Público
Público

Catalunya Aragonès busca fórmulas para blindar al Govern de las tensiones entre ERC y Junts

Aragonès no quiere que el Govern quede encallado ni en las discrepancias internas ni en el monotema de la mesa de diálogo, por eso buscará este martes poner en marcha la máquina gubernamental mediante el plan de gobierno

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat. Foto de archivo.
Pere Aragonès, presidente de la Generalitat. Foto de archivo. David Zorrakino / Europa Press

El Consell Executiu de la Generalitat se reunirá este martes, una semana después de la última turbulenta reunión a raíz de la delegación propuesta por Junts para la mesa de diálogo que finalmente fue rechazada contundentemente por el president de la Generalitat, Pere Aragonès. La reunión de este martes estará así marcada por el episodio que ha supuesto la primera gran crisis entre los dos socios independentistas del Ejecutivo catalán. Pero según apuntan diversas fuentes, Aragonès se plantea dos objetivos prioritarios para este martes. Primero, buscará acortar las réplicas del seísmo político de hace una semana y blindar el Govern de las fuertes tensiones que han vuelto a emerger entre ERC y Junts. En segundo lugar, que el Govern coja impulso y se ponga a trabajar a velocidad de crucero con la aprobación del plan de gobierno.

ERC ha diseñado una estrategia de doble eje para la primera presidencia de un republicano al frente de la Generalitat desde la República –si descontamos las presidencias en el exilio franquista que no tuvieron capacidad ejecutiva-. El primero, referido al conflicto político entre Catalunya y el Estado, se trabaja con la reivindicación de la amnistía y la autodeterminación aplicado a la negociación con el Gobierno español en la mesa de diálogo. El segundo eje se fundamenta en la gestión del día a día, o lo que se llama en círculos independentistas "el mientras tanto".

En ERC se percibe una sensación de euforia después de haber conquistado, aunque sea de forma inicial, la primera de las apuestas estratégicas. Se considera "un éxito" total la ejecución de la primera reunión de la mesa de diálogo por su desarrollo pero sobre todo por haber forzado la presencia del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. La ausencia de Junts no ha gustado en las filas republicanas, pero se considera un mal menor y se destaca que el episodio ha servido para mostrar un Aragonès decidido y revestido de autoridad. Un gesto que desde Junts califican de "sobreactuación" del president. 

En cualquier caso, Aragonès no quiere que el Govern quede encallado ni en las discrepancias internas ni en el monotema de la mesa de diálogo y por eso buscará este martes poner en marcha la máquina gubernamental, explican las fuentes, después de los primeros cien días en que no se ha podido lucir ningún gran proyecto en medio de polémicas como la de la ampliación del aeropuerto o la de la mesa de diálogo. El plan de gobierno será la punta de lanza de este segundo eje estratégico basado en la gestión. "Tenemos mucho trabajo que hacer y una agenda profundamente transformadora para desarrollar", aseguran en el Palau de la Generalitat.

Los ejer del plan de gobierno

El plan de gobierno detallará las principales actuaciones de cada departamento de la Generalitat que según el Govern "tienen que ser la base de las transformaciones democrática, social, verde y feminista" que se plantea el Ejecutivo esta legislatura. Los ejes programáticos con que se ha trabajado para la elaboración del plan, según el Govern, son: "Un país justo, con buen gobierno y referente democrático en el mundo. Un país de derechos, de igualdad de oportunidades y de bienestar. Un país basado en una economía del conocimiento, digital y emprendedora. Un país verde, equilibrado y conectado. Y un país feminista fundamentado en la garantía de los derechos humanos".

Patricia Plaja asegura que el plan de gobierno responde "a la doble vertiente de trabajo que siempre ha marcado el president Aragonès"

En palabras de la portavoz del Govern, Patricia Plaja, el plan de gobierno responde "a la doble vertiente de trabajo que siempre ha marcado el president Aragonès". Por un lado, "trabajar para hacer frente a las crisis provocadas por la pandemia y poner las bases de la recuperación y el futuro país que queremos" y, al mismo tiempo, "trabajar para resolver el conflicto político y hacer avanzar Catalunya hacia el ejercicio de la autodeterminación".

Cohesión interna en el Consell Executiu

La reunión del Consell Executiu también ha sido diseñada para resarcir la pésima imagen que se produjo hace solo una semana cuando se tuvo que hacer un receso por la fuerte tensión generada al respecto de la propuesta de delegación de Junts para la mesa de diálogo que estaba mayormente formada sin miembros del Govern y con expresos como Jordi Sànchez o Jordi Turull. En aquella ocasión las alarmas se dispararon sobre las nueve menos cuarto con una llamada del secretario general de Junts, Sánchez, a Aragonès para comunicarle la composición. A pesar de que el president de la Generalitat emplazó a los socios a debatir sobre la propuesta, su filtración aumentó exponencialmente la temperatura política en el Consell Executiu entre los miembros de ERC y los de Junts y provocó el ya conocido puñetazo en la mesa de Aragonès.

Fuentes de Esquerra reconocen que el episodio ha generado tensión entre los dos partidos que gobiernan en Catalunya por lo que entienden ha sido una "falta de lealtad". Pero en la presidencia desvinculan estas tensiones de los miembros del Consell Executiu. Estas mismas fuentes aseguran que Aragonès mantiene "una excelente relación con todos los miembros del Govern de Junts". Una afirmación que corroboran también en las filas juntistas: "Hay entendimiento en el día a día del Govern", aseguran. 

Aragonès quiere aprovechar esa buena sintonía para blindar el Consell Executiu de futuras tensiones entre los partidos. Por ejemplo, las que se podrían dar muy probablemente bien pronto durante el Debate de Política General en el Parlament de la semana entrante. No está claro que la mayoría independentista vote conjuntamente algunas de las proposiciones, por ejemplo respecto a la marcha de la mesa de diálogo. Incluso se podría dar la imagen que se estrene una mayoría alternativa en relación a esta cuestión, en que ERC encontrara el apoyo del PSC y En Comú Podem.

Los presupuestos y la polémica ley audiovisual

Los republicanos alertan de que la negociación tiene que ir vinculada a ciertos avances en la mesa de diálogo

Pero también se esperan otras crisis, como la que se puede abrir entre los dos partidos durante la negociación con el Gobierno español para los presupuestos generales que empezará también esta semana. Con Junts instalado en la negativa a pactar las cuentas con el Gobierno de Pedro Sánchez y ERC mucho más pragmática. Los republicanos alertan de que la negociación tiene que ir vinculada a ciertos avances en la mesa de diálogo, pero también aseguran que "no renunciarán a nada que sirva para mejorar las condiciones de vida de los catalanes y las catalanas". 

La negociación se puede complicar por cuestiones paralelas como la indignación que ha generado en el independentismo la tramitación de la ley audiovisual estatal que consideran que margina la producción en catalán del reparto de ayudas de dinero público.

Desde la presidencia se muestran cautos con este tema y fuentes consultadas aseguran que "el catalán en el audiovisual es prioritario para este Govern". Las mismas fuentes señalan que en estos momentos la transposición de la directiva europea a través de la ley española en curso deja fuera el catalán. Pero recuerdan que "se está negociando para que el respeto por el plurilingüismo sea algo más que un anunciado". 

El Govern asegura que está trabajando con el Gobierno español para introducir cambios, pero también existen contactos al respecto entre los grupos parlamentarios de ERC y del PSOE en el Congreso. Y por otro lado se trabaja en una reforma de Ley audiovisual catalana, que es del 2005.

En esta línea, los dos partidos mantienen las espadas en alto, siempre fuera del ámbito gubernamental. Así, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, insiste en pedir a Junts que se "reincorpore" a la mesa de negociación, pero reafirma que las delegaciones deben estar formadas por miembros de los respectivos gobiernos y no ha dado margen a ningún cambio. "Así se ha decidido. Si alguien no quiere participar, que lo diga claro, pero que no se invente excusas", añade. La portavoz de los republicanos se muestra convencida de que en los próximos días o semanas Junts se sumará y ha pedido al partido de Carles Puigdemont y Jordi Sánchez que no deje pasar esta oportunidad. "No nos podemos equivocar de adversario", concluye.

Unas afirmaciones rechazadas tajantemente desde Junts. La portavoz del partido, Elsa Artadi, mantiene que su partido no tiene previsto cambiar los nombres de la delegación que debería asistir a la negociación, con personas de la ejecutiva pero de fuera del Gobierno. "Estamos donde estábamos", ha resumido la portavoz, que ha insistido en que si se les invita a participar con la delegación planteada, así lo harán.

Vaya como vaya el Debate de Política General y los enfrentamientos dialécticos entre ERC y Junts, Aragonès quiere dar por cerrada la crisis en el Consell Executiu con la reunión que mantuvo el jueves pasado, después de la reunión entre el Govern de la Generalitat y el Gobierno español, con el vicepresident Jordi Puigneró, que es el hombre fuerte de Junts en el Ejecutivo. Aunque cabe recordar que uno de los problemas en la relación interna es que ninguno de los consellers o conselleres de Junts es miembro electo de la ejecutiva del partido. 

Así las cosas, este martes se escenificará la distensión y habrá que estar muy atentos a siempre simbólica entrada del president de la Generalitat en el Pati del Tarongers. Y ver si Aragonès recupera la entrada con el vicepresident Puigneró al Consell Executiu –junto a la consellera de la Presidència, Laura Vilagra- o sin él, como hizo justo hace una semana en el punto álgido del enfrentamiento entre dos socios entestados a gobernar juntos a pesar de todo.

Más noticias