Público
Público

Gobierno CCOO apuesta por un Gobierno entre PSOE y  Podemos, mientras que la CEOE aboga por una unión de los socialistas con Ciudadanos

Así lo han señalado durante su intervención en Santander en el seminario 'Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economía'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la CEOE, Antonio Garmendi (d), junto al secretario General de CCOO, Unai Sordo (i). EFE

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, cree que sería "más que deseable" un acuerdo de Gobierno "sólido" entre el PSOE y Unidas Podemos, mientras que el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha destacado que los españoles han votado "la moderación" en las elecciones generales del pasado mes de abril y ha apostado por un Gobierno del PSOE en solitario o junto a Ciudadanos.

Así lo han señalado durante su intervención en Santander en el seminario Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economía organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie), y patrocinado por el BBVA.

Preguntado sobre si han instado a los sindicatos a mediar para que estas dos formaciones conformen un equipo de Gobierno, Sordo ha asegurado que "ni es la función de los sindicatos ni nadie se lo ha solicitado", aunque "eso no quiere decir que no hablen con todas las partes".

"En España, ya no hacen falta rescates de última hora desde el corner, sino que hace falta una cierta perspectiva", destaca Unai Sordo

Bajo su punto de vista, esta unión sería deseable con un programa de Gobierno que esté sustentado en una mayoría parlamentaria. "En España, ya no hacen falta rescates de última hora desde el corner, sino que hace falta una cierta perspectiva desde el centro del campo a largo plazo", ha apostillado.

Sordo ha hecho hincapié en la necesidad de una política de estrategia, de legislatura, con perspectiva de más de una legislatura, porque España lleva tres años con una parálisis regulatoria muy importante.

En concreto, sobre la posibilidad de que haya un Gobierno de coalición o no, Sordo ha señalado que "no se puede demonizar un Ejecutivo de izquierdas en coalición" y ha asegurado que España necesita una cultura más arraigada en el diálogo político". "Si hay acuerdo de Gobierno no pasa nada y si no lo hay tampoco pasa nada", ha añadido.

Derogación aspectos centrales de la reforma laboral

Por otro lado, el máximo representante de la organización sindical ha hecho hincapié en la necesidad de que se corrijan los aspectos centrales de la reforma laboral para posteriormente "abrir un marco de negociación más amplio y con mayor perímetro de materias a negociar".

Así, insiste en la derogación de las reformas laborales, pero no para volver a la situación de 2009, sino que para acabar con los aspectos más lesivos de ambas reformas. Además, Sordo cree que se podrá abordar una modificación del Estatuto de los Trabajadores que suponga un a modificación del resto de los aspectos de las reformas laborales.

"Vamos a cumplir con las materias que ya teníamos habladas y negociadas en diciembre con el Gobierno", destaca Sordo

"Vamos a cumplir con las materias que ya teníamos habladas y negociadas en diciembre con el Gobierno en la anterior legislatura y posteriormente vamos a hablar de cómo se despide, de cómo se contrata y de cómo se modifican las condiciones pactadas a través de inaplicaciones", ha apostillado.

Por otro lado, preguntado sobre la temporalidad y la posibilidad de implantar sistemas de bonus malus como en Francia y penalizar a las empresas que abusen de la contratación temporal, Sordo ha señalado que está a favor de esta modalidad, pero ha indicado que estas medidas se han demostrado "insuficientes".

Bajo su punto de vista, tiene que haber un aspecto de persecución de fraude, que tiene que ser de oficio, porque los contratos temporales son de tan escasa duración en España que incluso la denuncia de que el contrato esta en fraude de ley da pie a indemnizaciones tan minúsculas "que se pagan y fuera".

Sordo ha insistido en que habría que trabajar en fórmulas para que las empresas tengan incentivos para que en vez de recurrir al contrato temporal y al despido fácil adopten pausas de flexibilidad interna, en las que el despido sea "la última opción y donde se podría incentivar esta dinámica si hubiese una prestación pública que compensara la reducción salarial y sería una forma de compensar miles de despidos".

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi

"Yo creo que no, creo que España ha votado moderación. Dentro de los parámetros normales, si el Gobierno se conformara antes de octubre, no tendríamos ningún problema", ha afirmado el máximo responsable de la CEOE.

El presidente de la patronal se ha mostrado a favor de que la formación de Gobierno implique la suma de uno o dos partidos. "A mí, lo que me da, es la suma de dos partidos: el socialista y Ciudadanos", ha indicado Garamendi, quien cree que cualquiera de las dos opciones dará estabilidad y moderación.

"Aceptaremos lo que tenga que ser y trabajaremos, lógicamente, con el Gobierno que toque o se decida", declara Garamendi

"Aceptaremos lo que tenga que ser y trabajaremos, lógicamente, con el Gobierno que toque o se decida. Si me preguntan en nombre de los empresarios españoles, pensamos que queremos estabilidad con un Gobierno monocolor o de dos partidos estables", ha explicado.

En cualquier caso, Garamendi ha insinuado que el tejido empresarial está "aburrido" de tantos meses de campaña política. "Llega un momento en que quieres olvidarte de todo el lío y seguir en tu día a día", ha reconocido.

Asimismo, ha criticado que España se ha visto abocada en los últimos meses a "muchos reales decretos" que han llevado a las empresas a una posición "bastante complicada". "Creo que si se hubiera consultado a los agentes sociales, hubiera mejorado bastante la calidad de estos decretos, que además no vemos urgentes ni excepcionales las medidas que se han tomado", ha apostillado.

El "drama" de Catalunya

Durante su discurso, el presidente de la patronal ha alertado sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China y su impacto en Europa, aunque ha indicado que España tiene su propio problema: Cataluña. "Nos guste o no, ha bajado la participación del PIB en España de Catalunya, que era del 20% y ahora es del 19,5%, y es una tristeza y algo a resolver", ha lamentado.

Garamendi ha calificado de "drama" la salida de alrededor de 5.000 empresas que han movido su residencia habitual fuera de la Comunidad. "Los empresarios de Catalunya no se lo merecen y somos los primeros que vamos a demandar a las empresas que vuelvan, pero van a volver cuando vean que la situación es de estabilidad", ha afirmado el presidente de CEOE, quien cree que las compañías "están deseando volver".

En cuanto a la solución, Garamendi ha apuntado que será una función del próximo Gobierno y se ha mostrado totalmente en contra de cualquier tipo de "boicot" a los empresarios catalanes.

Más noticias en Política y Sociedad