Público
Público

El 'nuevo' PP Casado estudia desprenderse del gurú electoral de Rajoy

Pedro Arriola, el que fuera uno de los asesores estrella de José María Aznar y Mariano Rajoy, podría dejar de colaborar con el PP. En Génova explican que se plantean esta posibilidad "por la reestructuración que conlleva el cambio de equipo" tras la elección del nuevo presidente conservador, pero insisten en que "no hay nada decidido aún". 

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 9

Pedro Arriola y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. EFE

Pablo Casado hizo de la impugnación de buena parte de los postulados de Mariano Rajoy una de sus armas para llegar a la Presidencia del PP, y en su escaso mes y medio al frente de los conservadores ya ha dejado claro que está dispuesto a desprenderse de una parte importante de la herencia del marianismo, e incluso de algunos de sus principales exponentes. 

Como adelantó La Información, y como confirman fuentes del PP a Público, Casado estudia también desprenderse de Pedro Arriola, el que fuera el gurú electoral de Rajoy y uno de sus principales asesores. "Se está estudiando por la reestructuración que conlleva el cambio de equipo", reconocen desde Génova.

Génova: "Se está estudiando por la reestructuración que conlleva el cambio de equipo"; "no está decidido aún" 

El medio en cuestión sostiene que los conservadores ya han decidido dejar de contar con los servicios de Arriola, pero en el PP afirman que "no está decidido aún". "Se están considerando varias opciones", apuntan.

Casado ha escenificado el cambio de rumbo en el PP desde el primer día, con gestos como la vuelta de José María Aznar a la sede nacional del partido tras años sin pisarla, sólo un día después de recibir en el mismo escenario al propio Rajoy.

Arriola, que también trabajó para Aznar, está casado con la diputada Celia Villalobos, que fue recientemente apartada de la Diputación Permanente del Congreso, tras 30 años formando parte de este órgano. En el congreso del PP que llevó a Casado a la Presidencia del partido, en julio, Villalobos apoyó abiertamente a Soraya Sáenz de Santamaría, la rival del actual líder conservador, e incluso situó al equipo de Casado en la extrema derecha.

Pese a las críticas de ciertos sectores del PP a su labor, especialmente en los últimos años, Arriola era de gran confianza para Rajoy. Comenzó a trabajar para Aznar en los 90, y desde entonces ha estado entre los expertos del partido en materia demoscópica. 

Tras desembarcar en Génova 13, Casado fulminó también al portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando -al que sustituyó Dolors Montserrat-, reemplazó a su homólogo en el Senado, José Manuel Barreiro, por Ignacio Cosidó, y ordenó varios cambios en los equipos de comunicación de Génova 13.