumünster en Alemania. EFE/Jens Schluerters

El expresident de la Generalitat de Catalunya Carles Puigdemont ha salido este viernes de la cárcel alemana de Neumünster tras depositar la fianza de 75.000 euros. A su salida, el líder de JxCat ha pedido diálogo "para salvar la democracia", pese a la respuesta "represiva" que han recibido por parte del Estado. 

En una declaración ante los medios nada más abandonar el centro penitenciario, Puigdemont ha asegurado que su lucha "es por la democracia" y ha afirmado que el conflicto catalán no es un asunto interno de España, sino que concierne a todos los ciudadanos europeos.

"Es hora de hacer política", ha manifestado, convencido de que, después de que la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein descartara extraditarlo por el delito de rebelión, "no hay excusas" para que las autoridades españolas no busquen una solución política.

Asimismo, a las puertas de la cárcel ha exigido la libertad de todos sus compañeros que siguen en prisión y califica de "vergüenza para Europa" que existan "presos políticos".

El expresidente de la Generalitat de Catalunya ha agradecido todas las muestras de "apoyo" y "solidaridad" recibidas desde distintos puntos del mundo mientras ha estado en la cárcel, detenido en aplicación de una euroorden dictada por España. "Quiero agradecer a todos por el apoyo y la solidaridad que he recibido", ha dicho en alemán antes de pasar el inglés para leer su declaración.

Tras señalar que necesitará semanas para responder a todos los mensajes de apoyo recibidos, ha agradecido también al personal de la cárcel por su profesionalidad y por el respeto con el que ha sido tratado.

La justicia española emitió una orden europea de detención contra Puigdemont por un delito de rebelión y malversación de fondos durante el proceso independentista en Cataluña. Sin embargo, la audiencia de Schleswig-Holstein desestimó para la extradición el delito de rebelión y lo dejó en libertad bajo fianza mientras estudia la entrega a España por malversación.

Prófugo de la Justicia española, no perseguido político

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha reiterado este viernes que el Ejecutivo acata la decisión de los tribunales alemanes de dejar en libertad a Carles Puigdemont y ha recordado que las autoridades germanas consideran al expresidente de la Generalitat "prófugo de la Justicia española" y no perseguido político.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, y tras ser preguntado sobre si el Gobierno o España ha quedado desacreditado, el ministro portavoz ha eludido responder esta cuestión y ha pedido que no se busquen interpretaciones de la decisión adoptada por la justicia alemana.

Respecto a la euroorden, ha destacado que se trata de "una cuestión entre jueces, no entre gobiernos y el gobierno español es respetuoso y acata siempre lo que dicen los jueces".

Tras insistir en varias ocasiones en que "son jueces autónomos e independientes los que interpretan la misma", el ministro portavoz ha resaltado que hasta la fecha lo único que se tiene de la justicia alemana es "un comunicado que debe traducirse en un auto".

Además, el portavoz ha sido tajante al negar que fuera el Gobierno quien decidiera que la detención del expresidente catalán se produjera en Alemania.


Más noticias en Política y Sociedad