Público
Público
Únete a nosotros

Catalunya Miles de personas responden a la llamada de Tsunami Democràtic en Barcelona

La organización ha denunciado a través de Telegram ataques informáticos de España contra su App.

Publicidad
Media: 4.13
Votos: 15

La plataforma Tsunami Democràtic ha movilizado esta tarde a miles de personas, 7.000 según la Guardia Urbana, en el centro de Barcelona en la jornada de reflexión. (ENRIC FONTCUBERTA | EFE)

La de este sábado era la segunda y esperada acción de Tsunami Democràtic tras la ocupación la T1 del aeropuerto de El Prat-Barcelona Josep Tarradellas el pasado 14 de octubre. La de hoy fue una acción igualmente reivindicativa, pero de menor riesgo: actividades lúdicas y actuaciones musicales en las calles de más de 300 municipios catalanes, en desafío a la jornada de reflexión establecida por la Junta Electoral Central (JEC). En el momento de máximo asistencia, se congregaron unas 7.000 personas, según el recuento de la Guardia Urbana de Barcelona.

En Barcelona, ​​el canal de Telegram de Tsunami Democràtic estuvo animando desde las 10.00 horas de la mañana a acudir a ayudar en el montaje del escenario en Plaza Universidad, después de haber cambiado el lugar del encuentro
–originalmente Plaza Catalunya– a última hora. Muy cerca de la acampada de estudiantes, que la noche al sábado protagonizó un intercambio de acusaciones después de que un grupo de acampados denunciaran a través de un comunicado publicado en sus redes sociales "un intento de desconvocatoria interna de manera no asamblearia "que calificó de" boicot electoralista ", acusando a Arran y Jovent Republicà de haber efectuado" intentos de proselitismo".

Por otra parte, estas organizaciones publicaron otros comunicados desmarcándose de estas acusaciones y los canales oficiales de la acampada han señalado algunas "personas adultas con actitudes impositivas" durante las asambleas de esta semana.

El cartel de Tsunami Democràtic, difundido previamente en las redes, incluía las actuaciones de la Compañía Eléctrica Dharma, Los Amigos de las Artes y Els Catarres, entre otros, y también del poeta Enric Casasses. El antiguo secretario general de Podemos y luego candidato del Frente Republicano, Albano Dante-hecho, hizo un discurso donde cargó contra el ministro en funciones del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por las investigaciones puestas en marcha por su ministerio contra Tsunami Democràtic. Entre los manifestantes también se pudo ver al concejal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona Ernest Maragall.

"¿Qué concierto es este?", Ppguntaba un turista despistado a primera hora de la tarde. El ambiente era, en efecto, festivo y familiar, nada que ver con las imágenes de las protestas de la tercera semana de octubre que quedaron grabadas en la retina de muchos. De fondo, mientras tanto, se escuchaba el clásico El pueblo unido jamás será vencido, del grupo chileno Quilapayún. Estelades, pancartas pidiendo la libertad a los presos, interpretaciones de Els Segadors y un simpatizante de las protestas de Hong Kong con una enorme bandera negra con letras blancas colgando de la mochila: Free Hong Kong-Revolution Now. A las 17:40 horas el canal de Telegram de Tsunami Democràtic seguía llamando a llenar la Gran Vía de Barcelona. También recordaba que su aplicación "funciona como se esperaba en esta jornada de pruebas" y que "ya ha recibido los primeros ataques informáticos por parte del Estado", pero que "no han conseguido tumbarla".

La Gran Vía fue llenándose poco a poco. Quizás demasiado despacio y todo. A las seis de la tarde el público asistente llegaba al cruce con la calle Balmes, unos metros más que dos horas antes. Al lado, la acampada seguía su propio ritmo –aparentemente, con una clara mayoría anarquista ahora que otros grupos lo han abandonada–, y más allá, la ciudad también.

Tsunami Democràtic quería enviar este sábado un mensaje, pero aquellos que no fueron seguramente también. Quizás algunos independentistas se han cansado de ser figurantes en escenografías cuidadosamente preparadas por las entidades soberanistas. Quizás, y sólo quizás, estos independentistas que no salieron hoy a la calle lo que quieren es más mambo y menos conciertos y procesiones cívicas. Quizás Tsunami Democrtic quería reservar energías ante las próximas convocatorias, el 11, 12 y 13 de noviembre. Quizá todo se explica porque la convocatoria era un sábado. El tiempo lo dirá. De momento, mañana elecciones y pasado, más protestas. 

Aparte del acto en Barcelona, ​​también se celebraron otras convocatorias en toda Catalunya. En Tarragona, unas 300 personas cortaron la avenida Roma de Tarragona, donde colocaron carpas y mesas en la calle para jugar juegos de mesa y comida. En la capital de poniente, Lleida, cientos de personas llenaron la plaza San Juan con actividades lúdicas como magia, música y charlas. 

En Girona, unas 500 personas se reunieron en la plaza Uno de Octubre para acudir a las charlas y conciertos. También se convocó una manifestación que tenía que ir hasta los juzgados a las siete de la tarde, pero que acabó desconvocando que las actividades han ido tarde.

También hubo actos en el Vendrell, Vic, Ripollet y el Pla de l'Estany, así como otros puntos de Barcelona. En el barrio de Nou Barris, varias plataformas celebraron una jornada de charlas y talleres con el objetivo de recolectar fondos para los detenidos y encarcelados los últimos días, así como de otros activistas sociales represaliados.

A última hora de la noche, una vez el Tsunami ya había desconvocado, los CDR protagonizaron  una marcha de unas 400 personas que intentaron llegar hasta la Plaza Urquinaona, pero que se encontraron con la presencia de los Mossos y la Policía Nacional, que cargó en varias ocasiones para evitar la llegada de los manifestantes. Algunos de los convocados por los comités tumbaron algunos contenedores en las calles adyacentes a Urquinaona.

Más noticias en Política y Sociedad