Público
Público

Catalunya La Audiencia Nacional deja en libertad a los dos últimos CDR que quedaban en prisión

De los nueve detenidos el pasado mes de septiembre en una operación policial en la que se los presentó poco menos que como peligrosos terroristas, siete ya habían quedado en libertad, los últimos el pasado mes de diciembre

Manifestación de apoyo a los siete CDR detenidos el pasado mes de septiembre - @ARRAN_JOVENT

público | europa press

El Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, a cargo del juez Manuel García Castellón, ha ordenado la puesta en libertad provisional de Jordi Ros y Germinal Tomàs Aubeso este viernes, los dos miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) que todavía permanecían en prisión acusados de un delito de terrorismo, previo pago de fianzas de 30.000 y 15.000 euros respectivamente, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

De los nueve detenidos el pasado mes de septiembre en una operación policial en la que se los presentó poco menos que como peligrosos terroristas, siete ya habían quedado en libertad, los últimos el pasado mes de diciembre. 

El juez del caso ha adoptado esta decisión en sendos autos al estimar parcialmente la petición de puesta libertad, y cuando abonen las respectivas fianzas y queden libres, deberán cumplir otras medidas cautelares como la retirada del pasaporte, prohibición de salir de España o comparecencias semanales en el juzgado de guardia más cercano a su domicilio.

El pasado 26 de diciembre, la sección segunda de la Audiencia Nacional dejó en libertad bajo fianza de 10.000 euros a Alexis Codina, decisión que coincidió con la de la juez María Tardón, en sustitución del juez del caso Manuel García Castellón, de dejar en libertad bajo fianza de 5.000 euros a otro de los miembros de los CDR encarcelados en septiembre, Ferrán Jolis.

Previamente la Sala ya había puesto en libertad a otros tres imputados, Xavier Duch, Xavier Buigas y Eduard Garzón, todos ellos bajo fianza de 9.000 euros, tal y como propuso la Fiscalía con el argumento de que no habían tenido contacto con los explosivos intervenidos a este grupo de CDR, que se autodenominaba Equipo de Respuesta Táctica (ERT).