Público
Público

Catalunya Torra se pondrá "a disposición del Parlament" si hay condena contra los políticos catalanes

El presidente de la Generalitat inicia el curso político con una comparecencia en el Teatre Nacional de Catalunya para hacer un análisis sobre el independentismo y exponer sus propuestas por los meses entrantes.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4

Quim Torra pronuncia la conferencia en el Teatro Nacional de Catalunya. EFE/ Alejandro García

"Esta conferencia no es una protesta sino una propuesta". Así iniciaba este martes el presidente de la Generalitat, Quim Torra, la muy esperada -y anunciada- conferencia al Teatre Nacional de Catalunya, con que el independentismo espera recuperar la iniciativa política después del 155, y justo antes de un nuevo otoño caliente, a una semana de la Diada y con la perspectiva de los primeros aniversarios del el 1-O, del 20-S o de la proclamación de independencia simbólica del 27 de octubre.

Sin dilaciones, el presidente ha anunciado que expondría un análisis sobre la actualidad política catalana y el estado de salud del movimiento independentista dividida en cinco bloques: "Dónde somos", "cómo hemos llegado hasta aquí", y ahora, qué?", "las oportunidades que tenemos" y "cómo ganaremos", las ha titulado. Antes de todo, ha querido empezar poniendo tres pilares bajo su discurso: "Ha habido un intento planificado de destruir y el ideal independentista", "nuestro punto de partida es el referéndum del 1 de octubre, la gran movilización del 3 de octubre y la declaración política de independencia del 27 de octubre"; y, por último, ha querido insistir en la "confianza absoluta" que tiene en el pueblo catalán, del cual ha destacado los valores de "convivencia, paz y fraternidad" que prevalecen.

Torra ha hecho una radiografía del camino hacia el proceso, desde la transición española, pasando por la sentencia contra el Estatuto de Autonomía cuando ha dicho que "se rompió el pacto constitucional", hasta la celebración del referéndum del 1 de octubre, la violencia policial y la persecución a ciudadanos, políticos y líderes sociales. Torra ha alertado de las consecuencias que podría tener el juicio contra los políticos y líderes independentistas en prisión y en el extranjero. El presidente de la Generalitat ha criticado directamente en el Estado y la Monarquía, a quien ha acusado "de amparar la violencia contra su pueblo".

Según el líder del ejecutivo catalán, el movimiento independentista ha llegado hasta aquí porque ha sido capaz de "no ser reactivos, de traer la iniciativa", ha priorizado el beneficio colectivo. Además, ha insistido en que la independencia de Catalunya generará un beneficio para todo el mundo: "Es una propuesta de bienestar de progreso, de creación de oportunidades, de reparto de la riqueza. Es por todo esto que somos republicanos".

Torra propone una marcha por los derechos civiles y sociales

Todo y las reivindicaciones hacia el 1 de octubre, Quim Torra se reafirma en el giro estratégico cabeza el diálogo y la distensión, a diferencia de Carles Pugidemont, quién abanderó la estrategia de la desobediencia. Torra se ha dirigido en castellano a los dirigentes estatales en esta línea: "Hemos ofrecido siempre, ofreceremos hoy y ofreceremos otro golpe diálogo y negociación", ha dicho. También se ha dirigido a la ciudadanía española para ofrecerles unirse a la "marcha por los derechos civiles y las libertades" que mencionó el pasado domingo.

De nuevo, Torra ha vuelto a poner sobre la mesa la propuesta de hacer una gran marcha por los "derechos civiles y sociales que empieza mañana y acaba el día del juicio por los presos políticos": "Esta es la propuesta que hago en el pueblo de Catalunya: o libertad o libertad. Y amparando en el mandato del 1 de octubre y cogiendo como ejemplo luchas como la de Luther King, propongo una marcha por los derechos civiles, sociales y nacionales de Catalunya".

El presidente de la Generalitat ha puesto el foco en el juicio por el procés y ha asegurado que no aceptará ninguna sentencia que no implique la absolución: "Personalmente no puedo aceptar ni aceptaré ninguna sentencia que no sea la libre absolución. Llegado el caso contrario, si se diese el caso de que la sentencia no fuese la libre absolución de los procesados, estudiaré qué decisiones hay que tomar y me pondré a disposición del pueblo de Catalunya, a través de sus representantes legítimos en el Parlament". 

Una de las grandes oportunidades que ha destacado Torra ha sido la internacionalización del proceso. Muestra de esto, considera el presidente, es el tratamiento que han recibido los exiliados a los países que los han acogido y por dónde han viajado: "En ninguna parte en el país en que han ido han sido tratados como delincuentes cómo han sido tratados en España". En la misma línea, también ha enumerado los procesos judiciales y de denuncia a las diversas organizaciones internacionales que los políticos catalanes perseguidos han iniciado.

Torra también ha anunciado que el Gobierno está dispuesto a hacer efectivas todas las leyes sociales suspensas por el Tribunal Constitucional, un debate que no está resuelto entre el Estado y la Generalitat en el marco de los diálogos bilaterales.

Movimiento de base, instituciones y Consejo de la República

El presidente de la Generalitat ha alabado la fuerza del movimiento republicano de base, pero aun así ha insistido en la necesidad de ampliar la base: "Tenemos que recuperar el apoderamiento popular del 1 de octubre. Tenemos que sumar las fuerzas de todos los que el 3 de octubre compartieron los mismos valores republicanos".

Torra también ha interpelado a las instituciones de todos los niveles comprometidas con el derecho de autodeterminación y ha dado por cerrada la recuperación del Govern catalán después de la aplicación del artículo 155. La estrategia propuesta por el presidente también hace hincapié en el órgano de la República en el exilio, el Consejo de la República, encabezada por el expresidente catalán, Carles Puigdemont: "Los catalanes tenemos que ir a buscar la justicia fuera de casa nuestra. Aquí, nadie ha huido de la justicia, al contrario, la hemos ido a buscar fuera".

Tampoco ha desistido al pedir la convocatoria de un referéndum de autodeterminación pactado con el Estado y ha respondido a las ofertas de Pedro Sánchez de convocar un referéndum para hacer una reforma estatutaria: "Señor Sánchez, el debate a la sociedad catalana no es sobre un Estatuto".

El presidente Quim Torra ha cerrado la conferencia haciendo un llamamiento a la ciudadanía a organizarse, a analizar sus contextos y a "no olvidar los valores" que dice identifican la sociedad catalana, a no olvidar las "libertades democráticas y derechos civiles y sociales que son vuestros". Según el presidente, el Gobierno ha entendido que "la República no se puede construir desde los despachos". "Os invito pues, a hacerlo, a creer que es posible. Os invito a hacer el imposible".