Público
Público

CASO ALTSASU Dos presos del "caso Altsasu" abandonan temporalmente la cárcel tras acceder al tercer grado

Iñaki Abad y Aratz Urrizola han cumplido la cuarta parte de la condena impuesta por la pelea de bar con dos guardias civiles fuera de servicio. Entre semana tendrán que volver a dormir en prisión. Otros cinco jóvenes continúan en la cárcel, de los cuales tres acumulan ya 1.131 días entre rejas.

Una de las manifestaciones realizadas en solidaridad con los jóvenes de Altsasu. EFE

Sensaciones encontradas. Por un lado, alivio. Por otro, la amarga conclusión de que aún falta tiempo para que esta historia acabe definitivamente. Así vivían este viernes las madres y padres del caso Altsasu la salida de prisión de dos de los siete jóvenes condenados por la pelea de bar con dos guardias civiles sin uniforme. Iñaki Abad y Aratz Urrizola han obtenido el tercer grado y pasarán este fin de semana en su pueblo, pero tendrán que dormir en prisión entre semana.

“El alivio de verles es importante, pero siguen en prisión”, comentaba a Público Edurne Goikoetxea, portavoz habitual de la plataforma Altsasu Gurasoak (Madres y Padres de Altsasu), minutos antes de que Abad y Urrizola abandonaran la cárcel de Zaballa, situada en Vitoria. Allí les esperaban unas 35 personas, entre las que se encontraban sus padres y amigos.

La concesión del tercer grado se debe a que ambos han cumplido ya la cuarta parte de condena. Tanto Abad como Urrizola llevan en prisión desde el 5 de junio de 2018, cuando fueron detenidos junto a otros dos acusados. Por su parte, Adur Martínez de Alda, Jokin Unamuno y Oihan Arnanz, encarcelados en noviembre de 2016, acumulan ya 1.131 días en la cárcel.

"No es libertad"

Gotzon Urrizola, padre de Aratz, afirmaba en las últimas horas al programa Ganbara de Radio Euskadi que tanto su hijo como Iñaki Abad “van a poder retomar una parte de su vida” con el tercer grado, ya que podrán regresar a sus estudios o trabajos. En cualquier caso, resaltó que “no es libertad, sino cumplimiento de condena”. “Los otros cinco jóvenes siguen en Zaballa”, subrayó.

Según ha podido confirmar Público, inicialmente no está previsto que se realice ningún acto público de recibimiento en Altsasu. “Queremos que estén tranquilos”, señalaban desde el entorno de los jóvenes.