Público
Público

centro de menores Monasterio (Vox) acude a Sevilla a fomentar la xenofobia y criminalizar a los menores migrantes

Una plataforma vecinal, Macarena para todas, planta cara al discurso de la ultraderecha, mientras Unidas Podemos lleva el acto a la Junta Electoral y pide que se lleve a la Fiscalía y el PSOE acusa a la dirigente de Vox Madrid de acudir a Andalucía a “generar odio”

Publicidad
Media: 4.10
Votos: 10

Reunión vecinal a favor del centro Mena en el barrio de La Macarena, en Sevilla.

La presidenta de Vox Madrid, Rocío Monasterio, protagonizó este lunes un acto en Sevilla en el que se dedicó a fomentar la xenofobia y en el que criminalizó a los menores migrantes que viven en un centro financiado por la Junta de Andalucía. 

Unidas Podemos denunció el acto ante la Junta Electoral y reclamó que se llevase a la Fiscalía. "Constituye una clara incitación al odio y resultan especialmente contrarias al derecho a la libre formación de la personalidad de los menores, consagrado en el artículo 10 de la Constitución española. La exposición pública del lugar en el que están alojadas estas personas menores de edad supone, per se, un perjuicio grave a su tratamiento social y pone en peligro su correcta socialización, promoviendo el rechazo del entorno en el que se sitúan", expone en su escrito.

Monasterio armó en la puerta del centro de menores contra el que Vox lleva meses cargando un discurso “cobarde, oportunista, irresponsable y temerario” como lo calificó la plataforma Macarena para todas, que agrupa a diversas asociaciones vecinales. Las palabras de Monasterio fueron estas, según recogió Europa Press: "No puede ser que Andalucía tenga la mitad de los menas de toda España y, como recogen los informes de la Fiscalía, no son fácilmente integrables y estamos teniendo un problema también con los asistentes sociales que trabajan en los centros de menas porque están sufriendo agresiones”.

Monasterio añadió: ”Esto se tiene que controlar y no puede haber todos los años un número sin control de menas que cuando cumplen 18 años acaban en nuestros barrios sin ningún tipo de tutela, sin haber sido integrados y sin ninguna posibilidad de futuro, porque como no tiene papeles, tampoco pueden tener acceso a un trabajo y una vivienda". La dirigente de ultraderecha agregó además: “Nosotros venimos a hablar del español de a pie, que tiene derecho a caminar con tranquilidad por sus barrios sin tener miedo a ser atracado o asaltado por una manada de Menas”.

La plataforma Macarena para todas, que agrupa a diversas asociaciones vecinales, por el contrario, aseguró que la convivencia en el barrio es muy buena y defendió que la realidad diaria es completamente diferente a la descrita por Monasterio. “[Han hecho] una campaña de odio pública contra esos niños y ahora los utilizan en plena campaña electoral. Nos parece un escándalo y una absoluta bajeza moral”.

“No vale poner en el foco mediático a menores de edad, que han sufrido circunstancias vitales muy duras, con mentiras y fake news, acusándolos de delincuentes o de generar conflictos. Los centros de Mena no generan conflictos y están bien integrados en el barrio. En Sevilla lo vimos este mismo fin de semana en una jornada de convivencia que reclama que la Macarena es para todas”, aseguran en su cuenta de Facebook bajo el título "6 meses de convivencia tranquila con  nuestras vecinas del centro de menores".

Indignante y aberrante

El acto de Monasterio fue rechazado de forma contundente por Unidas Podemos y también por el PSOE. Antes de que llegara Monasterio, el diputado autonómico de Adelante Andalucía Nacho Molina se acercó al lugar de la convocatoria para comprobar que realmente Vox había convocado a los medios de comunicación frente a un centro de menores, lo que tachó de “desvergüenza" y de acto "indignante y aberrante”.

Antes, la portavoz de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, había exigido a la Junta de Andalucía que "tomase medidas y no permitiese" celebrar el acto. Rodríguez tachó de"carroñeros" a la formación que lidera Santiago Abascal por recurrir a la "mentira" para "agitar el miedo como un espantajo para intentar ganar votos”, según recoge Europa Press. “Los menores extranjeros no acompañados que viven en Andalucía son nuestros niños y niñas, están bajo la tutela de la Junta y exigimos a Vox que saque sus manos de encima de nuestros niños y niñas y que deje de señalarlos con el dedo. Son cobardes con los poderosos y agresivos contra la gente más débil".

La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz también arremetió contra Monasterio. Con el acto, dijo, dan muestra de su "altura moral" y utilizan "los sentimientos más bajos" para "generar odio, rencor, el enfrentar y señalar a la población”. “Me parece que es una provocación de alguien que concibe la política desde el rencor y el odio”, añadió Díaz. Usar la política para "enfrentar, confrontar y sembrar odio”, remachó Díaz, no es "bueno para nuestro país ni para nuestra democracia".

De momento, la Junta de Andalucía no se ha pronunciado sobre el acto de Vox.

Más noticias en Política y Sociedad