Público
Público

CDU Los conservadores bávaros llaman a distanciarse de los "ultras incendiarios"

La CDU aprobó en 2018 una resolución para vetar a Afd, el partido de extrema derecha, como potencial socio de gobierno.

Angela Merkel y Boris Johnson en Berlín.  Imagen de archivo | EFE

efe

El líder de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), Markus Söder, llamó hoy al bloque conservador de la canciller Angela Merkel a mantenerse a clara distancia de la ultraderecha, aglutinante de "incendiarios" e "incitadores al odio".
"Son nuestro enemigo. La ultraderecha no es un partido conservador, los conservadores no incitamos al odio, no dividimos a nuestra sociedad", afirmó Söder, ante el congreso que celebra en Leipzig la Unión Cristianodemócrata (CDU).

El líder de la CSU, quien fue recibido con frenéticas ovaciones, defendió el rechazo a toda colaboración con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), tercera fuerza del país. En lugar de buscar acercamientos hay que "combatirlos" con decisión, sostuvo. La CDU aprobó en su anterior congreso federal, en 2018, una resolución por la que se descarta a la AfD como socio de gobierno, a cualquier escala. La resolución sigue vigente, pero entre las filas del partido, especialmente en el este, donde los ultras obtienen sus mejores resultados, han surgido partidarios de "abrir" al diálogo.

Söder, como alternativa a AKK

El político bávaro acudió a Leipzig como orador invitado, de acuerdo a la práctica entre los líderes de los partidos hermanados de asistir a los respectivos congresos. En esta ocasión, la visita era algo más que mera rutina, ante la posibilidad de que Söder acabe siendo el candidato conjunto del bloque en las próximas elecciones.

Teóricamente, la primera opción correspondería a la líder de la CDU, Annegret Kramp-Karrenabuer. Pero formalmente la decisión se adopta por consenso entre las cúpulas del bloque conservador. AKK, como se denomina a la jefa de la CDU, está cuestionada a escala interna y los sondeos le dan pocas opciones de imponerse entre el electorado, de ser ella la candidata. En la primera jornada del congreso, AKK logró una fuerte ovación al desafiar a sus enemigos internos a cuestionarla abiertamente o callar. Sin embargo se considera que fue una victoria de etapa y que no ha ganado la batalla definitiva para ganarse el liderazgo.

Los bávaros, un hermano menor decisivo

"Somos el hermano menor, no podemos decidir nada por nuestra cuenta. Pero sin nosotros todo es más aburrido", afirmó ante los delegados Söder, aunque sin mencionar la cuestión de la candidatura. Las relaciones entre la CDU y la CSU no siempre han sido fáciles. Histórica fue la rivalidad entre sus respectivos patriarcas, Helmut Kohl y el bávaro Franz Josef Strauss. Actualmente las tensiones han remitido, pero Merkel sufrió en la anterior legislatura las máximas presiones desde el flanco bávaro contra la acogida de refugiados. Strauss fue en 1980 el candidato conjunto del bloque conservador y perdió ante el canciller socialdemócrata Helmut Schmidt. El bávaro Edmund Stoiber luchó por la cancillería en 2002 y fue derrotado por el canciller socialdemócrata Gerhard Schröder. 

Más noticias de Política y Sociedad