Público
Público

Carolina Darias Carolina Darias, una abanderada del feminismo y partidaria del diálogo político como único camino

La exconsejera canaria es partidaria de buscar el entendimiento "hasta la extenuación" para solucionar la crisis en Cataluña y de abordar la migración como una "aliada" y no como una "amenaza".

Darias (i), y el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo (c), y la diputada nacional Elena Mañez a su llegada al Comité Regional que se ha celebrado hoy en Las Palmas de Gran Canaria. EFE/ Elvira Urquijo A.

efe

La canaria Carolina Darias, una abanderada del feminismo como epicentro de la acción política, asume la cartera de Política Territorial y Función Pública con la convicción de que el diálogo, uno de sus valores más reconocidos, es el único camino en la política.

Nacida en Las Palmas de Gran Canaria en 1965, suma 19 años de militancia socialista, aunque mucho antes colaboraba con este partido como simpatizante, Darias es desde el año pasado, y contra todo pronóstico, la consejera de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias de un ejecutivo en coalición presidido por el PSOE, ya que tras finalizar su etapa como presidenta del Parlamento canario decidió no presentarse a ninguna lista electoral.

Aprovechándose de su experiencia de formar parte de un gobierno de coalición que puso fin a 26 años de Coalición Canaria al frente de esta comunidad autónoma, afronta ahora el reto de timonear el Ministerio de Política Territorial y Función Pública en sustitución de la actual presidenta del Congreso, Meritxell Batet, cuyas funciones había asumido, tras su elección como responsable de la Cámara Baja, el titular de Agricultura, Luis Planas.

Carolina Darias es partidaria de buscar el entendimiento "hasta la extenuación" para solucionar la crisis en Cataluña, también hará valer en este nuevo camino su capacidad de diálogo, puesto a prueba en el Parlamento canario, donde, bajo su mandato se reformó el sistema electoral canario, considerado uno de los grandes hitos legislativos de la última década en las islas.

A juicio de quien será la encargada de retomar el diálogo con Cataluña, para que una sociedad avance es preciso sosiego y altura de miras "a pesar de las distintas y legítimas posiciones" y es necesario explorar todas las vías para el entendimiento porque España "no necesita de posiciones extremas más allá de las legítimas opiniones de cada uno".

Antes de saber si quiera que estaría a punto de retirarse de la política, de ser recuperada como consejera del Gobierno canario por su presidente Ángel Víctor Torres y de que sería nombrada ministra, Darias opinaba que la única salida a la crisis en Cataluña tiene que adoptarse desde el ámbito constitucional y del imperio de la ley como único marco, pero si el diálogo "deja espacio para algo, hay que intentarlo", agregaba.

Licenciada en Derecho por la Universidad de La Laguna, otra de sus etiquetas políticas es el feminismo, movimiento que defiende desde el ejemplo, fue la primera mujer en presidir el Parlamento de Canarias y también es la primera ministra canaria.

Carolina Darias ha afirmado en numerosas ocasiones que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres "son el objetivo de cualquier sociedad democrática, como factor de desarrollo y de progreso". Esta convicción feminista la ha vinculado en reiteradas ocasiones a lo largo de su trayectoria política a África, donde cree que las mujeres han dado pasos de gigante en materia de igualdad en unas condiciones mucho más adversas que en Europa.

Su pasión por África no solo la ha llevado a viajar numerosas veces a este continente y a organizar, cuando fue presidenta del Parlamento canario, eventos que promovían valores africanos, actuaciones en el ámbito de la educación, la sanidad y el desarrollo económico que contribuyan al bienestar de las mujeres en ese continente, sino a poner remedio de forma directa a la crisis migratoria procedente de este continente.

A Carolina Darias, primero como subdelegada y después como delegada del Gobierno de España en Canarias, le tocó gestionar una de las peores crisis de inmigración que ha sufrido España, la llegada de cayucos y pateras a las costas de las islas entre los años 2006 y 2008. Cuando en 2006 arribaron al archipiélago alrededor de 32.000 personas procedentes de África, Darias, que en ese momento era subdelegada del Gobierno en Las Palmas, estableció de la mano de José Segura, el delegado del Gobierno, el modelo de gestión de gestión migratoria del que ha dicho que se siente orgullosa y que actualmente se replica con el repunte de llegada de pateras a las islas. También, una vez más, el entendimiento y el diálogo con los países de origen de las personas migrantes que llegan a las costas españolas, es la solución civilizada y el único camino que Darias cree que hay que tomar para abordar la migración, que, en su opinión, es un "aliado" y no una "amenaza"