Público
Público

CIUDADANOS De las broncas en Errenteria y Ugao al 1% en las urnas: Ciudadanos termina de hundirse en Euskadi

La formación naranja cosecha en el País Vasco uno de sus peores resultados. En varios municipios del interior ni siquiera ha recibido votos. En otros tantos ha tenido un apoyo testimonial.

Publicidad
Media: 4
Votos: 8

Albert Rivera durante el acto realizado en abril pasado en Errenteria. EFE

El teléfono suena una y otra vez. Al otro lado nadie coge la llamada. En horario laborable, en el número de contacto de Ciudadanos Euskadi no hay quien responda. Es una ausencia que representa a la perfección la soledad naranja en el País Vasco: en las elecciones generales del pasado domingo, el partido liderado hasta ahora por Albert Rivera ha experimentado una de las derrotas más dolorosas e incontestables.

Errenteria, un municipio guipuzcoano de 39 mil habitantes, apareció en abril pasado en la ruta de Ciudadanos. “Euskadi no es vuestro, es de todos los vascos y españoles”, lanzaba Rivera aquel 14 de abril a quienes protestaban contra su visita. En las elecciones generales del pasado domingo, la formación naranja recibió allí 242 votos (1,2%), 388 menos que en los anteriores comicios. El primer puesto correspondió al PSE, con 5.235 votos.

No hay pueblo donde los votos naranjas no se hayan reducidos a porcentajes testimoniales. En Ugao, otra localidad en la que Ciudadanos realizó un mitin de “desagravio” a las víctimas de ETA con simpatizantes llevados de otros lugares, la formación recibió 11 votos, equivalentes al 0.4%. En abril habían recibido 37 votos (1,4%).

Los números empeoran en localidades como Arrankudiaga, situada a escasos 20 minutos de Bilbao. Si en abril había siete vecinos que votaban a Ciudadanos, ahora han caído a cero. Lo mismo ocurre en otras tantas localidades pequeñas del interior vizcaíno. La costera Bakio es una de las pocas excepciones: allí han logrado retener los nueve votos que obtuvieron en abril, aunque Vox les ha ganado por uno de diferencia.

El desplome también es notorio en ciudades importantes, como Barakaldo –baja del 3,4% al 1,3%–, Basauri (del 2,9% al 1.2%) o Getxo, uno de los pocos lugares donde había cierta presencia naranja: en ese municipio han bajado del 5% al 1,4%. Vox, que se ha convertido la pesadilla de los naranjas, también les ha superado en esa localidad. Las gráficas de Bilbao, Vitoria y Donostia muestran más de lo mismo.

El drama es aún mayor en sitios de la Gipuzkoa profunda, donde cuesta encontrar algún municipio en el que se haya registrado al menos un voto para Ciudadanos. El cero aparece en cada gráfica, incluso en aquellos sitios en los que había recibido algún mínimo apoyo en abril pasado. En los lugares donde sí hubo votos para Rivera, los porcentajes son, en la mayor parte de los casos, irrrisorios: ni siquiera llegó al 1%.

De hecho, el resultado global en Gipuzkoa para Ciudadanos ha sido del 0,9%. Allí recibió en total 3.725 votos, mientras que Vox –situado justo por encima- recogió 7142. En el territorio de Bizkaia bajó de 21.392 a 6829 votos (1,09%). En el conjunto de Araba también han caído: si en abril había 7.082 alaveses de su lado, ahora son 2.504. En el conjunto de Euskadi, el porcentaje de apoyo a la candidatura de Rivera ha sido del 1,1%, mientras que en abril había sido del 3,1%.  

Mientras tanto, el teléfono sigue sonando en la sede de Ciudadanos en Vitoria. Suena en solitario, sin que nadie le escuche.

Más noticias en Política y Sociedad