Público
Público

Catalunya La CUP se plantea establecer puentes con otras fuerzas de izquierdas de España

Así lo ha explicado Eulàlia Reguant, que participa con Txell Bonet y Jaime Pastor en sesiones de debate de la Universidad de Verano de Anticapitalistas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jaime Pastor y Eulàlia Reguant intervienen en la Universidad de Anticapitalistas sobre relaciones entre la izquierda española y la izquierda catalana / M.D

La CUP se plantea la organización de una gira de algunos de sus representantes para abrir vías de diálogo y establecer puentes con otras fuerzas de izquierdas de España.

Así lo ha explicado Eulàlia Reguant en la localidad castellana de La Granja, en el contexto de la IX Universidad de Verano de Anticapitalistas, después de haber participado en un coloquio y un taller de formación de esta organización política, en el cual ha explicitado la voluntad de la CUP de favorecer espacios de diálogo con otras formaciones.

Reguant, que en este momento es una de las dirigentes de referencia de la CUP, dejará paso a otros militantes cuando finalice su mandato como concejala en el Ayuntamiento de Barcelona. Pasará el relevo como lo han hecho todas las personas que representan o han representado esta organización a las instituciones, y, en su caso, no tiene prevista ni siquiera la asunción de ninguna otra responsabilidad política. 

La concejala y exdiputada en el Parlamento de Catalunya intervino martes, junto con la periodista Txell Bonet , compañera del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, en la presentación y comentario del documental sobre los hechos del 20 de septiembre en Barcelona , y este jueves ha compartido mesa de reflexión y debate con uno de los dirigentes más significados de Anticapitalistas, el profesor de ciencia política Jaime Pastor , para hablar sobre "izquierda española e izquierda catalana: matrimonios y divorcios".

Eulàlia Reguant ha señalado la excepcionalidad política del encuentro y lamentó que hasta ahora, su organización, la CUP, "no haya generado espacios de debate" similares.

Jaime Pastor había explicado en su intervención inicial la resistencia histórica de la izquierda española para reconocer el derecho de Catalunya a su autodeterminación, la subordinación exigida por partidos de ámbito estatal a sus homólogos catalanes, el planteamiento de la cuestión social como una prioridad que debería hacer olvidar la nacional, la confusión provocada por los dirigentes que afirman que la cuestión nacional divide y que han identificado la reivindicación de las "diferencias" nacionales con una supuesta voluntad de disfrutar de "privilegios"...  

En el repaso histórico , Reguant ha reconocido que un partido como el PSUC contribuyó durante los años de resistencia contra el franquismo a la cohesión de la sociedad catalana como un solo pueblo, pero añadió que compartía la opinión delabogado August Gil Matamala, Que en un momento dado llegó a la conclusión de que ese partido se había convertido "en una herramienta de consolidación del sistema".

Y en relación al actual momento político, la concejal de la CUP ha criticado a los que plantean la exigencia de "ser más" y condicionan la posibilidad de reconocimiento de la soberanía de Catalunya como pueblo a la obtención de un apoyo político más amplio. Lo que hay que plantear, según ella, es la " mejora de las condiciones de vida de la gente " como la manera de conseguir más apoyo al independentismo.  

Reguant ha defendido la creación de "espacios de contrapoder" y ha cargado contra los que hablan sobre la necesidad de buscar el "encaje" de Catalunya dentro de España ". Esta expresión," el encaje ", ha explicado," es la plasmación de cómo se constituye el Estado español "." Defendemos la soberanía popular.

"En el proceso de construcción de soberanía", explicó, se encuentran los CDR, surgidos para garantizar la realización del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre y consolidados posteriormente como Comités de Defensa de la República. La representante de la CUP argumenta a favor de su existencia en contraposición a la "verticalización" que caracterizaba, según ella, el movimiento independentista. Los CDR, dice Reguant, representan todo lo contrario de la actitud de "espera a que nos digan qué tenemos que hacer".

La concejala de la CUP, Eulalia Reguant, en la Universidad de Verano de Anticapitalistas, en La Granja / M.D

Solidaridad interterritorial

En el coloquio posterior a las intervenciones de Reguant y Pastor no han sido pocos los asistentes que han puesto de manifiesto las dificultades que existen fuera de Catalunya, y más en concreto desde Andalucía o Murcia, para defender la "plurinacionalidad" de el Estado. Se ha explicado el fenómeno del reforzamiento del nacionalismo español como reacción a las movilizaciones en favor de la independencia de Catalunya. Más allá de la explotación del sentimiento de rechazo fomentado desde los cuarteles y comisarías, se ha explicado que durante el pasado otoño hubo gente que se vio representada por quien llamaba "a por ellos". 

"Nos temblaron las piernas" afirmó uno de los participantes en el debate para enfatizar sobre el estado de ánimo de personas de izquierdas ante esta realidad., Aunque también ha recordado las concentraciones de solidaridad y de protesta contra la represión policial en Catalunya que tuvieron lugar los días 2 y 3 de octubre en diferentes ciudades de Andalucía. "Hablar de plurinacionalidad en Andalucía", como lo hace la gente de Podemos, "es un paso de mucha profundida", ha explicado.  

"Lucha por los derechos sociales significa luchar por los derechos de los pueblos", ya la inversa, insistió otro asistente.

"Batallas que se pueden perder" 

El diputado en el Parlamento de Andalucía Jesús Rodríguez ha reconocido que el proceso catalán hizo subir el españolismo entre diferentes sectores de población pero que la izquierda catalana "hizo lo que tenía que hacer". "Es difícil que alguien se solidarice con un proceso cuando se piensa que se puede perder", dijo, pero aún así ha explicado que en la defensa de la reivindicación catalana a Podemos "le faltó contenido". "Debemos tener algún tipo de propuesta de solidaridad interterritorial. Nos falta capacidad propositiva. El tema de la soberanía en abstracto no ha calado", ha reconocido. 

Jaime Pastor ha insistido en este aspecto, pero desde el lado catalán. "La izquierda independentista no tuvo suficientemente en cuenta que necesitaba más solidaridad", ha dicho. "Nos hacía falta más pedagogía", ha señalado, pero después de pronunciarse en favor de "librar batallas aunque se sepa que se pueden perder".

¿Otro referéndum?

Algunos dirigentes independentistas catalanes plantean ahora la posibilidad de convocatoria de otro referéndum y los Comunes recuerdan que siempre han defendido la celebración de una consulta acordada como una cuestión pendiente.  

Pastor ha afirmado que en caso de convocarse se necesitarían garantías de obtención de un nivel de respuesta superior a la del 1 de octubre. 

Y Eulàlia Reguant ha preguntado por quien lo convocaría y si esto debería tener lugar después de algún tipo de diálogo con el Gobierno español. "La lógica indica que se pueda ir hacia otro referéndum, pactado"., Ha dicho, y ha recordado que el PSOE niega rotundamente el derecho de autodeterminación. "No digo que no haya que sentarse a hablar con el Estado". "Hay que hacerlo, pero no desde una lógica subalterna", reclamó, para señalar, por un lado, la necesidad de un diálogo entre iguales, y por otro, que no cree "que haya que poner ahora a encima de la mesa un referéndum como vía de solución ".