Público
Público

CASO DE MIGUEL La Justicia condena a los exdirigentes del PNV por la mayor trama de corrupción vasca

Tres exmiembros de la formación nacionalista en Araba reciben penas de entre seis y trece años de cárcel por su participación en una red de tráfico de influencias y malversación de fondos públicos.

El fiscal jefe de Álava, Josu Izaguirre (d) el juez instructor del caso, Roberto Ramos (c) y el fiscal, Manuel Pedreira entran en el juzgado este martes. EFE/Adrián Ruiz de Hierro

El veredicto ya está aquí. La Audiencia Provincial de Araba ha condenado esta mañana a Alfredo de Miguel, ex diputado de Administración Local en ese territorio, a trece años y tres meses de cárcel por los delitos de tráfico de influencias, cohecho pasivo, malversación de fondos públicos, falsedad documental, influencias, blanqueo de capitales y asociación ilícita. 

Según se ha conocido poco después de las 10.00 de la mañana, De Miguel ha sido absuelto del delito de coacciones y de otro de tráfico continuado de influencias, mientras que el tiempo máximo que cumplirá en prisión será nueve años. El principal acusado por esta trama de corrupción vasca –la mayor de estas características en Euskadi– no se encontraba en la sala.

La magistrada Elena Cabero, redactora de la sentencia, ha dado lectura a las condenas bajo una amplia atención mediática. El caso nació hace ya diez años, cuando una abogada y empresaria denunció que De Miguel le había pedido 100 mil euros a cambio de una adjudicación en el parque tecnológico de Miñano.

Aquella denuncia fue la primera piedra de un largo camino, en el que se comprobó que en Araba existía una trama corrupta liderada por dirigentes del PNV en ese territorio. Los involucrados fueron expulsados del partido, que hoy digiere esta sentencia a las puertas de un año electoral, en el que Euskadi celebrará elecciones autonómicas.

Otros dos rostros visibles de este caso, los exdirigentes nacionalistas Koldo Otxandiano y Aitor Telleria, también han recibido duras condenas que implican la entrada en prisión: Otxandiano ha sido condenado a siete años y seis meses, mientras que la pena de Telleria ha sido de 6 años y seis meses. Ambos dirigentes crearon junto a De Miguel la sociedad Kataia Consulting, una pieza esencial en la trama de cobro de comisiones irregulares del 4%.

Por su parte, Xabier Sánchez Robles, exdirector de Juventud del Gobierno Vasco, ha sido condenado a siete años y un mes de prisión. Según se ha conocido esta mañana durante la lectura de la sentencia, 11 de los 26 imputados han sido absueltos.

El PNV pide perdón

Andoni Ortuzar, presidente del PNV, ofreció una rueda de prensa en la que pidió “perdón” a la sociedad vasca por el “hecho de que en nuestro seno haya podido haber quienes han actuado de manera tan censurable y tan opuesta a los principios que siempre han regido este partido”.

El dirigente nacionalista marcó distancia con los acusados, destacó que la sentencia aún no era firme y rechazó cualquier similitud entre este caso y tramas como Gürtel o los ERE de Andalucía. De hecho, subrayó que la red de corrupción liderada por De Miguel buscaba el beneficio “personal” y no del partido.

El lehendakari Iñigo Urkullu también habló de “actitudes personales”, al tiempo que coincidió con Ortuzar en pedir “disculpas” por una “actitud reprobable y contraria al ideario y a los valores éticos que defiende” el Ejecutivo autonómico.