Público
Público

Cayo Lara se despide recordando que Alberto Garzón "fue, es y será" su candidato a presidente

El saliente coordinador federal de IU da su última rueda de prensa al frente de la organización para destacar la "generosidad con mayúsculas" de IU en el pacto con Podemos. Recuerda que cualquier paso hacia la unidad debe ser aprobado por las bases de ambas formaciones.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede del partido como despedida del cargo en el que ha permanecido ocho años, en la víspera de la Asamblea que la organización hará este fin de semana en Madrid para situar a Alberto Garzón como su sustituto. EFE/Zipi

@JairoExtre

MADRID.- Hacía tiempo que no aparecía en escena. Él mismo lo ha reconocido y ha pedido disculpas por ello, pero, según ha confesado, no quería dificultar la "transición" en Izquierda Unida. Hoy, siete años y medio después de llegar al cargo y apenas unas horas antes de abandonarlo, Cayo Lara, aún coordinador federal de Izquierda Unida, ha comparecido en rueda de prensa para hacer un repaso de su gestión y para dar su opinión (escueta, eso sí) sobre la que se avecina en IU y en el país.

La mochila que se lleva va cargada de buenas y malas decisiones, difíciles algunas y necesarias otras, ha aseverado. Entre los errores destaca aquella rebelión de la federación de Extremadura que posibilitó el gobierno del PP y de José Antonio Monago en la región; la "desvinculación" que para muchos fue la expulsión de la federación madrileña, en eterna guerra interna, y que desembocó finalmente en la total ausencia de IU en la Asamblea de Madrid, aunque resista en el Ayuntamiento por candidatos que fueron en una lista electoral diferente a la de IUCM. Y, por supuesto, "prescindir de trabajadores de esta organización" tras las dificultades económicas que dejaron los resultados del 20 de diciembre.

Pero ya todo es agua pasada para Lara, que en el corrillo con los periodistas se ha mostrado sonriente, como si se quitara un peso de encima y estuviera pensando en escribir sus memorias mientras espera la jubilación. Aunque "de la ideología no se jubila nadie", ha dicho antes de darse por muerto: "Si volviera a nacer volvería a militar en IU y en el PCE".

Lara se despide hoy y lo hará mañana de nuevo ante los militantes en su discurso durante la XI Asamblea Federal de IU. La que hará coordinador a Alberto Garzón, de quien ha querido dejar claro que, pese a apoyar otra candidatura para dirigir IU, "es, fue y será" su candidato a la Presidencia del Gobierno. No le importa que en la lista electoral de la coalición Unidos Podemos vaya el número cinco por Madrid.

"De la ideología no se
jubila nadie. Si volviera
a nacer volvería a militar
en IU y en el PCE”

Acuerdo sí y bueno, ha resumido. Bueno para la ciudadanía y también para las organizaciones que lo han sellado, ha dicho. Pero eso no quita para que muestre cierta insatisfacción. "IU ha sido muy generosa en ese pacto. Se podría hablar de generosidad con mayúsculas", ha destacado.

No en vano, IU sólo tiene tres candidatos encabezando listas en 42 circunscripciones electorales. Lara no sabe si esta unión sólo suma o si también multiplica, pero no le preocupa mucho, porque "sólo con la suma ya se supera al PSOE en un millón de votos", ha dicho. Pueden apuntar y disparar al PP durante la campaña, y a eso ni Lara ni Garzón están acostumbrados.

Sobre lo que venga después poco puede decir. A él le cogerá en su pueblo, Argamasilla de Alba (Ciudad Real). No tiene decidido si se postulará en su federación para ser elegido miembro del nuevo Consejo Político Federal de IU, aunque no parece que le entusiasme esa idea, al menos a priori. Y aunque los portavoces de la candidatura que él respaldaba y también la de Izquierda Abierta, de Gaspar Llamazares, profeticen la absorción, la dilución y la desaparición de Izquierda Unida después del pacto con Podemos, hoy Lara no ha querido mencionar esas palabras.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y Alberto Garzón ya van dando pinceladas de lo que les gustaría que pasara tras el 26-J. Palabras abstractas que indican intención: "Ir más allá", "profundizar en la colaboración", "construir algo más". Desde los medios se interpreta como el camino hacia una única formación política, y Lara no puede descartarlo. "Eso es una decisión de mucho calado y los tendrán que decidir las bases de ambas organizaciones", ha dicho echando balones fuera. Pero, como acostumbra, el aún coordinador recuerda que "las identidades son muy importantes" y que su "concepto de patria es el mismo de siempre", aunque no sabe si es el mismo que el que enarbola Podemos. "Mi patria es la de las trabajadoras, la de las explotadas, la de los que sufren", ha recordado.

“Mi patria es la de
las trabajadoras, la de
las explotadas, la de los
que sufren”

Espera un buen resultado electoral. Casi da por hecho el sorpasso al PSOE, su objetivo “de toda la vida” y avanza la posibilidad de una Cámara con "mayoría de la izquierda" siempre que los socialistas se sumen a este carro y no al de la gran coalición.

Reconoce sentir cierta rabia por el apoyo que ha logrado cosechar Podemos "con propuestas que nosotros hemos defendido desde hace mucho", pero eso también le da cierta satisfacción, porque algo de razón tendrían aunque no supieran venderla bien.

Sobre el logotipo y el lema de la campaña que se viene encima, Lara esboza una sonrisa, pequeña, porque es sólo la suya, no "la sonrisa de un país". Pero bromas aparte, siempre pensó que "la política hay que hacerla con cabeza pero no se entiende sin el corazón", que es el logotipo que la coalición Unidos Podemos.

Más noticias en Política y Sociedad