Público
Público

La Casa Real califica de "martirio" el proceso judicial de Urdangarin

Considera que los abucheos que reciben son "una falta de educación"."Se destacan más cuatro gritos que cuatro minutos de aplausos", alegan

PÚBLICO/AGENCIAS

La Casa Real considera un auténtico "martirio" el "caso Nóos", en el que está imputado por varios delitos Iñaki Urdangarín y ha llegado a estar inculpada la infanta Cristina hasta que la Audiencia de Palma le levantó la imputación, según señalaron este jueves fuentes de Zarzuela. Los miembros de la familia real lo viven así tanto por su enorme repercusión mediática como por el hecho de que la instrucción se prolongue ya dos años.

Los citados medios estiman que hay sumarios que no tienen una extrema complicación y no tienen por qué durar tanto y en este sentido, señalan que el "caso Nóos" no es como el que está instruyendo la juez Alaya en Andalucía sobre las irregularidades en la concesión de ayudas en los ERE.

En cuanto a la infanta Cristina, explicaron que no retomará la agenda pública aunque no haya sido desimputada en el citado asunto. La hija menor del rey vivió inicialmente con "estupor" la noticia sobre el informe de Hacienda que le atribuía la venta de13 fincas que no eran suyas, y después con "alivio y tranquilidad" al conocerse que había sido un error de la Agencia Tributaria.

Las fuentes de Zarzuela aseguran que es "mucho tiempo" lo que dura la instrucción del caso que afecta a Iñaki Urdangarín, algo que insisten en ver como un "martirio" y confían en que para final de año pueda concluirse la instrucción y que el juez Castro decida si abre o no juicio oral.

En cuanto a la parte que afecta a Valencia, confían en que se resuelva con mayor celeridad ya que está en esa comunidad autónoma porque afecta a aforados, pero creen que una parte importantísima de la instrucción está hecha y eso ayudará a agilizar el proceso en esos casos. Del mismo modo opinan si se produce otra disgregación de la causa por los hechos relativos a las donaciones de Madrid 2016 al entramado del duque de Palma.

El Tribunal Superior de Justicia de Valencia tiene que resolver sobre la imputación o no de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá y el expresidente de la comunidad autónoma, Francisco Camps, que el juez Castro considera que celebraron una cita de negocios en Zarzuela con Urdangarín, revelada por el socio de este último, Diego Torres.

A este respecto, fuentes de la Casa Real aseguran que no pueden saber qué citas privadas se producen en Zarzuela ya que los registros que se guardan desde 1975 son los de las personas que han ido a visitar oficialmente al monarca.

Se trata de un registro que forma parte de la historia de España y por eso se conserva, pero dejaron claro que con la Ley de Transparencia tampoco se van a saber las citas privadas que se produzcan en Palacio.

Por otro lado, la Casa Real está molesta con los abucheos que reciben por parte de algunos ciudadanos (los últimos, los dedicados a la propia reina en la Audiencia Nacional), y que consideran una falta de educación. Sin embargo, dicen también que no les preocupan.

Según las fuentes consultadas, hay que interpretarlos en lo que valen y en lo que son. En este sentido, explican que la divergencia de opiniones es normal, hay personas que rechazan la institución y otras que la defienden.

Pero lo que "molesta" a la Casa Real es el componente de "mala educación" que estiman es rechazable por cualquiera. Además, tienen en cuenta que se trata de una acción muy "minoritaria" aunque "desde el punto de vista informativo se destaquen más cuatro gritos de cuatro minutos que 40 aplausos". En este sentido aseguran que lo entienden y no le dan más valor.

En cualquier caso, destacan que la pérdida de popularidad en las encuestas por parte de la Familia Real ha tocado fondo y ahora se detecta que "lentamente" se está produciendo una mejoría de la apreciación de la Corona, que varía según las edades de los consultados. En este sentido, es más valorada por personas de mayor edad que por los más jóvenes.

Además, las fuentes de la Casa Real consultadas señalan que estos sondeos reflejan una apreciación muy sostenida de la figura del Príncipe Felipe y sostenida y "levemente al alza" de la figura del Rey Don Juan Carlos.

En cuanto a la institución de la Monarquía en sí, las encuestas reflejan una línea "sostenidísima" a favor de la misma frente a una hipotética República. Aseguran que la serie se mantiene en esa línea y no se ha visto afectada ni por la indiscutible bajada de popularidad del Rey en su momento.

La Casa Real no tiene previsto realizar una estrategia para reforzar la figura del Príncipe porque, aseguran, ya lleva años con una gran actividad, incrementada en los últimos meses en los que ha tenido que representar al Rey en numerosos actos, y continuará siendo "muy intensa".

Estas mismas fuentes han restado importancia al hecho de que la princesa de Asturias no esté junto con el príncipe Felipe en Lausana para defender la candidatura olímpica de Madrid. En este sentido, aseguran que no tiene sentido que esté allí cuando la representación la encabeza el príncipe y es él quien tiene que responder en muchos casos a las preguntas del COI.

Por otro lado, la Casa Real dice estar satisfecha con el resultado de su inclusión en la Ley de Transparencia, una normativa que aplicarán "sin restricciones", según las fuentes consultadas. "Vamos a aplicar la Ley con criterios de mayor apertura posible, espíritu abierto y no vamos a andar con restricciones", han recalcado.

En este sentido, han señalado que han mantenido intensas conversaciones con quienes estaban desarrollando el anteproyecto de Ley y estudiaron la forma de inclusión ya que no son Administración Pública y no podía hacerse como con un ministerio. Finalmente  concluyeron que la mejor forma era incluir a la Corona igual que se hace con otros órganos del Estado como el Congreso, el Senado, el Defensor del Pueblo o el CES.

Finalmente y para atender las consultas y demandas de información sobre la Casa, será la secretaría general de la Presidencia quien las canalice. Admiten que esto les obligará a publicar presupuestos y contratos, pero dicen estar "satisfechos" de la fórmula final que han acordado el Gobierno y el principal partido de la oposición. Algo que valoran como un ejercicio de responsabilidad de los partidos mayoritarios.

En relación a los errores con las ventas de fincas de la infanta, la Casa Real remarca que no existen "agujeros negros" en cuando al trato que los miembros de la Familia Real reciben de Hacienda cuando tramitan sus impuestos, y asegura que si la Agencia Tributaria no hizo una declaración de IRPF "paralela" a la infanta sobre estos inmuebles no consignados es porque ni siquiera figuraban en los datos fiscales que le proporcionó la propia agencia.

Prueba de que no hay "agujeros negros" y de que las declaraciones de los miembros de la Familia Real son "cuidadosamente revisadas" es el hecho, insisten las fuentes, de que en alguna ocasión se han detectado "errores" u "olvidos" con datos que han sido subsanados por los responsables de las declaraciones tras ser llamados por Hacienda.

Otra cosa es que la Agencia Tributaria disponga de varios niveles de acceso a la información que maneja, de manera que haya un acceso restringido para determinadas personas, como los integrantes de la Familia Real o los titulares de diversas instituciones; ello no significa que sus declaraciones no se revisen.

Más noticias de Política y Sociedad