Público
Público

Catalunya La CUP denuncia haber sufrido "espionaje" por parte de la Policía

"Somos una organización política que está siendo perseguida y asediada", ha explicado a los medios Mireia Boya, exdiputada de la formación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rueda de prensa de la CUP en las puertas de la sede del partido./ Joel Kashila

La CUP (Candidatura d'Unitat Popular) sufrió "espionaje policial", según denunció este jueves la exdiputada de la formación Mireia Boya.

"Denunciamos públicamente que desde hace mucho tiempo estamos sufriendo en nuestra sede espionaje policial: policías de paisanos que nos vigilaban y registran todos nuestros movimientos, y que aún hoy lo siguen haciendo", afirmó Boya a la prensa ante la sede del partido independentista.

La CUP convocó una rueda de prensa este 20 de septiembre para recordar que hace un año la sede fue registrada por agentes de la Policía Nacional en búsqueda de material de propaganda del referéndum unilateral de autodeterminación del 1 de octubre de 2017.

En el acto estuvieron presentes exdiputados del partido, como Gabriela Serra, Albert Botran y Eulàlia Reguant, y diputados en la actual legislatura, como Natàlia Sànchez, Maria Sirvent y Carles Riera.

"Somos una organización política que está siendo perseguida y asediada"

"Somos una organización política que está siendo perseguida y asediada", insistió Boya a preguntas de los periodistas.

Según informó el miércoles El Nacional, la Policía española espió las actividades de miembros de la CUP el 19 de septiembre de 2017 sin autorización judicial.

El medio, que tuvo acceso a un informe policial, asegura que tomaron "imágenes de militantes y colaboradores de la CUP entrando en la sede el material de campaña electoral".

El seguimiento a los militantes de la CUP fue el detonante del dispositivo policial del día siguiente, en el que la Policía entró sin autorización judicial en el edificio para requisar material de propaganda de la consulta.

Sin embargo, la formación anticapitalista convocó una multitudinaria manifestación por la presencia de la Policía, que se extendió hasta las 21.00 horas y que llevó a los agentes —que llegaron a desplegar unidades antidisturbios en las calles laterales— a decidir retirarse para garantizar el orden público.

Más noticias en Política y Sociedad