Público
Público

Casas de Apuestas Navarra paraliza la apertura de nuevas casas de apuestas durante seis meses

El Ejecutivo que preside la socialista María Chivite adopta esta medida temporal mientras el Parlamento foral inicia los trámites para una nueva ley sobre el juego. 

Cientos de personas participan en una manifestación para denunciar la proliferación de las casas de juego y apuestas. - EFE

El Gobierno de Navarra ha decidido poner fin, de manera temporal, a la apertura de nuevos locales de apuestas en la comunidad foral. Durante los próximos seis meses no se podrá aprobar ninguna autorización de apertura para este tipo de negocio. De esta manera, el Gobierno de la socialista María Chivite ha recogido el guante lanzado el pasado día 23 por parte del Parlamento navarro, que le instaba a “desarrollar las medidas oportunas para adoptar una moratoria, dentro de la normativa vigente”.

El vicepresidente Javier Remírez ha sido el encargado de hacer el anuncio en rueda de prensa, dejando en stand-by posibles nuevas licencias en la comunidad foral hasta el 30 de abril del 2020. "Se trata de equilibrar los intereses. Tiene que primar la salud pública" explicaba. En Navarra hay actualmente 62 establecimientos de apuestas y juego. 

Chivite cumple de esta forma un compromiso adquirido durante la semana pasada, cuando comunicó que en la próxima reunión de su equipo de Gobierno se aprobaría la suspensión de concesiones de licencias mientras "se trabaja en una modificación normativa imprescindible, porque la actual ley está obsoleta y no responde a las nuevas realidades sociales”.

La medida aprobada esta mañana durante la reunión del Ejecutivo foral es el último de los pequeños pasos que Navarra venía dando para adecuar su legislación al pulso social sobre las casas de apuestas. El pasado 25 de octubre se constituyó en el órgano legislativo foral una ponencia que tiene como misión abordar la nueva legislación de la comunidad en este ámbito. Tendrán seis meses -hasta el 25 de abril de 2020, con la posibilidad de una prórroga- para recabar información, tanto de actuaciones en otras comunidades autónomas como de personas de la sociedad civil, con el objetivo de redactar una proposición de ley y aconsejar a los consistorios.

Su presidenta, Marisa de Simón, del grupo Izquierda-Ezkerra, ha valorado de manera positiva la aprobación de la moratoria. “Es una medida importante mientras se cambia la legislación. Tenemos seis meses de respiro”, ha declarado a Público la parlamentaria navarra. Para De Simón, las proliferación y popularización del juego es una “problemática de salud pública”. “Hay que hacer cambios en la legislación estatal, comunitaria y local”, ha añadido.

Otro de los aspectos en los que Navarra puede ir un poco más allá que otras comunidades es en la cuestión fiscal, al tener la competencia transferida. En este sentido, De Simón ha apuntado que se debería atacar a los “beneficios astronómicos” de las empresas del sector para ayudar a la financiación de “los tratamientos terapeúticos” que reciben las personas que desarrollan un cuadro de ludopatía.

“Era el momento de tomar cartas en el asunto”

El crecimiento de este modelo de negocio en los últimos años, muy atractivo entre los más jóvenes, ha provocado que cada vez más voces reclamen condiciones más duras para la implantación de nuevos locales y cambios en su régimen publicitario, para que se asemeje al del alcohol y el tabaco.

En la asociación de ludópatas de Navarra ARALAR, en pie desde hace 23 años tratando de informar, prevenir y tratar la adicción al juego, se han mostrado “súper contentos” por la decisión adoptada desde el Ejecutivo. Raquel Pardo, su presidenta, ha considerado que “era el momento de tomar cartas en el asunto”.

Pardo ha explicado a Público que en el “último año y medio” han vivido un cambio en el perfil en la persona que acude a ARALAR en busca de ayuda. “Antes era una persona de edad media que tenía problemas con la tragaperras o el bingo. Ahora es un joven, sano y deportista enganchado a las apuestas”.

Pero no solo eso, las posibilidades de apostar en cualquier momento y a cualquier hora gracias a las plataformas de juego online han causado que el cuadro de la enfermedad se desarrolle de forma mucho más voraz. “Lo que antes tardaba cinco o seis años en manifestarse, ahora se produce en cinco o seis meses”, ha denunciado.

El tema presencial y online van de la mano. Al principio van en grupo, ven un partido en la televisión y hacen una apuesta. El problema es cuando se aislan”. Pardo ha señalado que los jóvenes lo tienen “demasiado fácil” para apostar y aconseja a los padres y madres que controlen el dinero del que disponen sus hijos y si lo pueden estar utilizando para apostar.

Respaldo a las iniciativas municipales

Lo cierto es que algunos ayuntamientos de localidades navarras habían tomado la iniciativa antes de que lo hiciera el Parlamento. El caso más claro es el del pueblo de Noáin, situado al sur de Pamplona. Este municipio, que apenas supera los 8.000 habitantes, aprobó el pasado mayo una ordenanza que establecía una llamada “zona libre de juego”, que estipulaba una separación de los nuevos locales de apuestas y juego de un mínimo de 400 metros “desde la fachada de acceso a las instalaciones deportivas, culturales, educativas y recreativas” del pueblo, lo que prácticamente inhabilita la instalación de estos negocios en la localidad.

En Pamplona también habían iniciado los trámites para instaurar su propia moratoria de forma unánime en la comisión de Urbanismo, aunque estaban valorando la viabilidad legal de dicha decisión. Sin embargo, bajo el paraguas de la medida aprobada por el Ejecutivo foral, se han ahorrado varios meses de proceso, lo que podría haber supuesto la concesión de alguna licencia ya en trámite. El concejal de Urbanismo, Juan José Echevarría (Navarra Suma), ha puntualizado a este periódico que “las licencias de aperturas son actos reglados, no a discreción del político de turno”.

Endika Alonso, concejal de EH Bildu en Pamplona, grupo que presentó la propuesta de la moratoria en la comisión municipal, ha calificado de "imprescindible" ese consenso entre los distintos grupos para poder abordar de forma decidida esta problemática, dado que muchos temas se suelen convertir en "armas arrojadizas".

El edil ha esgrimido la necesidad de que, a la vez que se toman las medidas de endurecimiento para la implantación de nuevos locales de apuestas, se trabaje para “concienciar a la juventud” de los riesgos inherentes a los juegos de azar. Además, Alonso ha remarcado que las medidas adoptadas responden a un clamor social, ya que “un ayuntamiento no puede dar la espalda a la ciudadanía”.