Público
Público

Caso Erial El levantamiento de secreto de sumario del 'Caso Erial' destapa los 20 años de actividades delictivas de Zaplana

El expresident de la Generalitat llegó a desviar 11 millones de euros desde España y Andorra.

El exministro y expresident de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana en una imagen de archivo. EFE
El exministro y expresident de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana en una imagen de archivo. EFE

público/agencias

El levantamiento del secreto de sumario de la trama que gira en torno al expresident de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana, conocida como caso Erial, revela los 20 años de actividad delictiva del ex ministro del PP.

El que fuera ministro de Trabajo en el Gobierno de Aznar, entre 2002 y 2004, destinó un total de 2,2 millones de euros para pagar el alquiler de una vivienda en València al expresident y comprar una casa en la localidad de Mahón, entre otras operaciones. El dinero se ingresó desde Suiza a una cuenta del yerno de Zaplana desde la que se hicieron las operaciones.

Así se desprende de un informe de la Guardia Civil incorporado al procedimiento que se sigue en el Juzgado de Instrucción número 8 de València, órgano que investiga presuntos sobornos a cambio de adjudicaciones de las ITV y el Plan Eólico Valenciano, a empresas vinculadas con la familia Cotino, y por los que el expresidente de la Generalitat está imputado por los delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación.

El expresidente de la Generalitat está imputado por los delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación

Junto a él, también figuran como investigados, el exconseller y expresidente de Les Corts Juan Cotino; sus sobrinos, los empresarios Vicente y José Cotino; la hija de Zaplana, María; y su yerno, el empresario Luis Iglesias.

Además, del análisis de los mensajes cruzados entre investigados y de las agendas intervenidas a Zaplana, se infiere la existencia de reuniones entre ellos, sobre las fechas de los movimientos bancarios realizados en los productos bancarios andorranos, presuntamente para dar cuenta de ellas al expresidente. Asimismo, se presume el uso de importantes cantidades de dinero de Andorra para gastos de naturaleza personal de Juan Francisco García, exjefe de Gabinete del expresidente de la Generalitat.

Importantes cantidades de dinero de Suiza

La jueza se ha interesado durante la investigación por 2,2 millones de euros que se ingresaron a una cuenta del yerno de Zaplana en diciembre de 2015 –en 2018 la titularidad se amplió a su pareja– y provenían de Suiza, coincidiendo en el tiempo con el momento en que el exministro tuvo que ser intervenido de una enfermedad grave y debía quedarse a vivir en València en una casa que reuniese unas condiciones "concretas".

Al respecto, la Guardia Civil recoge en un informe que esa cantidad de dinero se destinó a inmuebles. El primero, una vivienda alquilada en la calle Pascual y Genís de València en 2015, pagada por el yerno, pero utilizada por el propio Zaplana.

Fue la hija del exministro la que suscribió el contrato de alquiler, unos días después de que operasen a su padre, y se estipulaba una contraprestación económica de 42.000 euros al año. A los investigadores les resulta "llamativo" que fuera el yerno el que pagase el arrendamiento, cuando Zaplana habría recibido percepciones por importe total de 723.913 euros en 2015 y 727.011 en 2016 en atención a sus rendimientos de trabajos y actividades económicas. Por su parte, su esposa percibió también 96.155 euros en 2015 y otros 99.624 en 2016.

Vivienda de Mahón

El informe recoge, así mismo, la operación de la compra de una vivienda en la localidad de Mahón y advierte de que se adquirió casi un mes después de que el yerno de Zaplana y la hija comparecieran ante notario para modificar su régimen matrimonial a bienes gananciales. Años antes se había declarado el de separación de bienes también a través de escritura notarial.

El precio de la vivienda se estipuló en 1.250.000 euros y la mayoría del importe se abonó desde la cuenta que había recibido dinero de Suiza

En abril de 2017 se escrituró la compra del inmueble y aparecía como comprador el yerno del exministro, que se identificó casado con María Zaplana en régimen de gananciales. El precio se estipuló en 1.250.000 euros y la mayoría del importe, 1.125.000, se abonaron desde la cuenta que había recibido dinero de Suiza. El resto, 125.000 euros, llegaron mediante transferencias bancarias desde una cuenta de origen establecida supuestamente en Alemania.

"Llama la atención que tanto Luis Iglesias como María Zaplana, durante sus declaraciones policiales, manifestaran que su régimen económico matrimonial era el de separación de bienes", indica la UCO, que añade declaraciones de los investigados al respecto, corroborando que se casaron en 2013 y que después firmaron la capitulación de separación de bienes.

Otros 1,8 millones 

A la Guardia Civil le llama la atención la "coincidencia" en el tiempo en el que se ingresaron los 2,2 millones de euros a una cuenta del yerno de Zaplana y otro ingreso, el mismo día, por importe de 1,8 millones de euros, procedente de Suiza, realizado por el fiduciario de Zaplana Fernando Belhot a una de sus cuentas.

En relación a estos fondos, Belhot manifestó, entre otras cuestiones, que el dinero iba a utilizarse en una inversión en el Puerto de Altea y que estas cantidades pertenecían a Eduardo Zaplana: "Ingreso en el banco 1.800.000 euros. Y es el dinero que está bloqueado allí en Madrid". La inversión en Altea finalmente no se llevó a cabo porque otro grupo inversor pagó más por los activos a la venta.

Más noticias