Público
Público

Catalunya Aragonès exigirá a Sánchez incluir la amnistía y la autodeterminación en el orden del día de la mesa de diálogo

El president de la Generalitat visita La Moncloa con intención de poner las bases de reinicio de la mesa de diálogo. 

Imagen de febrero de 2020 de Pedro Sánchez y Pere Aragonés en el Palacio de la Moncloa antes de la primer reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno y Catalunya. EFE/Kiko Huesca
Imagen de febrero de 2020 de Pedro Sánchez y Pere Aragonés en el Palacio de la Moncloa antes de la primer reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno y Catalunya. Kiko Huesca / EFE

El president de la Generalitat, Pere Aragonès, visita este martes el Palacio de la Moncloa. En el encuentro se tratará la reactivación de la mesa de diálogo entre gobiernos para este septiembre. Las posiciones de inicio están muy alejadas, pero la relación entre Aragonès y Pedro Sánchez es fluida. Los indultos han destensado el clima político, pero las millonarias sanciones del Tribunal de Cuentas impactarán sobre la reunión.

Pere Aragonès visitará este martes la Moncloa en el que será el primer encuentro bilateral cara a cara con Pedro Sánchez desde que el primero tomó posesión del cargo de primera autoridad de Catalunya.

La visita del president de la Generalitat a la Moncloa llega precedida de los indultos a los nueve dirigentes independentistas encarcelados que ha rebajado la tensión política que provoca el conflicto entre Catalunya y el Estado.
Fuentes del Govern definen las actuales relaciones con el Gobierno español de "francamente cordiales". Con lo cual el encuentro entre Aragonès y Sánchez se prevé distendido y con gestos que transmitan la nueva etapa iniciada en la relación entre la Generalitat y la Moncloa.

Pero otra cosa será de puertas para adentro, donde Aragonès tiene intención, no solo de poner las bases del reinicio de la mesa de diálogo, sino también de situar en el centro del debate las dos banderas actuales del independentismo: la amnistía y la autodeterminación. Para lo cual Aragonès exigirá que estos dos aspectos se incluyan en el orden del día de la futura mesa de diálogo. Es decir, el compromiso que se debatirán las dos cuestiones de forma oficial.

La agenda de temas a tratar en la reunión de este martes en la Moncloa es diversa. Por ejemplo, una cuestión estratégica es la fórmula sobre la gestión de los fondos europeos para la reconstrucción de la grave crisis provocada por la pandemia. El objetivo de Aragonès es negociar que una parte importante de los multimillonarios recursos que le tocan a Catalunya sean gestionados directamente por la Generalitat. Evitando así convertirse en una simple gestoría de aquello que decida de forma finalista el Ejecutivo español. Pero sin duda el tema central del primer encuentro entre Arangonès y Sánchez versará sobre la reactivación de la mesa de diálogo, después de año y medio de frenazo a causa de la pandemia y de la nula apuesta por esta vía del anterior president de la Generalitat, Quim Torra.

Reactivación de la mesa de diálogo

Sánchez recibirá a Aragonès con la "mejor cordialidad"

Aragonès acude a la Moncloa con la intención de cerrar los primeros puntos que permitan la reactivación del diálogo: composición, estructura de reuniones, cadencia y fecha de inicio, que fuentes del Palau de la Generalitat sitúan en septiembre. Veremos hasta dónde está dispuesto a concretar Pedro Sánchez que no parece tener tanta prisa respecto al inicio de las conversaciones oficiales sobre el conflicto. Aunque fuentes del Gobierno español apuntan que Sánchez recibirá a Aragonès con la "mejor cordialidad".

Otra cosa es que la buena sintonía actual entre los dos presidentes no evitará que este tema se afronte desde posiciones muy alejadas entre las dos partes. Según ha podido saber Público de fuentes próximas a la presidencia de la Generalitat, Aragonés exigirá que la amnistía para todos los encausados por temas relativos al Procés, con los dirigentes exiliados en el extranjero a la cabeza, y la "solución democrática", o lo que es lo mismo, la autodeterminación, consten en el orden del día de la mesa del diálogo.

Cuestión que ahora mismo las declaraciones realizadas por miembros del Ejecutivo de Pedro Sánchez no parecen contemplar. Por ejemplo, la portavoz del Gobierno español, María Jesús Montero, que insta al independentismo a ser "pragmático" y a avanzar en "propuestas viables" dentro del "marco constitucional". "No pediremos que abandonen sus ideas, pero sí que tengan una dosis de realidad", expresó recientemente Montero.

El propio Pedro Sánchez ha rechazado de plano este lunes en Barcelona durante la visita al Mobile World Congress que de la mesa de diálogo pueda surgir ningún referéndum de autodeterminación.

El Gobierno español quiere empezar con acuerdos

El Gobierno español quiere empezar con acuerdos, pero según fuentes del Gobierno español tampoco está descartado que los temas centrales que demanda el independentismo se acaben incorporando al orden del día de la mesa. Aunque el objetivo de Pedro Sánchez sería empezar por aquellos temas en los que haya más proximidad y posibilidades de acuerdo.

En este sentido, se apuesta por buena parte de los 23 puntos que en su día presentó el expresident Artur Mas a Mariano Rajoy con temas como la mayor capacidad de recaudación de la Generalitat, más inversión del Estado en infraestructuras o cesión de diversas competencias. El rechazo de Rajoy a estas propuestas provocó el giro estratégico de Artur Mas hacia la creciente ola de independentismo en las calles de Catalunya el 2012. De hecho, también se especula con la mediación entre el Palau de la Generalitat y la Moncloa por parte del expresidente José Luís Rodríguez Zapatero que estaría estudiando "soluciones imaginativas" para recuperar aquellas partes del Estatut aprobado en referéndum el 2006 que fueron recortadas por la sentencia del Tribunal Constitucional.

También está viva la discusión sobre el hecho de que Oriol Junqueras pueda participar en la negociación, ya que  Pedro Sánchez circunscribe la composición a los miembros de los dos gobiernos y recordaba este mismo lunes que el presidente de Esquerra continua inhabilitado pese al indulto. Con todo, las fuentes consultadas consideran que no llegaría a ser un escollo para la mesa de negociación si ERC planteara la presencia del presidente del partido como una condición irrenunciable. Aspecto, por otra parte, que ahora mismo ERC no ha decidido, según la información de que dispone Público. En lo que también están de acuerdo las dos partes es que la negociación será larga.

En Madrid auguran que durará toda la legislatura mientras en Barcelona hay un poco más de prisa porque no se puede olvidar que el acuerdo de investidura con la CUP obliga a Aragonès a presentar resultados en dos años en una cuestión de confianza parlamentaria.

Amnistía y autodeterminación en el orden del día

Fuentes de la dirección de ERC aseguran que "somos conscientes de la ofensiva que los últimos días se ha desatado desde el Gobierno español para evitar que la amnistía y la autodeterminación se incluyan en los temas de discusión, pero para nosotros son temas irrenunciables".

"Tenemos todo el derecho a incluir nuestras posiciones y que se puedan discutir de forma oficial " comentaba la dirección de ERC

Estas mismas fuentes indican que no es suficiente con que se permita a los representantes del Govern expresar su posición sobre ambas cuestiones. La amnistía y la autodeterminación deben estar reflejados en el orden del día como temas a tratar oficialmente: "Igual que el Gobierno español propondrá sus temas para desarrollar las conversaciones y nosotros estamos dispuestos a aceptarlo y debatir sobre ello, nosotros tenemos todo el derecho a incluir nuestras posiciones y que se puedan discutir de forma oficial" comentaban fuentes de la dirección de ERC.

Hablar de todo, un primer éxito

Desde Junts también se pone el acento en la amnistía y el vicepresident de la Generalitat, Jordi Puigneró, asegura que planteará que se cumpla con el dictamen del Consejo de Europa que exige al Estado español, no solo la libertad de los presos, ya materializada con los indultos, sino la retirada de las euroórdenes contra los exiliados. Hay que recordar que dicho dictamen no es de obligado cumplimiento para el Estado español, aunque sí tendrá peso en la futura sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre los recursos de los encarcelados por el Procés.

Desde ERC se es muy consciente de la dificultad de conseguir que el Gobierno español acepte la amnistía y la autodeterminación. Pero ven en la mesa de diálogo una oportunidad para encauzar el conflicto y aseguran que ahora mismo el primer objetivo debe ser que el Gobierno español acepte hablar de todos los temas sin exclusión. "Después de años en que la represión ha sido la única respuesta, este sería un primer éxito importante para abrir el camino de una solución política y democrática", aseguran los republicanos.

El torpedo del Tribunal de Cuentas

Por otra parte, la reunión de la Moncloa recibirá un impacto directo disparado desde el Tribunal de Cuentas y teledirigido por el Partido Popular. Este organismo controlado aún por una mayoría designada por el PP y que los populares se niegan a renovar como otras instituciones y organismos clave en el Estado, decidirá este martes o miércoles la multa multimillonaria, de entre 6 y 15 millones, que pretende aplicar a 41 altos cargos de diversos gobiernos de la Generalitat por los costos de la Acción Exterior del Govern, a pesar de tener las competencias para ello, y atribuyendo en el proceso multitud de cargos sobre viajes e iniciativas que nada tenían que ver con el Procés. Entre los afectados estan los expresidents Puigdemont y Mas, el propio exvicepresident Junqueras y diversos exconsellers como el recientemente indultado Raül Romeva y otros cargos secundarios.

Aragonès pedirá a Pedro Sánchez que haga todo lo posible por evitar actuaciones que tensen al independentismo

Especial atención en el exterior ha despertado el caso del exconseller Andreu Mas-Colell, de gran prestigio internacional, que ha recibido el apoyo de decenas de Premios Nobel de Economía. Este es sin duda un torpedo a la línea de flotación del inicio de diálogo. Y la revancha del PP por los indultos. Pero por parte de ERC aseguran que son conscientes de "la actuación de los aparatos del Estado para dinamitar el diálogo" y se reafirman en que "por eso mismo, hay que fortalecer y mantener esta vía". De hecho el propio Joan Tardà ya lo auguraba en su libro ‘En defensa propia’: "Habrá que tener presente que la represión continuará durante la fase de negociación" asegura el histórico dirigente de Esquerra. Aragonès pedirá, eso sí, a Pedro Sánchez que haga todo lo posible por evitar estas actuaciones que tensan al independentismo.

De momento, Sánchez se ha limitado a mostrar respeto por las decisiones del Tribunal de Cuentas y recuerda que se pueden recurrir judicialmente. Pero su propio ministro y hombre fuerte del PSOE, José Luis Ábalos, ya ha reconocido que las actuaciones del Tribunal de Cuentas "son piedras en el camino del diálogo". Veremos si las piedras que van surgiendo no acaban sepultando el camino abierto por los indultos. Por ahora, todo indica que Aragonès y Sánchez se han conjurado para poder transitar por la senda del diálogo, aunque sea una senda adoquinada y llena de obstáculos y sin saber demasiado bien cuál será el final del recorrido.

Más noticias