Público
Público

El cine que sobrevivió a la Guerra Civil pero no a la gentrificación de Madrid

La asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio convoca este domingo a las 12.00 horas una concentración contra el derribo del Real Cinema de Ópera a las puertas del edificio

El Real Cinema fue inaugurado por el rey Alfonso XIII en los años 20 del siglo pasado
El Real Cinema fue inaugurado por el rey Alfonso XIII en los años 20 del siglo pasado

PÚBLICO | europa press

El Real Cinema de Ópera tiene los días contados. Fue inaugurado en la década de los años 20 del siglo pasado, inaugurado por el rey Alfonso XIII y sobrevivió a la Guerra Civil. Sin embargo, si nada lo impide, no sobrevivirá a la gentrificación que vive la ciudad de Madrid y puede que no llegue a final de año. El cine cerró hace ahora ocho años y ya está en obras para ser convertido en un hotel de cinco estrellas de la cadena OD Hotels, que compró el edificio en 2017 por 24,7 millones

El riesgo, no obstante, es mayor que una reconversión ya que se existe licencia para su demolición. Por esta razón, la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio convoca este domingo a las 12.00 horas una concentración contra el derribo del Real Cinema de Ópera a las puertas del edificio (plaza Isabel II, Madrid), con un guiño al cine, en concreto a las películas de La guerra de las galaxias.

"El reverso tenebroso hacer un truño quiere, pero maestros jedis deber de manifestar tienen", llaman desde la asociación como si del maestro Yoda se tratara. La concentración comenzará a las 12 horas a las puertas del antiguo cine, en la plaza de Isabel II (Madrid), junto al metro Ópera.

La Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio solicita la protección "urgente" del edificio del Real Cinema "por gozar de amparo como Bien de Interés Patrimonial". En el documento, dirigido a la directora general de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Elena Hernando, la asociación apela igualmente a la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

Fuentes de la Consejería de Cultura y Turismo han señalado que el edificio fue sometido a reformas exteriores e interiores en 1940, 1943, 1964 y 1992, en las que se sustituyeron las tres fachadas originales y la totalidad del interior. Por lo tanto, según el departamento que dirige Marta Rivera de la Cruz, "no quedan elementos originales ni anteriores a 1936 que deban ser objeto de protección y conservación".

No obstante, la Comunidad de Madrid ha pedido que las obras estén "supervisadas en todo momento por un estricto control arqueológico", al tiempo que ha asegurado que "los arqueólogos estarán controlando a pie de obra todos los trabajos, tanto de la demolición del edificio como de los posteriores movimientos de tierras que se lleven a cabo, para evitar que existan afecciones a elementos del edificio original de 1920 o a restos arqueológicos".