Público
Público

Oposición PP Casado se pliega al PP más "moderado" y cede a Álvarez de Toledo la mano dura 

Fuentes del PP asemejan este reparto del roles al que ya estableció el expresidente Mariano Rajoy con Rafa Hernando, que ejercía como 'perro guardián' para defenderse de los ataques de la oposición", a menudo de manera brusca.

El presidente del PP, Pablo Casado, junto a su portavoz, Cayetana Álvarez de Toledo, este domingo en el Congreso de los Diputados al comienzo de la segunda jornada del debate de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. EFE/Mariscal

marta monforte

"La teatralización es parte de la política", aseguran sin ambages quienes se dedican a ella. El objetivo que se ha marcado el líder del PP, Pablo Casado, es "contentar" a las dos almas que existen en su partido: la que él mismo defiende y que requiere de contundencia para frenar a Vox y evitar que la formación de ultraderecha siga creciendo a su costa, y la "moderada" —representada por algunos barones del partido como Alberto Nuñez Feijóo o el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso—, que pide "recuperar un partido para la concordia, no para la bronca". Esas han sido las palabras del político alavés este miércoles, tras una investidura más polarizada de lo habitual, en la que los 'populares' han llegado, incluso, a cuestionar la legitimidad del presidente Pedro Sánchez.

"Hacer una oposición a la altura es tan importante como gobernar" señalan fuentes de la dirección del PP a Público. Por ello, la estrategia de los 'populares' será tratar de dar cabida a ambos postulados a lo largo de la legislatura. Mientras que Casado tratará de "aglutinar toda la moderación y la centralidad" frente a "un Gobierno muy radical", según ha explicado él mismo este miércoles en la Cadena Cope, dejará a su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo el tono "duro" para confrontar con el Gobierno de coalición, pero también con Vox.

Las declaraciones del líder del PP contradicen, no obstante, lo ocurrido durante los pasados días, en los que los conservadores se han mostrado muy beligerantes respecto al nuevo Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, llegando a insultar al grito de "asesinos"y "terroristas" a los diputados de EH Bildu. Durante la sesión de investidura, Casado atacó con dureza al candidato socialista acusándole de "traicionar a sus muertos" cediendo ante los postulados del independentismo y la banda terrorista ETA, ya desaparecida.

Ese tono ha incomodado a parte de su partido. Como revela este diario, fuentes 'populares' consideran que su presidente "cae en error" si intenta "emular" a la formación ultraderechista presidida por Santiago Abascal durante esta legislatura porque, en ese caso, el PP tiene "todas las de perder": "Pablo, al igual que Aznar, intenta refundar todas las sensibilidades a la derecha del PSOE en una misma papeleta, pero tiene que entender que las circunstancias han cambiado. Nosotros no somos Vox, nosotros sí aceptamos el resultado de las urnas. Hay que dejarlo claro", subrayan.

Parece que el líder de los 'populares' ha tomado nota. Uno de los colaboradores más cercanos a Casado, Javier Maroto, que ejerce como portavoz en la Cámara Alta, ha asegurado que su formación no secundará las concentraciones promovidas para este domingo por Vox contra el nuevo Gobierno de coalición liderado por Sánchez y Pablo Iglesias. "El PP no va a llevar el Parlamento a la calle sino la voz al Parlamento", ha inquirido. Su posición contrasta con lo sucedido el pasado sábado, cuando el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, acudió a una manifestación 'fantasma' para protestar por la inminente investidura.

"Rajoy hizo lo mismo con Rafa Hernando"

Desde Génova destacan el perfil de Cayetana Álvarez de Toledo como el "mejor" de los portavoces parlamentarios que hay actualmente en el Congreso. Sin embargo, su elección no estuvo exenta de polémica. Los barones con más peso del  partido —y otros cargos con menor visibilidad— criticaron que Casado apostara por ella como portavoz de un partido "tan amplio y diverso" como es el PP: "Cayetana no representa al PP, Cayetana se representa a sí misma", señalan fuentes del grupo 'popular' a Público.

El nombramiento oficial de Álvarez de Toledo en el mes de julio no desencadenó, precisamente, una reacción efusiva entre los miembros de la Junta Directiva Nacional. Nadie aplaudió en la sede de Génova 13, a pesar de los esfuerzos de Casado. Un hecho insólito para los 'populares', ya que los portavoces siempre han sido recibidos con una calurosa acogida: "Recuerdo el nombramiento de Rafa Hernando, todo el mundo lo celebró", detallaba una voz conservadora.

El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), conversa con el exportavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, en los pasillos de la Cámara Baja. /EFE

"Pablo está intentando hacer equilibrios, al igual que hizo Rajoy en su día. Puso de portavoz a Rafa Hernando —actualmente miembro de la mesa del Senado—, que ejercía como 'perro guardián', para defenderse de los ataques de la oposición". El exportavoz del PP se caracterizó por mantener un tono brusco, duro y sin pelos en la lengua; "todo aquello que Rajoy no era", señalan. Sin embargo, lamentan, hay una cuestión por la que Hernando se destacaba y que Álvarez de Toledo, por lo pronto, no ha conseguido: "Ganarse a la prensa. La relación con los medios es fundamental cuando eres portavoz".

Una de las críticas más repetidas en el seno del partido durante los pasados meses fue que en la campaña para las elecciones del 28 de abril el líder del PP "derechizó" la formación, con desastrosos resultados, ya que los 'populares' pasaron de 134 a 66 diputados. Sin embargo, de cara al 10-N su discurso cambió: apareció menos en los medios, su discurso fue más sobrio y trató de mantenerse lo más alejado posible de polémicas como la del aborto o las relacionadas con la violencia machista. En esta ocasión obtuvo 89 diputados, con los que el PP tratará de hacer oposición.