Público
Público

Iglesias se presenta ante la élite empresarial como la "nueva socialdemocracia"

El secretario general de Podemos tiende la mano a los desencantados del PSOE que aplicó "políticas en las que no creía", citando al histórico Ludolfo Paramio.  Apuesta por una "potente banca pública" y garantiza inversiones allí donde gobierne el partido morado.

Publicidad
Media: 3.64
Votos: 14

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (i), junto al presidente del Círculo de Economía, Antón Costas (d), durante su intervención en las jornadas de economía de Sitges. EFE/ Andreu Dalmau

MADRID.- Pablo Iglesias se presentó por primera vez ante la élite empresarial del Cercle d'Economia, convocada para su 32 Reunión Anual sobre Política, Empresa y Sociedad ante los retos del siglo XXI en Sitges (Barcelona), como la 'nueva socialdemocracia' ("Si nos llaman los 'nuevos socialdemócratas', no nos vamos a quejar").

Citando en varias ocasiones a Ludolfo Paramio, "una de las cabezas más brillantes del PSOE", según Iglesias, que fue director de Gabinete del presidente Felipe González, el secretario general de Podemos tendió "la mano" a los "viejos socialistas" desencantados con el partido cuyos dirigentes, en mayo de 2010, "eligieron políticas en las que no creíamos", aseguró Iglesias citando a Paramio en el prólogo del libro del diputado del PRD mexicano Agustín Basave, La cuarta socialdemocracia, dos crisis y una esperanza.

Iglesias recordó que Madrid y Barcelona, donde gobierna Podemos en confluencia, aparecen en el "ranking de ciudades más atractivas para la inversión"

Iglesias recordó, durante su intervención en el foro de Sitges y en medio de una gran expectación, que "gobernar es elegir" y la elección de Podemos, cuyo programa económico resumió de forma precisa ante el auditorio empresarial, es, sobre todo y entre otras propuestas, acabar con las "políticas de austeridad" practicadas desde la Unión Europea, aplicar de forma urgente una agenda de rescate social, instaurar una "potente banca pública", el cambio del sistema productivo por otro que aporte un mayor "valor añadido", la derogación de las dos reformas laborales de PSOE y PP para garantizar empleo y que sea digno y una reforma fiscal que apuesta por la progresividad y retire el yugo que soportan las clases "que menos culpa tienen de la crisis".

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante su intervención en la primera jornada de la XXXII Reunión del Círculo de Economía, que congregará durante tres días a los principales líderes políticos y económicos de país, a un mes de que se celebren nuevas elecciones al Congreso. EFE/ Andreu Dalmau.


El secretario general de Podemos mandó un mensaje tranquilizador al auditorio empresarial, recordándole que Madrid y Barcelona, donde gobiernan ellos en confluencias, aparecen en el "ranking de ciudades atractivas para la inversión". En este sentido, advirtió también que las políticas de austeridad y laborales exigidas por Bruselas y ejecutadas en España por los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) y Mariano Rajoy (PP) han acabado con la demanda interna, que es, precisamente, la que genera riqueza, también para los empresarios. Por eso, indicó Iglesias, Podemos apuesta en su programa económico ("El único que tiene memoria económica") por derogar las dos reformas laborales y crear empleo que sea, demás, digno, para que aumente el consumo. 

"Después de dos reformas laborales, el 45% de los asalariados cobra menos 1.000 euros y de éstos, el 50%, menos de 600", advirtió el líder de Podemos

"Somos el país más desigual de la zona euro. (...) El 30% de los españoles son pobres o están en riesgo de exclusión. (...) El 45% de los asalariados cobra menos 1.000 euros y de éstos, el 50%, menos de 600 euros". Con estos datos, publicados esta semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE), Iglesias fue dibujando un retrato al que contrapuso el resultante de aplicar el programa de Podemos, si bien hizo gala de su pragmatismo cuando habló de las "presiones" de Bruselas y del FMI para hacer recortes. "Es posible desarrollar politicas como las que proponemos en el marco de la eurozona, pero somos pragmáticos. Porque gobernar es elegir, incluso, a la hora de recortar", advirtió. 

De hecho, Iglesias, que sí cree que hay que cumplir con el recorte del déficit, aunque ampliando plazos y objetivos, se mostró convencido de que es mucho más grave el problema de la "deuda privada" que el de la pública. 

Más noticias en Política y Sociedad