Público
Público

Cierran la torre de 4 millones que inauguró Cospedal por carecer de un informe obligatorio

El Ayuntamiento de Socuéllamos (Ciudad Real) echa el cierre al mirador de la Torre del Vino al detectar que el sistema antiincendios carece del informe positivo de Emergencia 1006, un trámite obligatorio para su homologación

La Torre del Vino de Socuéllamos.

PÚBLICO

MADRID.- El Ayuntamiento de la localidad ciudadrealeña de Socuéllamos ha cerrado el mirador de la Torre del Vino al detectar que el sistema antiincendios instalado en la estructura carece del informe positivo de Emergencia 1006, un trámite obligatorio para su homologación, según informa el diario La Tribuna de Ciudad Real.

La instalación fue inaugurada a bombo y platillo a finales del año pasado por la entonces presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. Tiene 40 metros de altura, once pisos y un mirador a los 36 metros que el pasado diciembre acumulaba ya un gasto de cerca de 2,9 millones y preveía superar los 4 millones una vez se construyera la urbanización.

"Estamos intentando contactar con la empresa constructora, pero hasta ahora nos ha sido imposible", ha explicado Fernando Parra, concejal de Urbanismo de Socuéllamos, al diario La Tribuna de Ciudad Real. "Si la empresa no entrega el pliego para el desarrollo de la actividad de homologación, tendremos que recurrir a una empresa externa que lo haga, y derivaremos el coste a quien lo tenga que asumir", ha añadido.

Los datos de la intervención del Ayuntamiento, a los que ha tuvo acceso Público en diciembre de 2014, no invitaban al optimismo sobre una obra de tantísimo dinero: a los 300.000 euros de gastos no contemplados, a añadir a los 2,9 millones iniciales, habría que sumar el coste anual de la Torre del Vino, que la Intervención sitúa en 410.000 euros al año (70.000 euros en gastos corrientes de sueldos de personal, luz o agua y el resto, en costes financieros debidos a los préstamos y amortizaciones)

En el lado contrario a los gastos, el interventor del Consistorio calculaba unos ingresos anuales de 6.000 euros, aunque el equipo de gobierno los elevaban a 9.000 euros. Muy lejos, en cualquier caso, de los gastos que originaría esta mole de once plantas.

La oposición socialista en el Ayuntamiento se echó entonces las manos a la cabeza por un gasto descomunal -un "despilfarro"- para un pueblo de poca población y una deuda de más de 800 euros por habitante y más de 11 millones por parte del Ayuntamiento.