Público
Público

caso Altsasu Conceden el tercer grado a dos condenados por el caso Altsasu tras cumplir la cuarta parte de la pena

La Junta de tratamiento de la prisión alavesa de Zaballa todavía no ha concluido el plan concreto de ejecución de esta progresión de grado, que supone la semilibertad de un recluso y es el paso previo a la libertad. 

Una de las sesiones del juicio celebrado en la Audiencia Nacional contra los jóvenes de Altsasu. EFE

EFE

La Junta de tratamiento de la prisión alavesa de Zaballa ha concedido el tercer grado a Iñaki Abad y Aratz Urrizola, dos de los ocho condenados por el llamado caso Altsasu, la pelea de bar entre varios jóvenes y dos guardias civiles y sus parejas en la localidad de Altsasu (Navarra) en octubre de 2016. Los dos acusados han cumplido la cuarta parte de su pena.

Fuentes penitenciarias han señalado que la decisión fue ratificada el martes por la dirección de Zaballa tras la propuesta de la junta de tratamiento de la prisión que todavía no ha concluido el plan concreto de ejecución de esta progresión de grado, que supone la semilibertad de un recluso y es el paso previo a la libertad.

No obstante, las fuentes consultadas han explicado que tanto Abad como Urrizola saldrán a diario del establecimiento penitenciario para actividades laborales o de formación.

En octubre el Tribunal Supremo rebajó notablemente las condenas a los ocho acusados por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en un bar de Altsasu (Navarra) en 2016.

En el caso de Aratz Urrizola, su condena quedó en 3 años y 14 meses –la inicial fue de 9 años–, en tanto que la pena de Iñaki Abad pasó de 6 a 3 años y medio. Además, el alto tribunal les anuló dos condenas por un delito de lesiones a Urrizola y otra a Abad.

Urrizola cumplió su cuarta parte de la condena en mayo y extinguirá su pena en junio de 2022, mientas que Abad satisfizo esta periodo en marzo y liquidará su condena en octubre de 2021.

El Supremo decidió disminuir las condenas de los ocho acusados porque eliminó la agravante de discriminación y la de abuso de superioridad en el caso del delito de atentado a la autoridad (que se mantiene en los de lesiones).

Con la sentencia del Supremo, que condena por delitos de atentado a la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y/o amenazas, las penas más altas quedan para Ohian Arnanz (de 13 a 9 años y medio de prisión), y Jokin Unamuno y Adur Ramírez (de 12 a 8 años y medio).

Las de Jon Ander Cob y Julen Goicoechea pasan de 9 a 7 años y medio; y la de Ainara Urquijo –la única que no entró en prisión provisional– de 2 años a año y medio.