Público
Público

Elecciones generales 2019 Casado incluye en su programa electoral la ampliación de la prisión permanente revisable en casos de violencia machista

En el documento, de 102 páginas, los 'populares' no dedican ni una línea al aborto, el feminismo, a la comunidad LGTB, a la Iglesia ni la aconfesionalidad del Estado.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

El presidente del PP, Pablo Casado, durante un acto con los candidatos del partido al Congreso y Senado por Córdoba celebrado el domingo en la ciudad andaluza. EFE/ Rafa Alcaid

El Partido Popular ha presentado su programa electoral este lunes; lo ha hecho en un acto en Barcelona junto a miembros del PP catalán, en el que el líder de la formación, Pablo Casado, ha expuesto las claves con las que pretende llegar a la Moncloa tras las elecciones generales del día 28 de abril y que será su hoja de ruta, también, para los comicios autonómicos y locales. El documento, de 102 páginas, se divide en 10 apartados y aborda cuestiones como la memoria histórica, la migración, la violencia de género, la tauromaquia, la vivienda y la lengua. Pero el programa es también relevante por lo que no dice. Los 'populares' no dedican ni una línea al aborto, el feminismo, a la comunidad LGTB, a la Iglesia ni la aconfesionalidad del Estado.

Violencia machista

El PP  incluye en punto número cinco, familia y políticas sociales, un apartado sobre la violencia de género -a la que no se refiere jamás como violencia machista, de hecho ni la palabra machismo ni feminismo tiene cabida en el documento-. Su primera propuesta es reformar el Código Penal para extender los supuestos de Prisión Permanente Revisable para "los casos de asesinato en que concurran algunos supuestos de violencia de género acreditada".

Fue el Ejecutivo de Rajoy el que introdujo en el año 2015 la pena de prisión permanente revisable, la máxima del ordenamiento español, para ocho supuestos extremos relacionados con asesinatos, homicidios y genocidio. Una pena cuestionada por todos los partidos, aunque actualmente los de Rivera no son partidarios de derogarla. Casado apuesta por extender estos supuestos, a pesar de que la ley está recurrida por el PSOE ante el Tribunal Constitucional, que todavía no ha tomado una decisión al respecto. 

Memoria histórica

Los 'populares' proponen derogar la ley de memoria histórica -remplazándola por la Ley de Concordia, de la cual no han trascendido los detalles-, porque, a su juicio, la actual ley "ha generado división" entre españoles. Los de Casado apuestan por incluir "a todas las víctimas" para hacer del recuerdo de los hechos históricos "un alegato en favor de la libertad y la paz, la tolerancia y la convivencia, para que nunca más, por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia, vuelva el odio y la violencia entre españoles". 

No obstante, se olvidan de que esta ley nace con la intención de reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas o de creencia religiosa durante la Guerra Civil y, al mismo tiempo que invisibilizan esta cuestión, exigen "memoria dignidad y justicia para las víctimas de ETA",  retomando el debate de que unas víctimas lo son más que otras. 

Migración

Respecto a la cuestión migratoria, los conservadores reinciden en atribuir los peligros del supuesto "efecto llamada" al ejecutivo socialista y subrayan que los migrantes deben venir de forma legal y ordenada "respetando nuestras costumbres".  Durante la campaña andaluza, el líder del PP afirmó que no había sitio "para todos los que quieran venir" y reforzó su duro discurso añadiendo que "o los inmigrantes respetan las costumbres occidentales o se han equivocado de país".

En la última de sus medidas, aseguran que aprobarán la creación de un Estatuto de protección temporal para venezolanos. "El Estatuto les concederá, entre otras cuestiones, un permiso de residencia temporal, desplazamiento libre por el territorio y un permiso de trabajo". Una ventaja de la que solo disfrutarían los procedentes de este país latinoamericano.

La defensa del español

Los 'populares', al igual que Ciudadanos y Vox, entienden las lenguas cooficiales (catalán/valenciano, gallego, euskera) como un elemento de división. "La única lengua cuyo conocimiento será un requisito indispensable para el acceso a un empleo público como el sanitario (o el profesorado) será el castellano", defienden en su programa electoral, una medida que Casado ya había planteado durante la precampaña y que limita el conocimiento de las lenguas "vehiculares" a méritos y no a requisitos para acceder a la función pública, como hasta ahora.

El líder del PP no entiende el uso de las lenguas cooficiales como un "derecho" sino como una opción. Esta medida contrasta con lo realizado en las comunidades bilingües, como la valenciana, bajo el mandato de Rajoy en el ámbito educativo. La ex consellera de Educación con el PP María José Català y actual candidata al consistorio de la capital, fue quien implantó el requisito en Secundaria y Formación Profesional, en línea con lo que durante años ya se venía aplicando en Primaria.

La tauromaquia y los animales domésticos

Los 'populares' se comprometen a reforzar el Plan Nacional de Tauromaquia para que se "extienda el conocimiento y difusión del arte taurino y potencie el conjunto de actividades alrededor de esta importante tradición". Una cuestión que ha repercutido también en los fichajes de Casado, incluyendo al torero Miguel Abellán como parte de la lista de su partido al Congreso por la capital, junto a Salvador Vega por Málaga y al número dos de la formación en Madrid, Adolfo Suárez Illana.

Esta medida contrasta con la escasa importancia que el PP le atribuye a los animales de compañía. Únicamente les conceden un punto, en el que afirman que promoverán "reformas legales que luchen contra su abandono y maltrato". Además, se comprometen a poner en marcha iniciativas "contra el incivismo de propietarios de animales que afectan a la convivencia, la seguridad y la salubridad del espacio público".

Más noticias en Política y Sociedad